20
Fri, Oct

El Cóndor de Plata y aquel aviador pionero de los cielos patagónicos

Gunther Pluschow posando con un amigo junto al hidroavión Cóndor de Plata. Fue el primero en volar a Tierra del Fuego en 1928.
Historia
Tipografía

Gunther Pluschow fue un aventurero apasionado, de cuya historia y sus aportes pocos argentinos y chilenos conocen. Con su "Cóndor de Plata" en 1928 voló durante dos años rincones inhóspitos. Exhibió una película documental geográfica de verdadera excelencia, lo cual acrecentó su fama tanto en Alemania como a nivel mundial.

Günther Pluschow nació el 08 de Febrero de 1886 en Munich, e ingresa en el año 1896 como Cadete en la Armada Imperial de Alemania.
En 1906 presta servicios como Teniente a bordo del buque de guerra S.M.S Fürst Bismarck.

En 1914 completa su formación como aviador militar en la fábrica Rumpler en Berlín, para luego ser trasladado a China para desempeñarse como piloto de observación en la fortaleza de Tsingtau por entonces en posesión alemana, y donde se destaca en Noviembre de 1914 por su accionar heroico para evitar que valiosa documentación y su aeronave caigan en poder del enemigo.

Desde aquí protagoniza un escape para evitar ser capturado por el enemigo, logrando regresar a Alemania después de múltiples peripecias a través de China, Japón, el Océano Pacífico, los EE.UU. de Norteamérica, Gibraltar y Holanda, llegando finalmente en Julio de 1915 a Alemania, donde se incorpora al servicio nuevamente.
Resultado de imagen para Gunther Pluschow

En el año 1916 publica su primer libro “La aventura del aviador de Tsingtau”, relatando las vivencias mencionadas y a través del cual se convierte en un personaje famoso en Alemania.

Finalizada la Primera Guerra Mundial, deja el servicio activo como Capitán de Corbeta y trabaja en Alemania entre otras cosas como piloto mensajero, anunciador de cine, vendedor de autos y marino mercante, conociendo a través de esta última actividad como marino del bergantín “Parma” las costas de Tierra del Fuego donde no puede desembarcar pero se propone regresar algún día admirado por la magnificencia del paisaje.
Su espíritu de aventura lo lleva a batir un récord mundial de velocidad en motocicleta en el autódromo de Berlín.

En 1925/26 comienza a planificar su ansiado viaje hacia el confín del planeta, la Patagonia y Tierra del Fuego, con sus misteriosos Estrecho de Magallanes y Cabo de Hornos, donde anhela explorar desde el aire esas maravillas casi desconocidas y vírgenes para la actividad aérea, y a través de una colecta popular y donaciones en Alemania adquiere un velero de 16 metros de eslora al cual llama “Feuerland” y un hidroavión Heinkel HD-24 matrícula D-1313 y al que bautiza “Tsingtao”.

Con el velero inicia en Noviembre de 1927 junto a su tripulación integrada entre otros por su amigo y mecánico de avión Ernest Dreblow la travesía del Océano Atlántico desde Busum en Alemania, pasando por Tenerife (Canarias), Bahía, Río de Janeiro y Santos (Brasil), Montevideo (Uruguay) y Buenos Aires (Argentina), para llegar a Punta Arenas en Chile, donde establece su base de operaciones y donde recibe el Hidroavión que había transportado desde Alemania el buque alemán Cap Arcona.

Desde Punta Arenas inicia en 1928 sus vuelos exploratorios de la región acompañado siempre por su fiel amigo Dreblow, siendo el primero en sobrevolar el extremo sur de la Cordillera de Los Andes, en especial las Torres del Paine.

En Noviembre de 1928, Plüschow se convierte en el primer hombre en volar en Tierra del Fuego en el ahora rebautizado hidroavión Heinkel “Cóndor de Plata”, acuatiza en la bahía de Ushuaia (Argentina) la ciudad más austral del mundo, donde traslada el primer correo aéreo formado por piezas postales provenientes de Punta Arenas (Chile), siendo recibido como un héroe por los habitantes locales.

Su aventura patagónica dura dos años, después de los cuales regresa a Alemania para publicar el libro “Cóndor de Plata sobre Tierra del Fuego”, y además exhibe una película documental geográfica de verdadera excelencia, lo cual acrecienta su fama tanto en Alemania como a nivel mundial.

Para fines de 1930 decide regresar a su amada Patagonia, decidido a explorar hacia el Norte siguiendo la Cordillera de los Andes, llegando a El Calafate en la provincia de Santa Cruz, Argentina, donde se maravilla con la majestuosidad del Glaciar Perito Moreno, documentando la primera exploración aérea de esta región en anotaciones, fotografías y películas.

El 28 de Enero de 1931, mientras sobrevolaba en compañía de su amigo Dreblow el Lago Rico, en las cercanías del Glaciar Perito Moreno, debido a un desperfecto técnico el “Cóndor de Plata” se precipita a las heladas aguas del lago pereciendo ambos aviadores.

Los restos mortales de Plüschow son trasladados a Alemania, donde es recibido con fervor popular, siendo enterrado en el cementerio Parkfriedhof Lichterfelde de Berlín Steglitz, donde para el próximo 8 de febrero los embajadores en Alemania de Argentina y Chile están organizando un homenaje conjunto.(Patagonia-express)