20
Tue, Oct

Reclamo por vivienda social: “Proponemos un censo en donde se pueda ver cada situación”

Uno de los reclamos de los vecinos que buscan acceder a la casa propia. Foto: El Colectivo del Barrio.
Carta de lectores
Tipografía

Guillermo Solìs escribe como parte del grupo de "Vecinos auto convocados por un loteo social para todos" y expresa "para que el sistema funcione todos deberíamos poder comprar una parcela, pagarla al valor real simplemente que, adaptando a cuotas y de acuerdo a las posibilidades de pago de cada uno".

 

Sr. Director:

Desde la ausencia total de vivienda a la ausencia de condiciones que aseguren una vida digna.

La problemática que nos aqueja no surgió de la noche a la mañana, quizás se hizo más visible con la excepcional crisis pandémica donde no solo el trabajo y el turismo se vieron afectada, sino también la precariedad que la mayor parte del pueblo vivía. Pese a las diferentes dificultades que plantean las autoridades, hay una verdad que es absoluta y que se ve reflejada en los diferentes sectores de la sociedad. No importa si se trata de familias de escasos recursos o familia de clase media, la problemática del déficit habitacional es una cuestión que nos afecta a todos. Aunque esta división de clases en VILLA LA ANGOSTURA está bien remarcada. Una franja totalmente visible entre ricos y pobres, que según el INDEC, pobre son aquellas familias que perciben un sueldo menor a $42.000.

Conversando entre vecinos vemos reflejada la necesidad por la que cada familia pasa, diferentes contrastes con un mismo padecer. Unos que quedaron sin trabajo por la crisis pandémica, otros que cuentan con un trabajo precario con sueldos bajos. Otras que padecieron de violencia de género y no tienen un lugar seguro. Familias que viven en el terreno o casa de un familiar, (Todos amontonados). Otros que viven de prestado sin posibilidad a una devolución de todo lo que inviertan en el lugar. Todos con la necesidad de un terreno donde poder construir su propia casa, y que aun así claman lo mismo "no queremos nada regalado".

Sin embargo en toda sociedad siempre hay quienes opinen de manera diferente. Quienes acusan de "vagos" de "aprovechados" que queremos que el gobierno nos regale terrenos, como si eso hubiera sucedido alguna vez. Proponemos un censo en donde se pueda ver cada situación, que demuestre que no hablamos en vano.

No podemos esperar a que, como sucede siempre en épocas de elecciones, se vean desfilar a cuanto concejal o autoridad, con ganas de renovar su puesto en el gobierno, prometan a diestra y siniestra soluciones en el tema pero sin dar respuestas claras, que puedan llevar a soluciones reales y dar seguridad y tranquilidad a la población.

Hay quienes plantean como el problema central la falta de terrenos, aunque, por un lado se puede decir que existe una posibilidad de recuperación, por medio de ordenanza, innumerables espacios en estado de abandono o de precarización existentes dentro del ejido municipal y/o provincial.

Por otra parte otro de los problemas planteados se da ante la supuesta falta de pago de terrenos vendidos, y los grandes costos que implica llevar los servicios a futuros terrenos que podrían ser urbanizados para su futura venta. Entonces a esto podríamos responder que nos encontraríamos ante un sistema de ventas y adquisiciones un tanto obsoletas y muy deficitarias a lo cual podríamos proponer la posibilidad de pensar o más bien dicho actuar con sentido común.

Tal vez si el municipio o las autoridades competentes, tomaran una política de seguimiento adecuada a garantizar que todos aquellos que soñamos con la posibilidad de tener un hogar propio, pudiesen concretarse de una manera más efectiva a la que viene ocurriendo. Es momento de comenzar a analizar las diferentes problemáticas que surgen en la sociedad actual.

Por un lado tenemos, un gran porcentaje de la población, con trabajos informales y/o en negro con un ingreso mensual fijo determinado; por otro, y no menos cierto, con puestos de trabajos en gris. O sea con media jornada en blanco y media en negro, lógicamente con un ingreso mensual determinado, aunque también hay una parte de la población que cuenta en su totalidad con trabajo en blanco y con la misma intención y posibilidad de pagar su futuro terreno. Ahora bien, ante estos casos ¿No será cierto que todos sueñan y tienen la misma necesidad de obtener su casa propia?

Probablemente si ofrecieran reglas justas, igualitarias y no discriminativas bajo un sistema de control eficiente, los beneficiados seriamos todos, antes de seguir fluctuando con la compra/venta fácil e ilimitada de terrenos innumerables por el solo hecho de adquirir dinero rápidamente para las arcas municipales, pero sin tener en cuenta los derechos de todos.

Es decir, para que el sistema funcione todos deberíamos poder comprar una parcela, pagarla al valor real simplemente que, adaptando a cuotas y de acuerdo a las posibilidades de pago de cada uno; lógicamente ser estrictos en el control y que dichos terrenos sean utilizados para los fines con los que fueron adquiridos. No obstante  podríamos garantizar al menos un porcentaje del pago de dicho lugar antes de hacer las entregas.

Del mismo modo las posibilidades serian justas e igualitarias, no discriminatorias  para todos los trabajadores y trabajadoras que deseen adquirir su  hogar. Entonces tal vez así todos podríamos cumplir con el sueño.

Con esta humilde reflexión no pretendemos incomodar ni agraviar a nadie, simplemente como vecinos expresamos el deseo de cambiar y mejorar las posibilidades de todos, quienes habitamos este hermoso lugar.

 

Vecinos auto convocados por un loteo social para todos

Guillermo D. Solis

D.N.I. 28.953.038

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.