18
Wed, Oct

Patricio Almonacid se quedó con la Unión de los Siete Lagos

Ciclismo
Tipografía

El chileno fue el ganador en ruta  y el argentino Cristian Ranquehue en mtb.  Más 600 ciclistas, desandaron los 110 km de la mágica ruta, uniendo a toda velocidad, las ciudades de Villa La Angostura con San Martín de los Andes.

A toda velocidad el chileno Patricio Almonacid, exactamente en 2 horas 45 minutos, se quedó, con la victoria la carrera La Unión Siete Lagos en la modalidad de ruta, que se disputó este domingo. Por su parte, el barilochense Cristian Ranquehue se quedó con el primer puesto en la modalidad mtb en 2 horas 56 minutos.

El punto de partida de ambas categorías fue el centro de Villa La Angostura hasta la plaza principal de San Martín de los Andes. La categoría Posta comenzó con uno de los participantes hasta el punto de transición, ubicado en el puente Pichi Trafúl, mientras que la individual  continuó el recorrido de 11o km hasta su punto de llegada en San Martín de los Andes.

La competencia que se realiza con el apoyo de Neuquentur y las Secretarías de Turismo de San Martín de los Andes y Villa La Angostura, une las ciudades cordilleranas de San Martín de los Andes y Villa La Angostura.

En el maravilloso camino,  conviven en delicada sintonía los lagos: Lacar, Machónico, Falkner, Villarino, Espejo, Correntoso y Nahuel Huapi, contenidos por los  parques nacionales: el Lanín y Nahuel Huapi, que además resguardan arroyos, cascadas, valles y montañas, que se pueden observar desde más de una decena de miradores naturales, ubicados en distintos puntos estratégicos de la ruta “Estoy realmente emocionado de ganar esta carrera. No sólo porque se corre en un escenario único, sino porque obtener una victoria en otro país, siempre es un desafio extra”, confió emocionado, el múltiple campeón chileno.  

El secreto de sus ojos  

Miguel Manríquez y Valeria Iriarte, son un ejemplo de solidaridad y tenacidad. El es no vidente, y ella ama las carreras de MTB, juntos, en una bicicleta tándem, participaron de la competencia y completaron el circuito en 5 horas y 30 minutos. Cinco años atrás, Miguel Angel  Manríquez, quedó ciego.

Hoy apoyado por el amor incondicional de su familia y de Valeria, una solidaria profesora de pilates que ama el mundo de las dos ruedas, disputó la mítica carrera de la Patagonia Argentina. "Con la perdida de la vista, la llegada del dolor es inevitable, pero la elección del sufrimiento depende enteramente de uno", así sintetiza Miguel su nueva filosofía de vida. Desde hace 4 años, Valeria se dedica casi profesionalmente a las carreras de MTB.

“Para una persona como yo, que siempre lucha para el podio, un ser como Miguel me aporta la posibilidad de andar solo por andar, de disfrutar de los olores, los sonidos, el paisaje y el camino. Me atrevo a decir que humaniza el deporte. Es impresionante ver como él va acomodando su cuerpo, como percibe lo que está por suceder en cada curva, en cada subida y bajada”, confía Valeria.