19
Thu, Oct

Eco Huertas en Villa la Angostura: otro espacio para conocer y degustar

La parcela de Norma Correa y Carlos Navarro ofrece una vista inigualable del paisaje de la cordillera neuquina. Foto: EEA/INTA Bariloche
Ecología
Tipografía

Veintiséis familias son responsables del desarrollo productivo de las parcelas que les fueron asignadas en un predio cedido por la Provincia de Neuquén a la Municipalidad llamado "El Cortijo", ubicado aolo 8 kilómetros del centro de Villa La Angostura.

 

Eco Huertas es un proyecto socio productivo impulsado por la Municipalidad de Villa La Angostura desde el año 2009, conjuntamente con el hospital regional “Oscar Arráiz” y la Agencia de Extensión Rural del INTA de San Martín de los Andes.

Veintiséis familias productoras primarias son responsables del desarrollo productivo de las parcelas que les fueron asignadas en un predio cedido por la provincia de Neuquén a la municipalidad llamado El Cortijo, ubicado 8 kilómetros al sur de Villa La Angostura sobre la ruta 40.

La Licenciada Cristal Bordini, Directora de Economía Social de la Municipalidad de Villa La Angostura detalla que “se trata de parcelas de entre 1000 y 2000 metros cuadrados de extensión dedicadas, en su mayoría, a la producción de fruta fina, aunque también algunas de ellas producen verduras en huertas o bajo cubiertas y plantas ornamentales, medicinales y nativas”

Bordini relata que “hace 3 años se logró formar un circuito eco turístico, abierto entre junio y abril, en el que los visitantes pueden recorrer las parcelas y conocer las particularidades de la siembra, de la cosecha de los cultivos, además de observar el entorno y adquirir productos frescos o diversificados in situ”.

Desde el municipio se destaca que para que el proyecto se desarrolle es fundamental contar con el acompañamiento del INTA.

“El INTA es un socio estratégico, un factor primordial especialmente porque aporta el asesoramiento técnico, la evaluación, la supervisión y el seguimiento periódico en el lugar”.

El rol del INTA dentro del proyecto es acompañar no solamente desde lo técnico sino también desde lo socio organizativo. El Ing. Jorge Graziano, de la Agencia de Extensión Rural del INTA en San Martín de los Andes comenta que “no ha sido fácil consolidar el proceso que estaba empezando a desarrollarse hace 9 años”.

“Desde el inicio –explica Graziano– acompañamos la ordenanza que ampara el uso del espacio con fines productivos y es un gran logro haber sostenido un proyecto socio productivo en crecimiento teniendo en cuenta que Villa La Angostura es un lugar turístico y que hay mucha gente detrás de las tierras públicas buscando utilizarlas con fines habitacionales o comerciales”.

El agente extensionista del INTA detalla que desde la Agencia de Extensión Rural se hace acompañamiento técnico y se participa de un monitoreo dos veces al año; allí se evalúan los predios periódicamente, tanto en las labores culturales, como en el cuidado de cultivos, riego y asistencia a capacitaciones de las distintas personas que trabajan en el espacio. Se cuenta con una grilla con puntuación para los parcelarios que genera que las personas se involucren y se comprometan a mantener el predio siempre en situación productiva.

El sistema de monitoreo permite evaluar el desarrollo de las parcelas por medio de una grilla acordada con los parcelarios, se puntúa y se colocan banderas de color, verde, amarilla o roja en el ingreso a las huertas indicando su estado de desarrollo. Participan del mismo los agentes sanitarios del nosocomio, que, como expresa Graziano “aportan una experimentada visión del trabajo en la zona rural y eso tienen un enorme valor”.

Los parcelarios, además de llevar adelante el desarrollo de su predio, (abonado, poda, fumigaciones, etc.), tienen tareas comunitarias como acondicionar el espacio común por el que transitan los visitantes, lo que supone un trabajo colectivo entre los mismos productores.

Una de las parcelas que ofrece una vista inigualable del paisaje de la cordillera neuquina es la que está bajo el cuidado de Norma Correa y Carlos Navarro. Un matrimonio a quienes les asignaron el espacio en el año 2009, constituyendo una parcela productiva ejemplar. En ella se producen frambuesas, frutillas, grosellas, duraznos, corinto, zarzamora, lechuga, acelga, tomate, repollo, zanahoria, etc.

Si bien hoy la parcela luce en plena producción la tarea ha tenido sus sinsabores, como la erupción volcánica del año 2011 que tapó casi medio metro bajo arena volcánica toda la producción incipiente.

El INTA hace acompañamiento técnico y participa de un monitoreo dos veces al año; allí se evalúan los predios periódicamente. “Es que aquí hay mucha gente detrás de las tierras públicas y/o fiscales buscando fines habitacionales o comerciales”. Jorge Graziano, INTA AER, San Martín de los Andes 

“Es un gran logro haber sostenido un proyecto en crecimiento teniendo en cuenta que Villa La Angostura es un lugar turístico”.

Fuente: EEA/INTA Bariloche