06
Mon, Dec

Cuando el maestro Benito Quinquela Martín navegó el Nahuel Huapi

A la izq. el Capitán Eusebio A. Aguirre, al centro de boina el Maestro Benito Quinquela Martín, y acompañantes. 1948.
Historia
Tipografía

El episodio de esta anécdota ocurrió en 1948 durante un viaje a bordo de la emblemática Motonave Modesta Victoria.

 

Hace unos días, “navegando” por la página de Guillermo Keller, Historias de Bariloche y la Patagonia, apareció una hermosa fotografía que mostraba en primer plano al gran marinista argentino: El Maestro Benito Quinquela Martín (1890-1977), con el Lago Nahuel Huapi detrás, (publicada por el Sr. Fabián F. Signato).

Instantáneamente, recordamos una simpática anécdota que nos relató hace muchos años el entrañable Don Juan Bautista Chiguay, pionero personal embarcado de Parques Nacionales y uno de los conspicuos Jefes de Máquinas de la Motonave Modesta Victoria (1951-1978); además, un querido colega y un gran amigo relator de historias lacustres con mate, que atesoramos con gran afecto en el archivo.Don Juan, no recordaba el año, situación que reveló la fotografía, 1948.E

l episodio de la anécdota, ocurrió durante un viaje a bordo de la emblemática Motonave Modesta Victoria, en Lago Nahuel Huapi.

El Capitán de la nave Eusebio Alipio Aguirre, advertido de la presencia del prestigioso marinista argentino, lo invitó a pasar al Puente de Mando, mientras se dirigían hacia Puerto Blest, fondo del Brazo homónimo, extremo occidental del Lago Nahuel Huapi.

Foto: El Jefe de Máquinas de la Motonave Modesta Victoria, Juan Bautista Chiguay, y relator de la historia, quien "la relatará" para la eternidad, en la próxima edición de la cronología biográfica del Marinista de La Boca.

 

El día era hermoso, cielo azul, lago verde esmeralda quieto como un espejo, un lugar encantador y fascinante, más aún en esas condiciones.El Capitán Aguirre, era de origen correntino, tenía una personalidad muy extrovertida, lo que comúnmente se denomina un verdadero "campechano", muy conversador y enseguida tomaba confianza.

Cuando estaban a escasos minutos de arribar al puerto mencionado, la maravilla del paisaje y la exuberancia de la vegetación que se presentaba a proa, dejó a todos boquiabiertos.

En esos momentos, el Capitán Aguirre, se acercó a Don Quinquela Martín, y lo sorprendió con un fuerte palmazo en la espalda mientras le "espetaba" una pregunta:

"¿Y Maestro; se atreve a pintar todo esto?"

El Maestro, sorprendido aún por la exuberancia del paisaje y el descolocador palmazo, le contestó:

"Esto no lo pinta ni Dios".

Por otro lado, fascinados por esta referencia fotográfica documental a la anécdota, que largamente habíamos anhelado e investigado sin éxito; a continuación, consultamos al Sr. Signato, la fuente de la misma, indicándonos que pertenecía al Museo B. Quinquela Martín, en La Boca, C.A.B.A.; y nos pusimos en contacto.

Fuimos atendidos cordialísimamente por el Sr. Walter Caporicci Miraglia, le explicamos brevemente el motivo de nuestra consulta, y luego de cumplir las formalidades correspondientes, gentilmente nos envió, además de la foto ya publicada, la otra y última foto de aquel viaje del Maestro al Gran Lago, en 1948; y como algunos ya se habrán dado cuenta, la sorpresa fue ¡¡escalofriante!!

Esta “única”, en todos los sentidos, fotografía de Quinquela Martín, navegando el Nahuel Huapi es:

• A bordo de la Motonave Modesta Victoria.

• En el exterior del Puente de Mando.

• El que está a la izquierda, es el Capitán Eusebio Alipio Aguirre.

• La Modesta, está navegando hacia Puerto Blest.

El cerro que está sobre BQM (de boina en el centro), se llama Cerro Tres Hermanos, esto implica por la posición del barco, que están a escasos minutos de arribar a Puerto Blest.

Foto; Don Benito Quinquela Martín a orillas del majestuoso Nahuel Huapi. 1948

Es decir, que esta imagen fue tomada a escasísimos minutos de la anécdota!!!!! (según el relato de Don Chiguay, testigo del episodio), mejor registro, solo haberlo filmado!!!, un lujo.

Finalmente, por inquietud del amable Sr. Caporicci Miraglia, le enviamos el relato de la anécdota, quién agradado por la misma, nos adelantó que muy probablemente, la incluya en la próxima Tercera Edición de la Cronología de la vida del maestro Quinquela Martín.

Brindamos por esto y este afortunadísimo hallazgo!!!!

Fuente: Comunidad de Navegantes Nahuel Huapi