18
Sun, Nov

Parques destaca los 140 años que se cumplieron de la Patagonia territorial

Parque Nacional Nahuel Huapi.
Historia
Tipografía

Actualmente los visitantes pueden recorrer las áreas que protegen los valores naturales de la región desde Lihué Calel hasta el fin del mundo, transitando por los Parques Nacionales andinos de la Ruta 40 o por el eje de la Patagonia atlántica de la Ruta 3.

 

A partir del año 2000 cada 11 de octubre se conmemora el Día de la Patagonia, territorio austral de la Argentina que alberga 17 áreas protegidas bajo la jurisdicción de la Administración de Parques Nacionales. Hoy se cumplen 140 años desde que, en 1878, se dispuso por ley la creación de la gobernación del territorio nacional de la Patagonia.

El crecimiento de la región, asociado al desarrollo económico que genera el turismo, enlaza la historia de la Patagonia argentina con la creación de las áreas protegidas nacionales, en un lugar que es conocido mundialmente por su potencial natural.

De norte a sur, en el camino habitual de los visitantes que provienen de los grandes centros urbanos, se encuentra el portal de ingreso regional en Lihué Calel, que permite contemplar las planicies pampeanas desde unas sierras que de transforman en un mirador muy especial.

Continuando con la travesía hacia el Oeste, se accede a Laguna Blanca, un área cercana a Zapala que surge como oasis en medio de la estepa neuquina precordillerana; y preanuncia la llegada a Lanín, donde el volcán que le da nombre al parque funciona como hito central de las tres principales zonas, vinculadas a las ciudades de Aluminé, Junín de los Andes y San Martín de los Andes.

El camino de los Siete Lagos es parte de la Ruta 40, el eje principal que permite conectar los parques de la Patagonia andina. Desde Villa La Angostura hasta San Carlos de Bariloche, el principal centro de servicios turísticos de la región se transita por Nahuel Huapi; y desde allí hasta la Comarca del Paralelo 42, con Lago Puelo como parque de referencia. Siguiendo por la 40 se llega a Los Alerces y sus tres ciudades con acceso propio al área protegida, que cobija a los árboles milenarios: Cholila, Esquel y Trevelin.

Llegando a Santa Cruz, se arriba a la ciudad de Perito Moreno y su vecina Los Antiguos, desde donde se organizan excursiones al Parque Patagonia y los circuitos cercanos a la Cueva de las Manos. Un tramo más hacia al infinito sur permite llegar al Parque Nacional Perito Moreno, ícono de los amantes del trekking sin multitudes, cercano a la localidad de Gobernador Gregores. Con su fama mundial, El Calafate y El Chaltén ofrecen diversas alternativas para disfrutar de la experiencia única que representan las moles de hielo del Parque Los Glaciares.

Una vez que se llega al fin del mundo, en Ushuaia, el Parque Nacional Tierra del Fuego permite caminar en los bosques más australes del continente americano, al borde del canal de Beagle.

Es tiempo de cambiar el sentido del viaje y regresar al norte por el eje atlántico, la Ruta 3. Esa Ruta Azul nos transporta por los parques marinos de la costa: Makenke, Junto a San Julián; Isla Pingüino, con su base de servicios en Puerto Deseado, y Patagonia Austral, en el área de influencia de la ciudad portuaria de Camarones, en Chubut.

Historia de una Patagonia protegida

La creación de los parques nacionales patagónicos tuvo etapas históricas bien definidas, a partir de la donación de tierras efectuada en 1903 por el Perito Francisco Moreno. En 1922, con el fundacional Parque Nacional del Sur, se inició la progresiva instalación de espacios destinados a la conservación de la biodiversidad en la región austral del país. Una característica del ordenamiento territorial que distingue a la región y la jerarquiza en el contexto del ecoturismo a nivel internacional.

En la década de 1930 se establecieron los emblemáticos parques de los Andes patagónicos, como Nahuel Huapi (Neuquén y Río Negro), Lanín (Neuquén); Lago Puelo y Los Alerces (Chubut); y Perito Moreno y Los Glaciares (Santa Cruz). En 1940, Laguna Blanca (Neuquén); en 1954 fue el turno de los Bosques Petrificados (Santa Cruz); en 1960 del parque del fin del mundo, Tierra del Fuego; y en la década posterior Los Arrayanes (Neuquén), en 1970, y en 1977, Lihué Calel (La Pampa).

Ya en el nuevo siglo, los cambios en los paradigmas mundiales de la conservación plantearon otros desafíos, que llevaron a la creación de los parques vinculados al Mar Argentino.

Primero Monte León (Santa Cruz) y luego, bajo la novedosa figura de la interjurisdiccionalidad, Patagonia Austral (Chubut), Isla Pingüino y Makenke (Santa Cruz). En 2015 nació el parque que con su nombre homenajea a esta tierra de inmensidades: Patagonia. Finalmente, en agosto de 2016 se agregó la Reserva Natural Silvestre en la legendaria Isla de los Estados (Tierra del Fuego). 

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.