22
Fri, Oct

Causa Camping Lago Correntoso: se presentaron los alegatos y se viene la sentencia

Judiciales
Tipografía

Los abogados del municipio y de los demandados expusieron sus argumentos ante el juez civil de Junín de los Andes, Andrés Luchino, que debe dictar el fallo. La municipalidad quiere recuperar el lote desde hace 6 años.

 

Los abogados de la Municipalidad de Villa La Angostura presentaron el alegato –por escrito- ante el juez civil Andrés Luchino, que en el corto plazo dictará la sentencia en la demanda que el municipio promovió en mayo de 2013 contra Hugo Montes y miembros de la comunidad mapuche Paicil Antriao para recuperar el camping del lago Correntoso.

Luchino interviene porque el juez civil de Villa La Angostura, Jorge Videla, se excusó.

Los abogados Adolfo Hugo Burgenik y Edgar Mario Bertero plantearon en el alegato que la municipalidad se presentó a juicio en su carácter de titular de dominio del inmueble ubicado en la ciudad de Villa La Angostura, Departamento Los Lagos, calle Cacique Antriao 2400, denominado “Parque Recreativo Municipal Lago Correntoso”.

Explicaron que promovió acción de reivindicación contra los codemandados y/o contra eventuales ocupantes del citado inmueble de su propiedad.

Sostuvieron que además de reivindicar el predio en cuestión, se pretende la indemnización de los perjuicios derivados de la ocupación indebida de los accionados, estimando ese perjuicio en, por lo menos, una suma igual al canon de concesión que se obligó a pagar el último de los concesionarios del camping que funcionaba en el predio de la actora, con más los intereses pertinentes, hasta la efectiva recuperación del inmueble.

Recordaron que se presentó la comunidad mapuche Paicil Antriao y contestó la demanda. Expuso que esa comunidad es poseedora y propietaria del inmueble y negó que sea la municipalidad la dueña.

La postura de la comunidad Paicil Antriao

La comunidad adujo que es la propietaria de esas tierras “por aplicación directa y operativa de las normas de la Constitución Nacional, del Convenio 169 de la OIT, de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, así como por la aplicación de otros tratados internacionales…”, y por el artículo 53 de la constitución de la Provincia del Neuquén.

Recordaron que integrantes de la comunidad Paicil Antriao han ocupado ese lote desde antes de la llegada del Estado y en realidad extienden esa ocupación a prácticamente toda la Patagonia y, específicamente, a todo lo que hoy es Villa La Angostura.

Los abogados del municipio plantearon que con ese argumento, reconoce que José Victoriano Antriao, por 1951/1952 cedió en propiedad el lote 19 en cuestión a la Comisión de Fomento de Villa La Angostura para la instalación de un balneario y lugar de recreo de la población, formaba parte de esa Comunidad que aún no existía como tal.

Los abogados del municipio citaron que intervino la fiscalía de Estado de la Provincia del Neuquén y por las razones que esgrime, “de indudable peso fáctico y jurídico, solicita que se haga lugar a la demanda interpuesta por la Municipalidad de Villa La Angostura en todas sus partes, con costas”.

Enfatizaron que la municipalidad probó acabadamente con la documental acompañada su titularidad de dominio sobre el inmueble que reivindica.

Destacaron que esa cuestión es de primordial importancia en la causa.

Adicionalmente se probó también la titularidad de dominio de la municipalidad respecto del inmueble contiguo al lote reivindicado, la que se obtuvo por prescripción administrativa declarada mediante Decreto Nº 3145/91 dictado por el Gobernador de la Provincia del Neuquén.

Destacaron que todos los testigos que el municipio ofreció en el juicio, que son habitantes muy antiguos de Villa La Angostura, tenían conocimiento de la situación por su propia vivencia personal de décadas en el lugar, así como por haber ejercido funciones públicas ya sea en la Comisión de Fomento o en la Municipalidad.

Los abogados del municipio recordaron que el 11 de diciembre de 2012 el entonces intendente Roberto Cacault, acompañado de la apoderada legal del municipio, María Eugenia Opolski, y la escribana interviniente, se constituyeron en el Balneario Camping Correntoso, donde fueron atendidos por los ahora codemandados, incluido Hugo Montes en carácter de último concesionario de la explotación, quienes manifiestaron que ocupaban el lugar y que no entregarían las llaves de las instalaciones. 

Ex concesionario

“Es importante destacar que Montes, hoy codemandado y perteneciente a la comunidad indígena que dice tener derechos ancestrales sobre ese inmueble, resultó ser concesionario de la explotación del balneario y camping, y que para ello participó en una licitación pública a la que llamó la Municipalidad en su carácter de propietaria del predio en cuestión…”, recordaron.

Citaron la documentación de organismos oficiales que el municipio presentó.

Además, declararon en el juicio la exconcejala del PJ Angélica Roche, que dijo que hay una toma de agua, un bombeo que está desde hace muchos años en el lugar del conflicto.

Recordó que en entre 1995 y 1999 se hizo una ampliación de dicho bombeo, que alimenta al camping y también a más de un barrio del pueblo, por lo cual ese bombeo resulta un servicio para el pueblo.

Aclaró que las obras que fueron hechas en 1995 a 1999 fueron realizadas por el municipio y pertenecen al pueblo de Villa La Angostura (tercera).

Además, declararon Cacault y el exintendente Hugo Panessi, quien manifestó que en su segundo período de gobierno (2003/2007) se hizo una obra importante de toma de agua con bombas que impulsan el agua hacia la ciudad.

Dijo que el manejo del camping se licitó licitación, en 2004 o 2005, y que el ganador fue Hugo Montes.

Panessi declaró que previo a la licitación, el camping lago Correntoso lo administraba la municipalidad, específicamente el área de juventud y deporte.

Y aseguró que el propietario del camping es la Municipalidad de Villa la Angostura.

Escasa prueba 

Los abogados del municipio plantearon en el alegato que toda la documentación aportada por los coaccionados no hace otra cosa que referirse a cuestiones generales que nada tienen que ver con los puntos que debían probar en esta acción (la posesión ancestral del lote 19, N.C. 16-20-053-3671) y contrariamente a ello, mucha de esa documentación hace referencia a habilitaciones y/o concesiones que la Municipalidad de Villa La Angostura otorgó a integrantes de la Comunidad para la explotación en carácter de concesionario del inmueble de titularidad de dominio de la Municipalidad.

Para los abogados del municipio, “resulta claro que la escasa prueba aportada por los accionados –básicamente por la Comunidad Mapuche Paichil Antreao– no puede fundar nunca la alegada posesión ancestral que dicen ejercer”.

“Y tampoco puede desvirtuar la prueba que produjo la municipalidad sobre su derecho real de dominio respecto al inmueble reivindicado, e incluso la contundente demostración del ejercicio de la posesión sobre el Lote 19, Matrícula 2598 Los Lagos, que la Municipalidad ejerce de forma pública, continua y pacífica desde hace algo más de 6 décadas”, enfatizaron los abogados.

Advirtieron que los derechos de las comunidades originarias, con raigambre constitucional, no resultan ser superiores ni prevalentes respecto de los derechos también con raigambre constitucional que corresponden a los demás habitantes de este país.

Por eso, pidieron al juez Luchino que tenga por presentado el alegato en tiempo y forma y que dicte sentencia definitiva haciendo lugar a la demanda en todas sus partes, con costas.