19
Thu, Oct

Sobre la problemática de rellenar mallines y la falta de veredas

Carta de lectores
Tipografía

La Licenciada Mónica Hunko detalla en una carta su preocupación por un tema en el barrio Tres Cerros que lejos está de solucionarse, pese a los reiterados reclamos. 

Sr. Director:

Me dirijo a usted con el objeto de volver a insistir sobre dos preocupantes situaciones referidas a la seguridad en el tránsito que se presentan en el barrio Tres Cerros que ya han sido denunciadas el año pasado y sobre las que no se han tomado ninguna medida.

La foto que ilustra esta carta de lectores, refleja la diaria situación que viven quienes transitan por la calle río Malleo a raíz de la anegación que se genera en esa arteria debido al relleno del mallín que atraviesa y a la falta de obras de arte para mitigar dicho problema. Por esa calle circulan a diario decenas de autos y de peatones (la mayoría de ellos alumnos y padres de la escuela Nª 353 y del CPEM Nº 68).

Los primeros dejan el tren delantero por la cantidad de pozos y los segundos se llevan la peor parte ya que no tienen una vereda por donde caminar y muchas veces son auxiliados por autos que los ayudan a pasar el arroyo que corta la calle.

El año pasado envié otra carta de lectores hablando del mismo tema y en ella planteaba la responsabilidad compartida entre los vecinos que han rellenado sus terrenos para hacer las casas y del Municipio por haber también hecho lo mismo y no exigir a los privados las obras de arte correspondientes ni haber hecho las necesarias en la vía pública.

Lo único que se ha hecho todos los años es rellenar con ripio, (un parche que dura días hasta la siguiente lluvia). Se necesita urgente que se tomen medidas serias, definitivas.

Ahora, es notorio ver cómo la gente no es consciente de que las consecuencias de sus acciones particulares afectan al espacio público. Digo esto porque hace unas semanas un vecino de la cuadra envió una carta de lectores pidiendo que se construya un puente (supongo que en tono sarcástico) para poder acceder a las escuelas sin hacerse cargo de su propia responsabilidad ya que él no relaciona que esa situación surge a raíz de que seguramente él y/o un vecino suyo ha rellenado su lote para hacer su casa (obviamente con la anuencia del Municipio). Y entonces ocurre algo que también planteé la vez pasada: se privatizan los beneficios y se socializan los costos. Porque el costo de la obra de mitigación que se haga (si es que alguna vez se hace) la vamos a tener que pagar todos.

Otro ejemplo de lo que estoy diciendo se evidencia en una construcción ubicada en la intersección de río Malleo y río Minero que se está haciendo sobre un terreno rellenado y que, por otro lado, con orgullo ostenta un cartel promocionando que se está aplicando “aislación ecológica”??? una incongruencia total. De qué sirve que la aísle con métodos ecológicos si está afectando a un humedal.

El otro tema preocupante sobre el que deseo volver a insistir es el del riesgo vial por la falta de veredas que se genera sobre el boulevard Quetrihue entre la calle de entrada al jardín Nº 57 y la calle Barría. En ese tramo, además de la falta de veredas, se presentan curvas y lomadas que ponen en riesgo la vida de quienes transitan por allí. Es una zona muy transitada, donde circulan vehículos de alto porque como el micro de línea y la cantidad de peatones se incrementa en los días hábiles por la cantidad de niños que asisten al jardín.

El año pasado se presentó una nota con firmas de los padres y vecinos a la Municipalidad pero no se ha tenido respuesta y mucho menos se ha realizado ninguna obra para mejorar la seguridad. Yo me pregunto: ¿Qué estamos esperando? ¿Que haya un accidente? No soy una persona tremendista, pero circulo todos los días por allí. Veo a las madres con sus niños por el medio de la calle y sufro la falta de visibilidad en horarios nocturnos y con lluvia.

Personalmente me he ocupado de pedir a los funcionarios que hagan algo y solo han sido promesas. Yo se que tienen mucho trabajo y cosas de que ocuparse pero la seguridad vial también es importante. Por lo menos que se haga algo sencillo: Con solo despejar la senda en un terreno baldío que aún no tiene vereda y que justo está en la cresta de la loma, ya sería suficiente. Insisto, ¿Qué estamos esperando?, ¿Lamentar una víctima?.

Sin embargo, es justo admitir y recordar que el tema de la seguridad es algo que nos compete a todos, incluido el peatón. Esto lo digo sobre todo por algunos padres que llevan sus hijos al jardín y que van caminando dispersos, errantes, ocupando toda la calle.

A modo de anécdota cuento que el otro día ingreso al boulevard Quetrihue y me encuentro con una criatura de unos dos o tres años sentada en el medio de la calle al pié de la loma con su madre al lado muy tranquila conversando con una amiga….. Después no nos quejemos. Hay que ser prudentes, tomar conciencia y entender que están acompañando niños y no arreando chivos en Chos Malal.

Ojalá que esta carta llegue a oídos de quienes tienen que realizar el trabajo y al menos una vez podamos anticiparnos a los problemas y no ir detrás de hechos consumados.

Muchas gracias por su atención.

Claudia Mónica Hunko

17.433.258

Villa la Angostura