11
Tue, Aug

Rescatan un pequeño Gato Montés tras caer en una trampa metálica

Ecología
Tipografía

Ocurrió en Aluminé donde los guardafaunas neuquinos lograron recuperarlo de su estado crítico de salud. Recuerdan que los carnívoros silvestres nos ofrecen servicios ecológicos al controlar las poblaciones de roedores, conejos y liebres.

 

Aluminé es noticia nuevamente por el rescate de un joven gato montés (Leopardus geoffroyi) que quedó atrapado en trampas metálicas. Una vez más la comunidad demuestra la gran red de personas que piensan la atención y contención de la fauna silvestre. En estos contextos se renueva una pregunta muy recurrente por estos lares ¿Somos capaces como seres humanos de compartir el territorio con otras especies?

El animal fue víctima de dos cepos que le produjeron graves heridas al prenderse uno en cada pata trasera. Esto sumado al cuadro de hipotermia generado por las bajas temperaturas y las horas que permaneció inmóvil en la nieve, le generó un estado crítico de salud.

El pasado jueves 9 de julio, una vecina del paraje de Abra Ancha avisó al equipo de Guardafaunas que había encontrado un Gato Montés atrapado en dos trampas que ella había ubicado para capturar a un ejemplar de Visón Americano, mamífero exótico que también visita gallineros.

Sin embargo el hallazgo fue otro, el felino correspondía a un macho joven muy delgado que debe haberse visto forzado a acercarse a asentamientos humanos para buscar comida. Según comentó la vecina, el mismo Gato Montés ya le había atrapado gallinas antes.

Ante el aviso se hizo presente Martín Salazar, de la Dirección Provincial de Fauna, la veterinaria de la Reserva Natural Urbana Quilquelil, Carolina Marull, que cuenta con una vasta experiencia en manejo de fauna silvestre y el Director del Museo municipal El Charrúa, Titi Ricciuto, siempre disponible para estos desafíos.

Se encontró al Gato Montés con graves heridas en sus dos patas traseras y en estado de hipotermia. Fue sedado y medicado en el mismo gallinero usando instrumental y medicamentos provistos por la veterinaria Gilda Vallejos. Luego fue trasladado a la casa de Titi, la cual ya ha sido refugio de animales silvestres para rehabilitarlos y devolverlos a su hábitat natural.

Con un pronóstico desalentador y bajo un suministro de medicamentos con suero, luego de 24 horas críticas el Gato Montés se comenzó a despertar sin mostrar agresividad y aceptando la carne que se le ofreció. Si bien ha tenido una rápida recuperación clínica, el pronóstico sobre la motricidad de sus patas traseras es reservado.

Entendiendo que su recuperación en parte depende de que se sienta tranquilo, se construyó en una habitación de la casa de Titi un “ambiente enriquecido” que, según explica él mismo “consiste en llevarle un poco de su entorno natural y minimizar de esa manera el estrés del encierro en un lugar desconocido. Coirones, tierra, piedras y troncos, forman parte hoy de su nueva casa hasta su posible liberación, decisión que deberá tomarse más adelante y la cual dependerá de que se encuentre totalmente reestablecido”.

Hoy 12 de julio comenzó a desplazarse con dificultad debido al estado de sus patas pero con buen ánimo y bastante apetito, recorre con curiosidad el ambiente construido para él, ya no usa en canil, y hace uso de los recursos provistos. Aunque su porte y expresión proyecta ternura e inspira acariciarlo, los cuidadores nunca se olvidan de la ferocidad de su carácter y que se trata de una especie silvestre que, para volver a su hábitat natural, no debe acostumbrarse al contacto humano.

Aprendiendo a convivir

Los carnívoros silvestres nos ofrecen servicios ecológicos al controlar las poblaciones de roedores, conejos y liebres. Debemos conocerlos, respetarlos y aprender a convivir con ellos para que nuestros ecosistemas estén sanos y no tengamos consecuencias más graves que la pérdida de nuestras gallinas. La sobrepoblación de herbívoros por falta de depredadores puede causar efectos dramáticos en la vegetación, el suelo y el paisaje a través del sobrepastoreo.

Más allá del mal momento que está viviendo este hermoso ejemplar, se destaca la actitud de la vecina que dio aviso inmediatamente además de mostrarse muy apenada por la situación. Sin dudas se generó un buen momento para dialogar acerca de algunas acciones para convivir con estos carnívoros que no intentan hacernos daño, sino más bien su instinto los impulsa a poder alimentarse para sobrevivir:

  1. Mejorar las instalaciones en las que se encuentren las gallinas, tapando todo tipo de agujeros o huecos por donde los carnívoros silvestres no logren ingresar de ninguna manera.
  2. No colocar trampas cepo, ya que estas no distinguen a sus víctimas y cualquier carnívoro incluyendo nuestras mascotas podrían caer, además de generar  heridas irreversibles.
  3. No usar venenos ni cebos tóxicos, esto representa un peligro en cadena con otras especies que tomen contacto con el cadáver envenenado, incluyendo a las personas.
  4. Si usted tiene perros puede hacerle la cucha cerca del gallinero, el olor y el ladrido ya los asusta lo suficiente para que no se acerquen.
  5. Los guardafaunas cuentan con una jaula especial que no los lastima.  Luego de capturar estos ejemplares se reubican en zonas donde no generen conflicto.

Finalmente el equipo el cuerpo de Guardafaunas de Aluminé recuerdan que ante la presencia de carnívoros silvestres pueden comunicarse al número 2942 51 4621 Hugo Arriagada.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.