29
Wed, Jan

Luz verde para rematar a los catamaranes Dalca y Caleuche abandonados en Lago Frías

Judiciales
Tipografía

El juez Civil Cristian Tau Anzoátegui finalmente fijó fecha para rematar los dos barcos abandonados que implican un riesgo ambiental para el lago Frías, en el parque nacional Nahuel Huapi.

 

Se trata de los catamaranes Dalca y Caleuche, que pertenecían a la empresa Puerto Blest SA, a cargo en su momento de la excursión lacustre internacional Cruce Andino que lleva hasta Peulla y el lago de Todos los Santos; se retiró en 2008, dejando las embarcaciones encalladas en Puerto Alegre.

La empresa fue declarada en quiebra en 2015 y los bienes quedaron a resguardo de una síndico contable mientras se tramitaba el expediente judicial que tuvo un largo peregrinar durante el que los barcos permanecían en el lago generando un potencial riesgo ambiental por el estado de deterioro y los aceites que contienen, según determinó un informe de Prefectura Naval Argentina y el parque nacional Nahuel Huapi.

Ante este panorama, el Juzgado Civil y Comercial N°5 de Bariloche fijó para el 18 de diciembre a las 10:30 en una oficina céntrica de la ciudad el remate de los dos barcos en forma conjunta con un costo de base de 4.706.250 pesos al contado, en efectivo y que se concederá al mejor postor.

El edicto judicial, publicado esta semana, indica que el comprador deberá pagar los impuestos, matrículas o multas de las embarcaciones una vez aprobada la subasta y que tendrá a su cargo los costos del eventual retiro y conservación de los barcos.

El desarme y retiro de las embarcaciones del lago Frías implica una operatoria compleja. En el expediente judicial consta que en 2015 un perito naval valuó estas maniobras en unos 141.000 dólares por cada barco.

El lago Frías tiene conexión terrestre por un trayecto de 3 kilómetros hasta puerto Blest y desde allí los barcos pueden ser transportados a través del lago Nahuel Huapi hasta Bariloche.

Inspección

Meses atrás, cuando “Río Negro” dio a conocer la situación de los barcos del lago Frías, el juez indicó que era su prioridad la conservación ambiental de esta área protegida y realizó una inspección ocular junto a un perito mecánico y otro naval, quienes constataron las condiciones de las embarcaciones abandonadas.

Los barcos están sin movimiento desde hace más de una década, cuando en 2008 la concesionaria dejó el servicio.

Tienen óxido en su exterior y lubricantes y combustibles en el interior, por eso hace unos meses Prefectura debió montar un operativo para retirar agua de uno de los barcos debido a que comenzaba a evidenciar señales de hundimiento.

Actualmente la excursión lacustre internacional que operaban los dos barcos en cuestión, está en manos de la empresa Turisur que cuenta con embarcaciones propias.(Río Negro)

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.