24
Sat, Jun

A 83 años del nacimiento del esquí en Villa la Angostura

Historia
Tipografía

Un 25 de Mayo de 1934 se inauguraba el Refugio del Cerro Dormilón, diseñado y construido por pioneros de Villa la Angostura cuando la localidad tenía sólo 2 años de vida. El sueño del centro de esquí internacional.

El esquí en el Cerro Dormilón escribe su página principal  partir del 25 de mayo de 1934 cuando don José Diem, en compañía de sus amigos Carlos Hensel, Willi y Hermann Meier, además de Otto Meiling y Heriberto Tutzauer inauguraron el refugio, que habían comenzado a construir en septiembre del año anterior.

Diseñado y construido por estos pioneros, contaba con un amplio espacio en planta baja, de cuatro metros por seis, y un piso en la planta alta de tres metros por seis usado como dormitorio.

Según expresaba una publicidad de la época estaba ”construido a una altura de 1.400 metros, se encuentra a dos horas de senda que sale del Puerto Arbolito”.  La construcción es del tipo “block-house”, de troncos redondos, labrados en sus dos caras opuestas, con entalladuras y ensamblados en las esquinas. Estos troncos se hallan clavados y unidos entre sí con tarugos de lenga, que le confieren al conjunto una gran firmeza. 

Interiormente está forrada la parte del techo y costados, en planta alta con machimbre de una pulgada; del mismo material son los pisos en planta baja y alta. La cobertura del techo está realizada con tejuelas de ciprés y toda la estructura del refugio está montada sobre mochos de lenga, casi desaparecidos en la actualidad.

El primer cuidador fue Lorenzo Martínez, poblador de El Arbolito, cuando era reconocido como “Sección Correntoso del Club Andino de Bariloche. Luego, el 25 de mayo de 1934 fue donado a esta institución barilochense por estos pioneros angosturenses

El lugar era visitado por los socios del Club Andino, así como por los visitantes del Club Universitario Buenos Aires CUBA. 


Foto: Construcción del Refugio El Dormilón

Sección Correntoso

Durante 1933, segundo período del C.A.B., contaba con una intensa actividad y congregaba 144 socios, de los cuales cuatro pertenecían a la zona de “Correntoso”, ellos eran: Rodolfo Henry, Carlos Hensel, Erich Koenecke y Willy Meier. Este último, un verdadero entusiasta de la vida en la montaña, dejó reflejado su espíritu incansable en un documento16 que refiere: “... el 13 de agosto de 1933, el señor W. Meier, saliendo del Hotel Correntoso y a pesar del tiempo poco propicio y de la calidad de la nieve, llegó a una de las cumbres17  quedando muy satisfecho el relatador de su interesante excursión. Deseamos que la Sección Correntoso cuente con buenas canchas y tenga bastante entusiasmo para construir un refugio”. 

En 1942, el Club se encontraba en su apogeo, y disponían inclusive con su propio edificio social (inaugurado un 13 de Agosto en coincidencia con un aniversario), contaba con 426 socios; 8 de ellos eran vecinos de la llamada “Sección Correntoso”, hoy paraje más conocido por Villa la Angostura.  

El mejor lugar para el esquí

El Dormilón resulta, sin lugar a dudas, el mejor lugar de toda la región para la práctica de esquí.
Un informe solicitado en 1937 por la Administración de Parques Nacionales a especialistas confirma que "este Cerro dispone de excelentes pistas de esquí, de moderada a mediana pendiente, existiendo zonas de pronunciadas pendientes hacia el oeste, donde las precipitaciones de nieve son importantes, permaneciendo la nieve en primavera y a veces hasta el verano, haciéndolo apto para disfrutar del esquí de travesía y/o fondo, aún en primavera y a principios del verano”.

Cuatro meses de nieve todo el año

Las características geográficas, así como su orientación a los vientos y el sol, le permite mantener nieve unos cuatro meses al año, además, duplica y hasta triplica la cantidad de nieve que acumula si se lo compara con el Cerro Bayo.
Si bien el Cerro Dormilón se encuentra en tierras que actualmente son propiedad de Parques Nacionales, también lo eran las hectáreas donde hoy se proyecta el futuro Centro Invernal Las Provinciales.

La historia se inicia en 1936 cuando el Directorio de Parques Nacionales decide incentivar la actividad de deportes de invierno para lograr una mayor difusión a nivel mundial del Parque Nacional Nahuel Huapi.

En aquellos años se iniciaron las actividades de esquí en el Cerro Otto, que por su proximidad a Bariloche era el que más se prestaba en aquellos iniciales momentos. Sin embargo debido a su reducida altitud y su exposición al predominante viento del oeste, no podía representar sino un lugar de uso provisorio.

Un centro de esquí de prestigio internacional

La opinión generalizada de los entusiastas de la época era que el Cerro Dormilón se indicaba como el más adecuado para llegar a crear un centro de esquí con prestigio mundial.
A tal efecto el Directorio del Parque - y por indicación expresa del Dr. Exequiel Bustillo – contrató al ingeniero Julio Furth que realizó un estudio de factibilidad en el Cerro Dormilón a los efectos de instalar un alambre carril y demás construcciones que darían vida al centro de esquí deseado.

Simultáneamente, y por gestión de la condesa Angélica Gainza Paz de Di Sangro, esposa del conde italiano Nicolás Di Sangro y con una propiedad en Villa la Angostura, llegó al país contratado por Exequiel Bustillo el campeón mundial de esquí Hans Nobel quien había organizado el centro de esquí en Sestriere.

En 1937 Hans Nobel firmó en Buenos Aires un convenio con Parques Nacionales. Esta repartición le costeaba los gastos de los pasajes ida y vuelta Europa-Buenos Aires, y de allí en ferrocarril hasta Bariloche y el hospedaje mediante una colaboración de Eduardo May, dueño del Hotel Parque.
A su vez, Hans Nobel debería realizar un estudio de la zona donde construir un centro de esquí, y dar lecciones a quienes así las solicitaran al horario y tarifas que se establecieran.

El Cerro Dormilón, el elegido

Este profesional, al visitar el Cerro Dormilón, no tuvo dudas: era el sitio exacto para ejecutar el proyecto. En segundo lugar se consideraba la opción del Cerro Catedral.
El desarrollo se realizaría desde Villa la Angostura, llegando por tierra y embarcado hasta el Cerro cruzando el Nahuel Huapi.
Sin embargo, ante las dificultades que representaba por la poca o casi nula infraestructura que tenía la localidad por entonces, y que quedaba muy a trasmano de Bariloche quien llevaba adelante la iniciativa, se decidió por la segunda opción: El Cerro Catedral.

Yayo de Mendieta
Villa la Angostura