29
Sun, Nov

Regular el turismo y la construcción para que el destino crezca de manera sostenible y ordenada

Economía
Tipografía

Para que Villa La Angostura apunte a ser un destino sustentable y sostenible, es primordial la organización y la regulación de las principales fuentes productivas que tiene la localidad: el turismo y la construcción. Juan Aubert realiza un análisis sobre este tema en exclusiva para La Angostura Digital.

 

Es el tiempo de los valientes. Hay que demostrar valía en obras concretas, nada de discursos vacíos o proclamas demagógicas y tendenciosas. Hay que aportar soluciones que sean viables, lógicas y racionales. Unirnos para ser más fuertes. Es el momento de focalizarnos en este fenómeno dinamizador de la economía, con visión de mediano y largo plazo, incorporar la economía circular y la planificación estratégica, darnos la oportunidad por las características de nuestra región, de que Villa La Angostura se convierta en un destino verde, espejo de la Patagonia Argentina.

Desde las infraestructuras y la comunicación, hasta la producción alimentaria y el transporte, el turismo y la construcción, son claves en el marco de una economía circular que apoye el desarrollo sostenible. La Organización Mundial del Turismo (OMT) en colaboración con el Programa de Edificios y Construcción Sostenibles de la red One Planet, abordó esta cuestión en el Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas celebrado recientemente.

Una de las conclusiones del acto fue que, para mejorar la sostenibilidad del sector turístico y asegurar que asuma su responsabilidad en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), es necesario adoptar los últimos avances tecnológicos, innovar continuamente, y reforzar modelos como el de la economía circular.

El sector turístico, dadas sus profundas vinculaciones con otras actividades económicas, puede tener resultados positivos y duraderos que se extiendan más allá de sus límites. Adaptar modalidades circulares de consumo y producción que aceleren la sostenibilidad, es esencial para que las empresas y destinos turísticos tengan un futuro sólido y duradero.

Para adoptar un enfoque circular, se deben medir y vigilar firmemente las repercusiones de las actividades del turismo y la construcción, tales como el uso eficiente de los recursos energéticos e hídricos, la mitigación del cambio climático, la gestión de residuos, la planificación de los servicios, el uso de proveedores locales, el uso sostenible de la tierra, la protección de la diversidad biológica y el empleo digno, entre otras.

Desde la Red de Turismo Sostenible One Planet, en el marco de sus programas sobre modalidades de consumo y producción sostenibles, se sostiene la finalidad de integrar la sostenibilidad entre los turistas y los interlocutores del sector turístico de todo el mundo.

Seguramente se preguntarán qué tiene que ver lo planteado con la realidad local. Creo que mucho, porque el planteamiento de la economía circular puede impulsar esta transición, promoviendo cambios en el consumo y la producción de bienes y servicios.

Claro que para llegar a ello, como siempre digo, la gobernanza local es la que los tiene que impulsar, pero antes debe asumir con responsabilidad y criterio equilibrado el cómo estamos.

Villa la Angostura ya ha dejado de ser la Aldea de Montaña de otrora, por lo que solo eso es un sueño no cumplido. Es una ciudad de más de 17.000 habitantes y, como la mayoría de los pueblos que incrementan su población rápidamente, sin planificación y control, sufre hoy las consecuencias, que son el avance desordenado de la construcción, con la consiguiente pérdida del estilo constructivo, característico del pueblo, las trabas en sus finales de obra o habilitaciones, como excusa para su freno. Ordenanzas que han quedado en desuso, decretos y reglamentaciones arbitrarios han llevado a los inversores inmobiliarios a situaciones extremas y confusas. Debemos ser conscientes y dar respuestas a las realidades incontrastables a la que hemos llegado. Es decir, seguimos en el pasado o nos anclamos en el porvenir. 

Esta situación, en lugar de impactar sobre las arcas municipales, se le ha vuelto un boomerang, dado que todos aquellos que han construido con posterioridad a la Ordenanza 3013/15 y su Decreto Reglamentario 2266/15, se encuentran imposibilitados de habilitar para el turismo por impedimento de la misma, con las consecuencias que le ocasionarán al Municipio, acciones legales en curso de los perjudicados. Esto se viene repitiendo desde hace largo tiempo y siempre hay una excusa para resolverlo más adelante.

Todo parece indicar que será en marzo 2021, en dónde no sólo se debería abordar esta encrucijada sino realizar un análisis integral, dado que el ordenamiento jurídico responde a un ideal o aspiración al que debe tender y evitar normas que reflejen situaciones contradictorias.

Esto implica la modificación de la Ordenanza 1416/2003, que regula la oferta hotelera de Villa La Angostura. Por ello sostengo una revisión integral para que se constituyan todas las ofertas turísticas de la ciudad, incluyendo a los ATT. (Alquileres Turísticos Temporarios) Hay legislación suficiente en diferentes ciudades del país que han podido integrar y convivir en equilibrio, y recientemente ha quedado aprobada la Ley 6255 en CABA que regula a los ATT.

No es impidiendo sino ayudando que se construye la actividad económica, en un marco de razonabilidad y sentido común, que propenda regularizar estas anormalidades en una transición ordenada. Esto nos permitirá transitar hacia ese mediano y largo plazo con planificación estratégica ordenada, que responda a los intereses de la comunidad, respetando nuestros acervos culturales, con controles eficaces, en un marco de trasparencia para todas las partes, que incluya la obligatoriedad para inversores futuros de informarse fehacientemente sobre las Ordenanzas locales específicas.

Ejemplos de esto son: el movimiento de suelos, el cuidado de nuestros bosques nativos y demás instrumentos que ayuden a que la construcción y el turismo ingresen a un cuadro de sustentabilidad y destino duradero, planificado, organizado y dirigido por toda la gobernanza local.

Más allá de las diferencias, si hay intensiones que superen las posturas personalísimas, se puede avanzar a ese destino que en el fondo todos los angosturenses desean, un crecimiento ordenado con calidad de vida.

 

Juan Aubert

Anfitrión Turístico

www.anfitriones.com.ar

Fuentes de lectura:

Oscar Izquierdo, El día de Tenerife

Economía Circular informe de la OMT

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.