28
Sun, Feb

El preocupante “avance” de lo privado sobre los espacios públicos angosturenses

La ciudad
Tipografía

Preocupa que dentro del canje que realizó la municipalidad quedó en manos privadas una de las tradicionales sendas al Cajón Negro y a la Cascada Inacayal.  Por ahora solo lo advierte un cartel, pero la empresa podría prohibir el paso.

 

Durante los últimos años y con el desarrollo de la localidad los angosturenses fueron perdiendo los tradicionales accesos a los espacios públicos más reconocidos. No solo a las playas de los lagos y ríos donde no se anticipó por parte del municipio o la Provincia expropiar accesos para que la comunidad no tuviera tantas restricciones, sino también a la misma montaña o los  tradicionales paseos que conducen al Parque Nacional. 

Así lo hicieron saber varios lectores preocupados de LA ANGOSTURA DIGITAL quienes mandaron fotos -una de ellas ilustra la nota- y cuestionaron la falta de planificación para seguir manteniendo el libre acceso a estas bellezas naturales que por ley nacional son de uso público.

Tal es el caso, solo por tomar un ejemplo, de la tradicional senda peatonal que es una de las que conduce al Cajón Negro y a la Cascada de Inacayal, que con el canje de tierras que realizó el municipio con una empresa quedó en manos privadas.

Por ahora la empresa solo colocó un cartel advirtiendo de las restricciones, pero el sendero es aún hoy utilizado por residentes y turistas que realizan este tradicional paseo, sin embargo la empresa estaría en todo su derecho de poder prohibir el paso, que es incluso un acceso  a ese área del Parque Nacional Nahuel Huapi.

En las últimas dos décadas y con la construcción de viviendas y el alambrado de los terrenos privados, se fueron perdiendo gran parte de los senderos y accesos que históricamente fueron utilizados por residentes y antiguos pobladores para llegar a estos lugares, sin que se hubiera previsto de qué manera se pueda garantizar de igual manera que ls futuras generaciones pudiéran disfrutar del entorno natural que hace de Villa la Angostura uno de los lugares con un entorno natural más bello del mundo, más allá del privilegio que les da a quienes puedan comprar estas tierras, restringiendo así el uso público que garantiza a toda la comunidad y visitantes la ley vigente.