10
Tue, Dec

Cortes de luz: entre la desidia del estado y la responsabilidad de los vecinos

Cartas de lectores
Tipografía

El vecino Luis Barbagelata expresa  "lo que está faltando es voluntad política y capacidad de los vecinos de entender que los derechos de cada uno, terminan donde comienzan los del otro".

 

Sr. Director:

Imagino que en estos días muchos vecinos deben estar despotricando contra el EPEN, muy equivocadamente ya que el EPEN no es quien quita la luz, sino quien la restituye, por lo que deberíamos estarles agradecidos.

Me consta, por trabajar en actividad afín, que muchas veces ellos realizan tareas de mantenimiento de árboles sobre las líneas. Tareas que no les corresponden, tareas que son responsabilidad del municipio y de los propios vecinos.

En barrios como Manzano por ejemplo, sólo por mencionar uno, que sus vecinos se jactan de la belleza de sus pinos, que es real que se ven bellos, pero mal mantenidos implican una serie de riesgos, además de la de desplazar a los autóctonos. En verano, que Dios no lo permita y no se genere un incendio forestal, sobre todo en la península porque la única escapatoria sería el agua ya que no hay vía de escape. En invierno, lo que está pasando hoy y que es historia repetida. El no mantenimiento de los árboles sobre las líneas de media y alta.

El sistema eléctrico en nuestro pueblo funciona de la siguiente manera cuando un árbol cae: El árbol cae, en algún lugar del pueblo y hace saltar la línea general, dejándonos a todos sin servicio de luz, entonces el personal del EPEN, debe empezar por restituir de a una línea para descartar y saber cuál es la que está saltando. Básicamente el pueblo se divide en 3 ramas: Puerto, Correntoso y Piedritas hasta Calfuco. Cuando detectan la zona, deben salir a recorrerla e identificar el árbol y recién luego de remover el árbol y remendar el cable es que pueden restituir el servicio, lo cual lleva muchas horas. Muchas veces un llamado agiliza este proceso. Pero qué pasa cuando es una simple rama que por viento o peso cae sobre la línea? Esto también genera un corto que es extremadamente difícil de detectar. Entonces cuando un vecino, desde su decisión particular de no mantener un árbol en su propiedad, afecta a toda una comunidad. Lo mismo pasa con el Municipio y los árboles en veredas y sectores públicos.

 Aquí es donde entra la desidia del Estado que no sólo no controla, sino que tampoco ejecuta decisiones en los espacios que le corresponden.

Hoy me llegó un video por Whatsapp, donde se ve el volteo de un árbol verde, sano, añoso sobre la bicisenda para “prevenir” que caiga sobre los autos y transeúntes, ya que estaba cargadísimo de nieve…tarde, como siempre, tarde. Ese árbol y la mayoría de los que caen, podrían salvarse con un buen mantenimiento, que en su mayor parte podría hacerlo el mismo municipio administrando bien sus recursos.

En países de primer mundo, sobre las líneas de media tensión se mantiene una abertura de follaje y arbolado en forma de V, para que ningún árbol o rama de la cercanía pueda caer sobre la línea, ya que cualquier corte significa pérdidas económicas muy significativas.

Si nosotros queremos apuntar a tener una buena calidad de vida y brindar un buen servicio a quienes nos visitan no podemos permitir que situaciones como las de este fin de semana, inicio de la temporada alta, sigan ocurriendo.

Para mejorar notablemente esta situación, no se necesitan grandes obras (como por ejemplo el soterrado), simplemente un buen plan de mantenimiento y para esto es sólo necesario capacitación del personal con el que ya se cuenta y una buena fiscalización. Coordinar esto con el EPEN y de esta manera trabajando regularmente durante los meses de buen tiempo, en baja temporada, con cortes programados por área, evitaríamos que con cada nevada o cada temporal de viento, el pueblo se quede sin suministro eléctrico.

En fin, lo que está faltando es voluntad política y capacidad de los vecinos de entender que los derechos de cada uno, terminan donde comienzan los del otro.

En este sentido, si un vecino se niega a mantener un árbol que genera un riesgo, los demás vecinos tenemos el derecho a exigirle, por intermedio del Estado, que cumpla con su obligación.

Para ésto se necesitan 3 voluntades: 1.Política desde el Ejecutivo municipal, 2. compromiso de los vecinos desde lo particular y 3. asistencia desde el EPEN. Hoy me consta que existe una sola voluntad manifiesta y es la del EPEN.

En síntesis, quiero recalcar que sólo tendríamos que juntar estas 3 voluntades, coordinarlas y para esto no se necesita un gran presupuesto. Con esto no podemos decir que no existirán más cortes pero que seguramente se reducirían considerablemente a medida que este plan de mantenimiento se vaya ejecutando y mejorando a través del tiempo.

Lo que nos falta es planificar, ejecutar y luego controlar y los recursos para cumplir estas metas, los tenemos.

Luis Barbagelata.

Dni 26.262.244

Villa la Angostura

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.