20
Tue, Oct

“Que otro camino puede tomar ante esta realidad y visibilizar lo que ellos padecen?”

Carta de lectores
Tipografía

El ex intendente y dirigente del PJ, Hugo Panessi, escribe ante las ocupaciones que realizaron estos días un grupo de familias reclamando por un terreno o una vivienda social. 

 

Sr. Director:

El acceso a la tierra y el derecho a una vivienda es una responsabilidad de todos.

“La MERITOCRACIA es una fábula fomentada por el capitalismo y el neoliberalismo, IMPLICA LA SOSPECHA DE QUE LOS POBRES NO HICIERON LO SUFICIENTE PARA ESTAR MEJOR” Alejandro Dolina

La caótica situación del déficit de vivienda para las poblaciones en general y las más vulnerables en particular, es un tema mundial y cada vez más preocupante.

Cuanta más corrupción encontramos en los gobiernos, las diferencias entre las personas que más tienen con las que menos poseen, es más importante. La posibilidad de que las familias más humildes lleguen a la concreción de un derecho tan vital como lo es un pedazo de tierra, un lugar donde convivir con sus seres queridos y tejer sus sueños se torna casi imposible. La propuesta es cambiar este círculo vicioso en otro virtuoso, para que la única forma que tenga un ciudadano o una ciudadana, no sea la ocupación por la fuerza y en forma precaria un espacio de tierra donde construir la vivienda.

En Villa La Angostura, si los empresarios o los comerciantes y hoteleros ven con desazón la temporada perdida y no alcanzan a visualizar la luz al principio de la temporada estival ,Qué pueden esperar hoy otros sectores de la comunidad?, que hace años viven de los que deja el “derrame de la actividad turística”.

Sin trabajo, sin ahorros antes y menos ahora. Con una pandemia mundial que afecta y pega más fuerte justamente en los que menos tienen. Los alquileres aumentan o te echan sin contemplación, con decreto nacional, con contratos o no. Alquilando lugares pequeños, de habitabilidad muy precarias y de dudosa salubridad.

Haciendo algo de historia: Los últimos planes habitacionales provinciales entregados, fueron al principio de la década de los 90. Barrios Piedritas nuevo, Peumayen e Inacayal. Luego hubo que esperar 20 años para las 24 y las 64 viviendas del pinar.

En el medio se fueron dando varias alternativas, regulaciones de situaciones de loteos sociales, o lotes dispersos. Entregando lotes con servicios totales o parciales, de propiedad municipal. O acuerdos con propietarios privados, sorteo mediante ante escribano público, se adjudicaron otros lotes a un precio accesible.

Así se lograron soluciones habitacionales en un número mayor a 500, sin contar los créditos sin intereses, para ampliaciones y mejoramientos o creación de núcleos húmedos.

Pero las necesidades son dinámicas y las oportunidades cada vez más inaccesibles.

Posteriormente hubo dirigentes que merced a un canje de tierra, ciertamente desventajoso para el estado y que limaron las esperanzas al pueblo, hoy deben esperar los “adjudicatarios”, 9 años y más para la concreta respuesta. De los 430 familias ya algunos desistieron, otras se desintegraron y la mayoría deben pagar alquileres o vivir como pueden, en casas como agregados. Ahora este gobierno se apronta a entregar 30 viviendas de las 400 faltantes y prometidas.

Alguien puede creer que los sectores humildes de Angostura han hecho poco esfuerzo en esperar mansamente una solución habitacional? …Alguien puede creer que les gusta mantener una vigilia en un predio público y menos privado?, ninguna de las familias que lo están haciendo y reclamando, están cómodas con el frio y las lluvias. Que otro camino puede tomar ante esta realidad y visibilizar lo que ellos padecen? …

Es muy fácil desde un living calefaccionado, de la mesa con mantel y a un paso del refrigerador, criticar a los que hoy con dolor, a riesgo de enfermarse, con vergüenza a ser criminalizados, se deben exponer para reclamar. Para algunos vecinos ellos son ilegales, o dan mala imagen a la villa bonita, o cuestionan que derecho tienen al reclamo. No escucho hacer los mismo con los que “ocupan usucapión mediante, “legalmente””, casas o tierras que no son de ellos, que son privadas, pero merced al poder que te da la información por trabajar en una oficina, por el conocimiento que te da una universidad, o el poder del dinero , obtener esa información y así hoy tienen no uno, sino varios y hasta hectáreas, y hablo de ex intendentes, funcionarios municipales, provinciales o nacionales, abogados, ex juez de Paz y hasta cooperativas de fuerzas de seguridad.

Haces unos días atrás, un vecino escribano él, pidió la banca vecinal para peticionar sobre el derecho de raigambre constitucional, a tener una salud de acuerdo a las necesidades. También el derecho a una vivienda digna es de rango constitucional. En esta localidad, que es más fácil conseguir un turno para que te atienda un escribano en el día y podes elegir entre varios, que obtener un turno para un pediatra o algún otro médico de cierta especialidad, en el hospital local o en una sala de salud periférica.

Estos vecinos “SIN TECHO”, que no son atendidos por el Intendente o el vice intendente, tampoco por algún concejal ni concejala, los cuales muchos no tienen autos, ni una moto, para realizar una marcha, tampoco agredieron ni insultaron a ningún funcionario y menos salieron a golpear las cacerolas o golpear a un médico, solo se manifiestan pacíficamente frente al hospital, para reclamar lo que consideran justo. Tampoco veo notas con firmas, solidarizándose con su realidad y aportar una idea para su solución.

Hay que lograr un círculo virtuoso para romper la desconfianza, la desesperanza. Mostrando trasparencia, equidad, justicia y rapidez a la hora de encontrar respuestas inmediatas y valederas.

La mejor expresión de capital social en una comunidad es la participación ciudadana. Fortaleciendo las organizaciones, en este caso entre los aspirantes a las soluciones de viviendas y aquellos que pueden aportar desde el conocimiento y experiencia, con los diferentes estamentos del Gobierno Municipal, IPVU, Parque Nacionales, invitando a los profesionales que conozcan del tema y alguna otra ONG.

Las soluciones en formas transparentes, libres, sin corrupción, ni agachadas, van a descomprimir la situación. Dará tranquilidad y esperanza a todos aquellos que hoy bregan por un espacio para construir sus viviendas. Deberán crearse políticas de estado con amplias oportunidades. Ya que las realidades de los aspirantes son diferentes, desde la conformación de ellos, pasando por las posibilidades económicas.

Deberá indefectiblemente generarse un nuevo registro, o actualizar los mismos, con ponderaciones de residencia y características inherentes a la conformación de los aspirantes, con un puntaje determinado con nuevas reglas de juego.

Sé que esto puede sospecharse a tirar la pelota para adelante, pero hay que romper lamentablemente y decididamente el viejo contrato y crear un nuevo, un contrato social para crear una sociedad más confiable y previsible.

Los que hoy tienen la responsabilidad de gobernar, sumados a actores que garanticen esa transparencia, solidaridad, capacidad, que estén dispuesto a dar las horas necesarias para la búsqueda de las soluciones, que renazcan nuevas esperanza en las familias hoy desesperadas, hay que mostrar empatía, diligencia, sin mezquindad y voluntad de entender el dolor de los que hoy están padeciendo estas situaciones. Y consustanciarse con estas realidades.

No hay que seguir buscando culpables sino soluciones, y dejar de estigmatizar. Son ellos trabajadores que lo hacen en nuestras casas, desempeñando diferentes rubros, o en instituciones que hoy son más que necesarias, salud, seguridad, educación, etc., que por más que tengan un sueldo estable, entre alquileres, los costos de vida es imposible acceder a una vivienda o un terreno a los valores del mercado, sino no lo es a través de un plan de más fácil accesibilidad ya sea por parte del estado, con el privado o no.

Una vivienda es un derecho tan necesario como otros, para acceder a una vida digna y feliz. Es un buen comienzo para que los niños crezcan en un ambiente más saludable, o para que alguien de la tercera edad pueda disfrutar tranquilo sus días. Son valores que debemos comprometernos como sociedad, un estado activo presente que marque las reglas, y no dejar al mercado privado solo para que las imponga.

Hugo O. Panessi

DNI: 12479434

Villa la Angostura

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.