03
Thu, Dec

La vacuna rusa se basa en un adenovirus, el mismo utilizado desde 1953 para combatir el ébola.

Así lo anunció el director general de Russian Direct Investment Fund (RDIF), Kirill Dmitriev, la empresa que está a cargo del desarrollo. La producción local garantiza una reducción de costos y un mayor acceso.