18
Mon, Dec

Impusieron un año y 4 meses de prisión en suspenso e inhabilitación perpetua a un policía

Judiciales
Tipografía

Esa fue la pena que el juez Juan Pablo Balderrama le impuso al empleado de la Policía de Neuquén Pablo Parada como autor penalmente responsable del delito de intento de peculado. El otro policía fue absuelto.

El juez Juan Pablo Balderrama impuso una pena de un año y 4 meses de prisión en suspenso al empleado de la Policía de Neuquén, Pablo Parada, que fue declarado autor responsable del delito de intento de peculado.

Además, el juez le impuso a Parada inhabilitación perpetua para desempeñar cargos públicos. La sentencia no está firme y corren los plazos para que la defensa pueda impugnarla para su posterior revisión por parte del Tribunal de Impugnación.

Balderrama informó ayer la pena contra Parada, informaron fuentes judiciales. Los fundamentos de la sentencia se conocerán en los próximos 5 días, explicaron las fuentes.

Para el juez, la fiscalía probó en el juicio que se desarrolló a mediados de agosto pasado que Parada intentó apoderarse de varios elementos del Instituto Nacional de Cine y de Artes Audiovisuales (Incaa) que eran transportados en una camioneta que conducía un empleado de ese organismo nacional. El conductor murió en el siniestro vial.

El siniestro vial ocurrió el 26 de septiembre de 2016 tras un vuelco en la Ruta Nacional 237.

Sardi era empleado del Incaa y regresaba a Buenos Aires después de que participara de un Festival Audiovisual, que se hizo en Bariloche.

El fiscal Adrián De Lillo atribuyó a los policías haber tratado de apoderarse de un proyector de cine, un televisor de 42 pulgadas, y otros elementos como reflectores, que Sardi transportaba en el automotor que conducía cuando volcó.

Un policía descubrió los elementos en un galpón ubicado en el predio del destacamento Nahuel Huapi y advirtió la situación a las autoridades policiales.

Oficial a cargo

Parada era el oficial a cargo del destacamento Nahuel Huapi, que depende de la comisaría 28 de Villa La Angostura, cuando ocurrió el hecho.

En cambio, Balderrama absolvió por falta de pruebas al policía Luis Alberto Mendoza, que había sido acusado por el mismo delito por la fiscalía.

De Lillo, con la asistencia del fiscal adjunto Ramiro Amaya, había pedido en su alegato condenar a los dos policías imputados porque consideró que se acreditó en hecho atribuido en la acusación.

La fiscalía valoró la colaboración que hubo de los agentes policiales que declararon en el juicio. Los testimonios fueron clave para sostener la acusación contra los imputados.

El defensor particular Javier Cardellino había hecho en el juicio varios planteos de nulidad porque advirtió que hubo escuchas ilegales que no fueron autorizadas por ningún juez competente, lo que vulnera garantías constitucionales.

Advirtió además que cuando se hizo la audiencia de formulación de cargos contra los imputados no contaron con un defensor. Por eso, sostuvo que son aspectos que vulneran el derecho de defensa. Pero Balderrama no hizo lugar a los planteos de nulidad.