04
Sat, Apr

Contrataciones Fiesta de los Jardines: “Creo que el Intendente fue engañado en su buena fe”

Carta de lectores
Tipografía

Fabián Sciola escribe "se arreglaron entre gallos y medianoche los contratos de ambos shows sin la intervención de cultura". 

 

Sr. Director:

Me alegra decir que: ¡NO TODO ESTA PERDIDO!

Si bien es cierto que por cuestiones operativas del Municipio, no pude desempeñarme como asesor en la sub secretaría de cultura, los días que estuve trabajando   (del 10 al 19 de Diciembre de 2019) ocupado en tareas organizativas de la fiesta de los Jardines, pude observar cómo funciona administrativamente el Municipio en estos tiempos que difieren un poco de lo que viví en la   Dirección de Cultura en el año 2000.

Como había comentado en una nota anterior ya habíamos armado un proyecto con ideas y presupuesto para la artística de la Fiesta pero, por interferencias ajenas a la subsecretaria de cultura (que por naturaleza es la encargada de organizar la grilla de artistas) nos encontramos con la contratación de Jimena Barón y Agapornis en forma arbitraria y sin consultar al Sub secretario de cultura (como debería ser). Lo mismo sucedió con el cambio de presupuesto “aprobado” para la técnica de sonido, escenario y luces que debió adaptarse al pedido específico de Jimena Barón e implicó casi un millón más de gastos innecesarios.

En virtud de estas malas decisiones (para llamarlas de alguna manera) y aun sabiendo que no formaría parte del equipo de cultura decidí seguir investigando como ciudadano comprometido con la cultura local. Por eso pude hacerme de los presupuestos de otros (2) productores que manejaban diferentes valores (bastante menores ) y más allá de que el tipo de show no era acorde a una fiesta familiar y que sigo diciendo que fue un error de decisión la contratación y pago ADELANTADO de Jimena Barón , la cuestión era también económica.

En síntesis, se arreglaron entre gallos y medianoche los contratos de ambos shows sin la intervención de cultura.

Creo que el Intendente fue engañado en su buena fe y confió en el personal saliente, que en teoría debía tener más experiencia. Me gustaría seguir pensando que fue así porque esas personas ya quedaron desafectadas del Municipio.

Cuando salí al aire en una radio local contando lo sucedido el auditor municipal Pablo Requejo me llamó inmediatamente y se puso a la orden para “investigar”, tuve una charla personal y siempre me mantuvo al tanto de la investigación hasta que salió el dictamen.

Creo que el problema fue resuelto  y ya devolvieron el dinero. Quedará investigar quienes fueron las personas que pretendían quedarse con lo ajeno y por qué no actuaron como correspondía administrativamente convocando al subsecretario de cultura para la firma de los decretos (como fue con otros artistas).

Como corolario final mi conclusión es simple: Cuando una persona de buena voluntad quiere ejercer el PODER CIUDADANO lo puede (y debe) hacer en favor de una comunidad. No con chismeríos baratos y trascendidos mentirosos, simplemente con LA VERDAD utilizando los mecanismos de “contralor” que existen.

Si muchas más personas que descubren este tipo de chanchullos los denuncia públicamente CON PRUEBAS (como hice yo) seguramente la historia del país sería otra.

En un pequeño pueblo de la cordillera un pequeño conflicto se pudo resolver porque la prensa apoyó y los mecanismos funcionaron. 

Los funcionarios SERIOS y responsables (que los hay) deberían agradecer cuando hay apoyo de su gente para llevar luz dónde hay oscuridad.

FABIAN SCIOLA

DNI: 16.452.847 

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.