21
Tue, Aug

Recuerdos, al cumplir 30 años de vida el Jardín Frutillitas

Carta de lectores
Tipografía

La vecina Julia Ríos, ahora jubilada después de integrar por tantos años parte de esta institución, recuerda los inicios del Jardín y todos los momentos imborrables que le dejó esta hermosa etapa de su vida. 

Sr. Director:

El pasado 29 de Mayo el Jardín Frutillitas cumplió 30 años, se me pasaron tantas cosas, tantos recuerdos, ya que pasé la mitad de mi vida en tan bella institución, cuánta nostalgia.

Sus principios no fueron tan fáciles ya que en el año que se inauguró el "Fruti", allá por el 88, no teníamos gas natural  los tubos se nos congelaban con las heladas, la calefacción era con radiadores eléctricos, que el día que se prendieron todos saltaron los tapones del pilar y nos quedamos sin luz y sin calefacción fue horrible.

No había un Sum para los actos, por lo tanto siempre teníamos que contar con la buena voluntad de alguna institución para que nos facilite sus instalaciones, eso era toda una mudanza ya que teníamos que llevar todas la sillitas del Jardín, alguna mesa, papel para ornamentar, chinches, alfileres, los diplomas de los nenes, y por supuesto mate y termo.

Todo había que cargarlo a un camión o camioneta y descargar cuando llegábamos a destino y así sucesivamente, todo a pulmón, pero éramos jóvenes y entusiastas y lo único que nos interesaba era que los nenes y los papás disfrutaran de la fiesta.

Otra vez, el lugar en donde íbamos no tenía cocina y tuvimos que llevar una olla con chocolate caliente en una camioneta de una docente, ella manejaba y yo sostenía la olla, no teníamos equipo de música solo contábamos con un viejo y querido tocadiscos el nunca y bien ponderado Winco, que alegraba nuestros días

No teníamos alarma, pero todos confiábamos en todos. Cuando un papá se atrasaba y no hacía tiempo para buscar a su hijo, alguna docente, la que tuviera auto, se lo acercaba.

Eran momentos difíciles pero todo lo hacíamos con mucho entusiasmo.

En el 2002 nos trasladamos al nuevo "Fruti" que era lo que siempre habíamos soñado pero ya no era lo mismo yo por primera vez, me sentí sola en medio de tanta gente, todo había cambiado y los cambios son buenos pero se perdió esa familiaridad a la que estábamos acostumbrados.

Una vez leí algo que me pareció fantástico, y es que lo esencial de la vida se aprende en el Jardín de Infantes. Se aprende a respetar al otro, a escuchar, a limpiar lo que ensuciamos, a tomarnos de las manos para cruzar la calle, a sentarnos para tomar la merienda, a respetar la naturaleza...

Por todo eso y por muchas cosas más que me llevaría horas, es que quiero FELICITAR ! a todas las personas que hacen que el "Fruti" sea un lugar mágico e inolvidable

Agradezco a la vida por haberme permitido formar parte de un lugar tan bello, el "Fruti" siempre tendrá un lugar muy especial en mi corazón.

FELICIDADES a todas las personas que están y a las que pasaron, pero dejaron su huella. 
¡TODO MI AMOR PARA EL FRUTI !

 

Julia Ríos 

DNI 12.627.226

Villa la Angostura

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.