20
Sat, Oct

Frío, nieve y montaña: ¿cuáles son las lesiones más comunes en deportes de invierno?

Deportes
Tipografía

La práctica inadecuada de algunas disciplinas invernales puede traer dolorosas consecuencias

 

La llegada del frío y de las primeras nevadas en los centros de esquí de Argentina y del mundo son la esperanza y felicidad de todas las personas que disfrutan de los deportes de invierno. Esquí, esquí de fondo, snowboard, entre otros; son algunas de las principales disciplinas que se pueden practicar cuando llega esta época del año.

Sin embargo, hay un aspecto clave que se debe tener en cuenta al momento de comenzar la práctica del deporte: las lesiones potenciales que puede desencadenar. Más allá de la experiencia de cada esquiador o snowboarder, la realidad es que es común que se produzcan lesiones como consecuencia de este tipo de deportes, que por lo general se asocian a malas prácticas o gestos incorrectos de los deportistas.

Al igual que sucede con cualquier otra práctica, hay lesiones que se dan con mayor frecuencia que otras, por el tipo de movimientos y de esfuerzo de los deportistas.

En general, las lesiones más graves se concentran en las extremidades inferiores, sobre todo en la rodilla, la parte del organismo que más trabaja y más presión soporta. No obstante, las manos y los hombros también son zonas que pueden sufrir lesiones. En menor medida, por su parte, los deportistas presentan traumatismos craneoencefálicos y lesiones de columna, pero se suelen relacionar a la intensidad de la práctica de los deportes.

Lesiones de rodilla

Definitivamente, se trata de la articulación que se lleva la peor parte, por el esfuerzo que soportan. Las lesiones más frecuentes asociadas a estos deportes son las del ligamento cruzado anterior, ligamento lateral interno y meniscos.

La rodilla es una articulación compleja formada por tres huesos, la parte inferior del fémur, la parte superior de la tibia y la rótula, que se encuentra adelante. A su vez, está estabilizada por cuatro ligamentos: lateral interno, lateral externo y dos cruzados, anterior y posterior. La distribución, entonces, condiciona un solo eje de movimiento en flexión y extensión, e impide movimientos laterales y rotatorios.

deportesinvierno3

En las lesiones del ligamento cruzado anterior, el mecanismo más frecuente es el giro brusco del cuerpo sobre la tibia, lo cual produce un movimiento de rotación forzado en la rodilla. En general, es un trastorno que se da en caídas del esquiador hacia atrás porque producen una rotación de la tibia sobre el fémur con la rodilla hiperflexionada. Los síntomas inmediatos son dolor e imposibilidad de caminar, en general se siente una gran inestabilidad cuando se carga el peso corporal en  la rodilla. Es frecuente que, si la magnitud del mecanismo de lesión es significativa, la ruptura del ligamento cruzado anterior se asocie a lesiones en el ligamento lateral interno y el menisco interno.

Por otro lado, en el snowboard pueden presentarse fracturas de las tuberosidades del astrágalo -hueso corto del pie-y el esguince o rotura de ligamentos de la rodilla.

En la modalidad alpina del esquí es común que los deportistas presenten fracturas de tibia, una lesión que no se suele dar en el resto de los deportes de nieve.

En todos los casos es fundamental la consulta a un especialista, a fin de tener un diagnóstico preciso y realizar el tratamiento adecuado y específico para la lesión.

Lesiones de miembros superiores

El snowboard es el deporte que provoca mayor cantidad de trastornos en los brazos y hombros. En general, suceden por caídas fuertes y quienes más utilizan sus brazos en este tipo de situaciones son quienes practican snowboard.

Las fracturas de muñeca y  de escafoides son lesiones frecuentes entre quienes practican snowboard, sobre todo en los principiantes. La causa de la lesión es que las muñecas se utilizan como zona de apoyo para amortiguar las caídas. Es importante aclarar que se suele hacer con toda la extremidad en extensión y la manos se apoya en el piso con la muñeca en hiperextensión, de modo que soporta todo el peso e impacto de la caída. Para evitar esta lesión se recomienda aprender a caer sin colocar la mano, es decir, poner la extremidad hacia dentro y dejarse caer apoyando el brazo y el hombro como si se quisiera rodar.

deportesinvierno2

El hombro es otra de las zonas afectadas con mayor frecuencia

La articulación del hombro está formada por la parte proximal del húmero, la clavícula y la escápula. Es la articulación más móvil del organismo y por la forma de los huesos que la componen es muy inestable. En este escenario entran los ligamentos y tendones, que ayudan a mantener la estabilidad. En las luxaciones los ligamentos se lesionan y los huesos se salen de su sitio. De manera instantánea, la persona siente dolor e imposibilidad de mover el hombro. A su vez, la zona presenta deformidad, edema, y la contractura muscular produce más dolor. El tratamiento de este tipo de lesión consiste en la reducción inmediata y inmovilización con vendaje.

Por último, en las manos la lesión más frecuente se conoce como “pulgar de esquiador” y se produce por caídas en las que el dedo sufre un movimiento lateral brusco. Consiste en una ruptura del ligamento interno que estabiliza la articulación del metacarpiano con la primera falange. Los síntomas inmediatos suelen ser dolor en la zona de ruptura con hinchazón que se intensifica con el movimiento. En las lesiones de ruptura completa el tratamiento suele requerir cirugía, aunque es fundamental consultar a un especialista desde el primer momento.

Como sucede en cualquier otro deporte, algunas lesiones son prevenibles si los deportistas siguen algunas pautas específicas. En primer lugar, antes de empezar a practicar esquí es conveniente consumir un buen desayuno -lácteos, cereales y frutas- para que el cuerpo tenga la energía suficiente. Por otro lado, uno de los errores más frecuentes es comenzar la práctica deportiva sin realizar una “entrada en calor” previo, lo cual puede desencadenar diversas lesiones. Es importante aclarar, además, que la intensidad de la práctica del deporte tiene que ser creciente, es decir, no es conveniente empezar al 100%.

Además, hay que tener en cuenta la necesidad de parar la actividad física cuando se siente cansancio local o generalizado. Es muy común que las lesiones se produzcan a última hora o en las últimas bajadas.

Finalmente, otro de los puntos fundamentales es el estado de los elementos  que se utilicen para esquiar o practicar snowboard. Las tablas, el casco, las botas y los bastones deben ser adecuados para cada persona y deben tener las fijaciones bien reguladas, para evitar lesiones dentro de la bota. A su vez, es importante contar con el asesoramiento y asistencia de instructores y personal idóneo, en especial en los niveles iniciales.

Los deportes de invierno, practicados con precaución y seguridad, constituyen una muy buena opción de realizar actividades en familia y disfrutar entre amigos.(IProfesional)

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.