08
Sat, Aug

Proponen seis meses ininterrumpidos de clases una vez que se retome el ciclo lectivo 2020

Educación
Tipografía

El bloque Juntos por el Cambio presentó un proyecto para instar al Consejo Provincial de Educación (CPE) a que disponga la extensión del ciclo lectivo por un plazo mínimo de seis meses, una vez que se retome el inicio de clases presenciales.

 

A tal fin, la iniciativa insta al órgano educativo a modificar la resolución que establece el Calendario Escolar Único Regionalizado para este año, determinando que el inicio de clases para el ciclo lectivo vigente fue interrumpido el 20 de marzo -a raíz del aislamiento obligatorio para prevenir la propagación del COVID-19- y por lo tanto debe ser retomado sin interrupciones una vez que el gobierno autorice el regreso a clases.

La proyección será hasta el 12 de febrero 2021, sin importar vacaciones, ni condiciones climáticas ni pre acuerdos de descanso con gremios, a fin de garantizar la recuperación del tiempo transcurrido sin clases presenciales.

El articulado de la propuesta establece que el CPE dará por iniciado el término lectivo del periodo marzo - diciembre para los niveles Inicial y Primario, y el término lectivo del período febrero - febrero para los niveles Secundario y Superior el día 2 de marzo de 2020, interrumpido desde el día 20 de marzo de 2020. Una vez dispuesto el reinicio de dichos términos lectivos, deberá proyectarse un período de clases ininterrumpido hasta el día 12 de febrero de 2021.

A la vez, se dará por iniciado el término lectivo del período febrero - diciembre para el nivel Primario el día 3 de febrero de este año, igualmente interrumpido desde el 20 de marzo. Una vez dispuesto el reinicio de dicho término lectivo, deberá proyectarse un período de clases ininterrumpido hasta el día 15 de enero del próximo año. 

Además, la propuesta le solicita al CPE que arbitre los medios necesarios para dar cumplimiento a lo establecido en la Ley Orgánica de Educación (Ley 2945), y que asegure el efectivo cumplimiento del derecho a la educación, teniendo en cuenta los protocolos sanitarios correspondientes.

Los fundamentos mencionan que el sistema educativo es uno de los sectores más afectados por las consecuencias de la pandemia y las medidas para la prevención del contagio. La suspensión de las clases presenciales generó “un verdadero colapso” en el régimen de la educación, perjudicando al alumnado y al plantel docente principalmente, aseguran los diputados y las diputadas. Frente a este escenario, consideran necesario generar “herramientas que compensen esta grave pérdida de formación”, partiendo de concebir que la enseñanza virtual no alcanza a todos por igual, constituyendo “medidas paliativas” que no cubren la totalidad del contenido y objetivo de la currícula escolar. “No se puede mirar para otro lado y pensar que lo perdido está perdido, mucho menos aún cuando se trata de la educación formal de nuestros niños y niñas, adolescentes y jóvenes”, agregan desde el bloque.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.