22
Tue, May

“La utilización del sistema escolar como medio de adoctrinamiento ideológico”

Carta de lectores
Tipografía

El vecino Alejandro Povolo escribe sobre la actualidad en referencia al sistema educativo y advierte "el engaño pasa por la utilización de temas tan sensibles como los derechos humanos, la discriminación y la igualdad, para “empoderar” a los niños por un lado y, por el otro". 

 

Sr. Director:

Escribo para prevenir a padres y familias acerca del riesgo a que  están expuestos los alumnos de escuelas a ser adoctrinados en ideología de género.  En el día de ayer (por el miércoles) un comunicado de prensa municipal dio a conocer que se hacen talleres que trabajan con temas de diversidad sexual, étnica y discapacidad, que tendrían por finalidad los derechos humanos,  evitar discriminación y promover la igualdad.

La discapacidad nada tiene que ver con las cuestiones indígenas y mucho menos con las sexuales. Son temas bien distintos y el solo hecho de agruparlos da un indicio muy fuerte que estaríamos en presencia de adoctrinamiento ideológico. 

Aclaro que no conozco a quienes están involucrados en la iniciativa y que mis apreciaciones están fundadas únicamente en la lucha que es necesario dar ahora contra una ideología que busca minar los fundamentos más elementales que hacen a una sociedad  razonablemente sana; valiéndose, la más de las veces, de personas de buena voluntad.

Es por ello que hay que estar más  atentos que nunca. El conflicto no es con las gentes sino con los mecanismos que deshumanizan y degradan. Hubo un tiempo en que las sociedades modernas creyeron que la droga sería un problema de adictos y no de salud  y seguridad pública. También que el socialismo (nacional o no) cuidaría la humanidad de los trabajadores y terminó ensangrentando sus manos y diezmando familias y pueblos enteros.

Hoy se tiene, a nivel mundial, la sospecha de que la ideología de género va por el mismo camino y no va a dar buen fruto.  Esto ya fue anticipado (al igual que la guerra mundial y el comunismo) por la Virgen María a los pastores de Fátima y, como siempre sucede, fue la Iglesia de Cristo quién se ocupó del combate espiritual. Basta ver el fruto del hoy Santo Juan Pablo II para darnos cuenta.

Recordemos que fue su intercesión la que evitó la guerra con los hermanos chilenos. ¡Acá mismo, bien cerca!  No me voy a explayar en el asunto espiritual en esta oportunidad; baste lo dicho,  para el discernimiento en toda alma de bien.

El engaño ahora, pasa por la utilización de temas tan sensibles como los derechos humanos, la discriminación y la igualdad, para “empoderar” a los niños por un lado y, por el otro,  la utilización del sistema escolar como medio de adoctrinamiento ideológico, a fin de intentar dar por tierra el sistema republicano y la democracia que tanto nos ha costado recuperar. 

La violencia jamás podrá hacerse del poder mediante el voto de los argentinos porque la sociedad está mayoritariamente sana. Los grupos violentos y extremistas se han reconvertido, transformando su “guerra” en una batalla cultural para minar la democracia y la república. No pudieron hacerlo por las armas y menos por el voto.

Ahora utilizan las escuelas, las tecnologías y los medios de comunicación.  ¿Qué mejor que un docente disconforme y mal pago? ¿Qué mejor que alumnos a disposición mientras los padres se desentienden? ¿Qué mejor que hablar de sexo (le cambiaron el nombre y ahora lo llaman “género”) a niños y adolescentes, tan permeables en el asunto?

A un adulto ya formado, difícilmente se le pueda mentir cerca de la sexualidad sana y bien entendida. ¿Saben qué es “empoderar” a un niño?  Es enseñarle que ellos tienen poder sobre sus padres y que no hay ninguna autoridad más que sí mismos.  Eso también se difunde mediante dibujos animados.

Cualquier psicólogo podrá dar cuenta de semejante resultado en una crianza sin referente  “paternalista” como  maliciosamente lo llaman. Y noten como se hace incapie en el sexo, porque también la pedofilia está detrás. La idea es que el niño elige con quién tener sexo (sea adulto o de igual sexo) y nadie se lo puede prohibir porque es su derecho.

Tengo entendido que hay partidos políticos minoritarios que ya reclaman por el derecho a la pedofilia en los países “del primer mundo”. Así también  comenzó la campaña homosexual. 

Luego van por la zoofilia, la necrofilia y todas las depredaciones sexuales que se les puedan ocurrir. Ni hablar del aborto, ya en puertas. Detrás también está el comercio de los anticonceptivos (al aborto lo consideran uno más, el “remedio final”) y el negocio de los laboratorios que venden los fármacos contra la infinidad de enfermedades de transmisión sexual que proliferan a mansalva.  ¡Hasta volvió la sífilis!

Quiero dejar bien aclarado que no tengo ninguna animosidad ni discrimino a adulto alguno por su condición sexual  minoritaria y distinta de la natural y respeto (aunque no concuerdo) sus prácticas;  que deben formar parte de la vida privada. La privacidad es esencial a un estado de derecho. 

Como hombre de derecho y habitante de un país libre, tengo la obligación de sumarme a quienes denuncian este nuevo intento de minar las bases pacíficas de nuestra cultura occidental y  judeo cristiana. 

La familia, la comunidad, el trabajo y la vida social sana está en nuestros genes, seamos religiosos o no, descendientes de migrantes o pueblo indígena.  Un niño necesita de la autoridad de sus padres para crecer sano en el amor, que es en definitiva lo que prevalece ahora y en la eternidad.  No necesitamos menores hiperconectados y con acceso virtual a la pornografía; aislados; objeto de mercancía; diezmados psíquicamente por abusos sexuales intrafamiliares  e ideologizados haciendo abuso de su condición sexual en formación.

No nos extrañe si sumamos más violencia a la que ya tenemos producto de adicciones y, para peor, en una sociedad que le cuesta aceptar cualquier tipo de autoridad porque la vivencia con autoritarismo y  confunde muchas veces  la verdadera igualdad  porque le vendieron el igualitarismo.

Quisiera saber ¿cuántos casos de discriminación hubo en las escuelas de Villa La Angostura contra “familias diversas”;  si fueron denunciados y cuál fue el  resultado, para que justifique tamaña intervención en las escuelas?  Llamo a padres y docentes a estar atentos a este flagelo.

En derecho hay un principio que llamamos “precautorio”. Significa que ante la sola duda de que algo puede ser perjudicial, hay que evitarlo hasta que se demuestre lo contrario.   

De no hacerlo habrá funcionarios responsables que deberán rendir cuentas políticamente y, eventualmente ante la justicia,  por promover la ideologización, el vaciamiento y confusión y la degradación mental de  los niños en formación, aprovechando la confianza de los padres que dejan sus hijos en las escuelas para que se los eduque sanos. 

Es tan repugnante como cuando oímos de religiosos pedófilos en instituciones de caridad. Todo tiene una misma fuente, ¡quien quiera oír que oiga!  ¿No es mejor acaso velar por la inocencia de nuestros hijos que abrir las puertas a la depredación? Hablen esto en familia. No es fácil ¡Como todo lo que es bueno, no es materia fácil; pero es esencial! 

Que esta carta sea una oportunidad para que, desde algo tan  complejo,  llevemos a nuestros hijos y alumnos un mensaje de prolongación de la infancia y sus legítimos derechos al juego y a crecer con una mente sana  y ordenada en valores.  

Resulta que la vejez se ha extendido ampliamente y que a mediana edad estamos en condiciones de empezar de nuevo; entonces, ¿por qué reducir la infancia? ¿Acaso no dice el Señor que para entrar al Reino de los Cielos hay que ser como niños? Al menos, empecemos con esto si es queremos el triunfo en verdad! 

Cordiales saludos.

 

Alejandro Povolo

DNI 16.920.762

Villa la Angostura

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.