25
Sun, Jun

La municipalidad “cobra la denominada “contribución por baldío” que carece de contraprestación alguna”

Carta de lectores
Tipografía

El vecino Alejandro Povola cuestiona la iniciativa de que la comuna limpie terenos baldíos y aplique multas. Recueda "que los vecinos sepan que solo deben pagar tasas municipales contra la prestación de servicios y la contribución de mejoras en caso de obras concretas que beneficien su propiedad". 

Sr. Director:

Por estos días se encuentra en discusión la prerrogativa del municipio de Villa La Angostura, para hacerse de recursos por medio de la imposición tributaria sobre los  denominados “terrenos baldíos”.

La presente tiene por objeto intentar aclarar un par de cuestiones básicas:

El art. 95 de la Carta Orgánica Municipal, que fija los deberes y atribuciones del Consejo Deliberante, faculta, “Disponer la construcción o conservación, con reembolso, de cercos, veredas y terrenos baldíos” (inc. 34). Esto significa que el estado solamente interviene sobre la propiedad privada para conservar el terreno baldío. No obsta la deficiencia técnica-narrativa, suponer que se refiere a la limpieza del fundo. Pero no se trata de cualquier limpieza, sino de aquella que se hace cuando “detecte en el lote baldío un estado de tal abandono que afecte al medio ambiente favoreciendo la presencia de roedores y demás plagas que atente contra la salud de las personas” (art. 106 del Código Fiscal, Ord. 2324/2010).  Más allá de que ningún roedor afecta al medio ambiente, sino que forma parte del mismo; ha de colegirse que se trata de presencia de roedores en terrenos de zonas densamente pobladas, que pongan en riesgo la salubridad e higiene urbanas. Se desconoce que otras plagas abundan en la zona, como así también si hubo algún antecedente de tamaña hecatombe que haya justificado la intervención de la comuna.

Suponiendo que se presente el caso, se intimará al propietario para la limpieza en forma inmediata y, en caso negativo, lo hará el municipio, con reembolso. Es decir, deberá determinar el costo del servicio e intimar su pago, que de obviarse, será requerido por la vía judicial.

En muy importante que los vecinos sepan que solo deben pagar tasas municipales contra la prestación de servicios y la contribución de mejoras en caso de obras concretas que beneficien su propiedad. Digo esto, porque anualmente se cobra la denominada “contribución por baldío”, que carece de contraprestación alguna. Ni siquiera está previsto en el art. 181 de la Carta Orgánica, que enumera la lista de los recursos municipales.

Si la política que se persigue es la de que los propietarios construyan en sus tierras, se deberá encausar la economía para que los titulares tomen decisiones de inversión y desarrollo local.

Recordemos que la dirección provincial de rentas ya grava todos los inmuebles del ejido con el impuesto inmobiliario.  Si la municipalidad necesita recursos para su funcionamiento como ente estatal, (fuera de los obtenidos en contraprestación por la concreta y efectiva prestación de un servicio), deberá gestionarlos ante los organismos competentes provinciales o nacionales; pero nunca utilizar su imperio en forma ilegítima hacia los contribuyentes a los que no se les presta ningún servicio. 

Alejandro Povolo

Villa la Angostura