07
Sun, Mar

“Pre Viaje: recursos públicos para una élite”

Carta de lectores
Tipografía

El vecino Eduardo Riquelme cuestiona este sistema que implementó el gobierno nacional "no fue un incentivo sino un obsequio para quienes ya habían decidido vacacionar en el país".

 

Sr. Director:

Pre Viaje: recursos públicos para una élite

Pre viaje fue un sistema que se llevó millones de pesos de recursos públicos (que los pagamos todos) para beneficiar en su inmensa mayoría a sectores de alto poder adquisitivo que obviamente no lo necesitaban.

No fue un incentivo sino un obsequio para quienes ya habían decidido vacacionar en el país.

Siempre insistí que esos recursos debieron ser dirigidos a la oferta y no a la demanda.

Pero la concepción ideológica del gobierno, llevó a decidir una medida que no representó un aliciente para las clases medias o medias bajas que no vieron posibilitados sus viajes porque no pudieron enfrentar con recursos propios los elevados gastos de alojamiento, traslados, aprovisionamiento, etc.

El apoyo a los prestadores de servicios hubiera posibilitado que muchos no cerraran sus establecimientos y que otros no debieran cambiar de actividad porque los costos impositivos, de tarifas de servicios, de alquileres y de personal, los dejaron fuera del mercado e imposibilitados de reabrir sus negocios.

Se hubiera mantenido la oferta y con ella la mayor competencia con menores precios, así como el mantenimiento de las fuentes de trabajo que se perdieron.

Esos recursos cuantiosos se debieron destinar a exenciones impositivas, disminuciones de costos impositivos en los servicios, rebajas en los costos de combustibles en los destinos turísticos y líneas de crédito subsidiadas destinadas al pago de alquileres y sostenimiento del personal dependiente.

Se pensó más en los efectos marketineros, que en el sostenimiento de las estructuras productivas, la inversión y los puestos laborales.

Las pequeñas explotaciones y los prestadores de servicios independientes han sido los perdedores de este proceso de cuarentena pandémica, como también lo fueron quienes no pudieron vacacionar por los elevados gastos que implicaban un viaje por cualquiera de los medios de transporte existentes.

Varios de los turistas con quienes tuve la posibilidad de conversar sobre estos temas, coincidieron en que PRE VIAJE fue para ellos, un obsequio suntuario.

Es simple corroborar lo que aquí expongo, cuando se observa el nivel socio-económico de las personas beneficiarias que originaron una importante facturación de distintos servicios turísticos y por los cuales recibieron el reintegro del 50% con fondos del Estado, para ser utilizados en su viaje y abonar otros gastos en destino.

Los visitantes que no accedieron a este sistema, en general no son de alto poder adquisitivo.

¿Paradoja de un error conceptual en el uso de los recursos públicos?

La respuesta la tienen los pequeños emprendimientos y aquéllos que brindan servicios personales en forma independiente, al evaluar sus propias experiencias.

Saludos cordiales.

 

Eduardo Riquelme

Cabañero

DNI 8.410.948

Villa la Angostura