21
Thu, Mar

Hubo menos consumo esta temporada de verano y hay preocupación en el sector comercial

Economía
Tipografía

El gasto diario por turista promedió los 50 dólares, mientras que en 2018 alcanzó los 73 dólares. “Las expectativas de una temporada exitosa, dadas por un tipo de cambio favorable no fueron alcanzadas en diversos sectores”, indicaron desde la Cámara de Comercio.

 

La temporada de verano está llegando a su fin y el balance en el sector comercial no es positivo.

Si bien hubo movimiento turístico en la localidad entre enero y febrero según los datos oficiales de ocupación que se conocieron y de la Asociación de Hoteles y Restaurantes, el consumo bajó en cuanto al poder adquisitivo comparado con la temporada estival del año pasado.

“Sin entrar en disquisiciones sobre las cifras relativas a la ocupación registradas en la localidad, y apuntando a la cuestión medular de toda la actividad, los informes de distintas instituciones indican que el gasto diario por turista para enero y febrero rondará los 2.000 pesos (aproximadamente 50 dólares)”, indicaron en un informe que elaboraron en la Cámara de Comercio a partir de la consulta de LA ANGOSTURA DIGITAL.

“Si tenemos en cuenta que para el mismo período de 2018 se fijó esa erogación en 1.468 pesos y que, al mismo tiempo, dicha suma representaba 73 dólares, poco tardaremos en advertir la difícil coyuntura: un nivel de ocupación que puede mantenerse e inclusive aumentar, y un resultado de la actividad negativo”, plantearon desde la institución que representa a los comerciantes.

“En buena medida, las expectativas de una temporada económicamente exitosa, dadas por un tipo de cambio favorable no fueron alcanzadas en diversos sectores”, afirmaron.

“En lo que respecta a la hotelería, la pérdida viene dada por la imposibilidad de traspasar a precio el monto total de la devaluación, sumado a un incremento de los costos fijos y variables”, explicaron.

“Otro tanto sucede con el sector comercial, el cual se ve doblemente afectado: la misma imposibilidad de transferir la devaluación a precio y el aumento de los costos fijos y variables, sumado a una caída en las ventas, dada en parte por el comportamiento de los visitantes y en parte por el poder adquisitivo del público objetivo de la localidad”, advirtieron los comerciantes.

Desde la Cámara de Comercio indicaron que “en un futuro próximo en el cual la ocupación lógicamente será menor que en los meses de enero y febrero, resulta preocupante y, al mismo tiempo, incierto el destino de ciertas unidades económicas del pueblo, las cuales difícilmente puedan hacer frente a la combinación de estos factores, coyunturales algunos, crónicos los otros”.

“Nuevamente debemos hacer hincapié en la necesidad de generar competitividad como un evento económico con impronta casi absolutamente interna. Dicha necesidad queda evidenciada en un contexto macroeconómico decididamente favorable y un resultado neto de la actividad local verdaderamente dudoso”, señalaron.

“En los meses venideros será de suma importancia no solamente la toma de medidas paliativas para un sector privado debilitado y cada vez más reducido, sino la planificación de lineamientos público-privados que hagan énfasis en el fortalecimiento de las actividades que, en última instancia, generan riqueza y dan trabajo”, afirmaron desde la Cámara de Comercio local.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.