22
Sun, Jul

Pedersen: “A propósito de “transparencia”, el Auditor de la Villa”

La ciudad
Tipografía

El ex presidente del Comité de la UCR de Villa la Angostura escribe ante la nueva Ordenanza que regula al Auditor Municipal. Expresa "no podemos poner al que controla a depender del controlado". 

A propósito de “Transparencia”: El Auditor de la Villa

En los últimos días, y ante la aprobación de la Ordenanza 3290/17 “Normas y Principios Rectores de la Auditoría Municipal”, Ordenanza por la cual se fijan conceptos de funcionamiento de la Auditoría que no estaban explícitos, vecinos de la Villa han reaccionado, tomando posición en contra de la misma.

Algunos, sanamente indignados, otros por intereses partidarios, han reaccionado adjetivando la ordenanza con el término de “Regulación” de las funciones del Auditor, como que el HCD le ha “puesto bozal” al titular que de alguna manera, a quien ha puesto en cuestión una serie de irregularidades gravísimas del Municipio.

Hay que aclarar primero que “regulación” es un término ausente de la ordenanza, adjetivación de la prensa. Claro que los vecinos nos complacemos cuando una nueva figura administrativa, que llevó más de un año incorporar a la planta local, se despacha con la serie de denuncias que aporta, y del calibre que son.

Sin embargo, ante la novedad, el primer impulso del bloque del MPN, del Deliberante, del Viceintendente Barbagelata a cargo, y una franja de notables de ese partido, fue mostrar su desaprobación, desconformes con lo que el Auditor informaba, con lo que significaba lo que informaba, y en definitiva, con el Auditor.

De los cinco firmantes de cartas o notas publicadas en estos días en contra de la Ordenanza, solo dos lo hacen en su condición de vecinos de a pié. Contando a todos los comentarios de la prensa digital, hay unos veinte. Emitidos por una docena de vecinos. Todos en contra de la norma aprobada.

¿Qué es lo que ha pasado?

Hipótesis uno: La irrupción del auditor y sus investigaciones, trajo una bocanada de aire fresco que ilusionó a la población, y amenazó a quienes de pronto se sintieron vigilados. Por eso surgió del bloque del MPN, la amenaza de echarlo. Pero por el otro lado, significó una esperanza para el vecino desconforme con el colador roto de los controles municipales que se sospechan precarios o inexistentes ¡Por fin alguien empezaba a controlar al gobierno!

Hipótesis dos: Los vecinos entendieron que la ordenanza apuntaba a silenciar al Auditor, o a condicionarlo, otorgando al Deliberante y/o al ejecutivo, la facultad de silenciar sus denuncias. Una vez que sintieron que alguien se ocupaba de señalar al gobierno, se encontraron con una ordenanza sospechada de bozal. “Lequieren cortar las piernas”, dijo alguien. Otros dijeron “Quieren auditar al auditor”, expresión usada en los primeros “rounds” por este boletín.

Hipótesis tres: La historia le corre en contra al MPN: En los últimos años, ha hecho pésimos negocios para los Angosturenses, como la condonación de 20.000 metros de tierras fiscales y espacios verdes al desarrollador James contra casi nada de plusvalía, (votada por unanimidad) y ni que hablar del canje de tierras del Parque Industrial (tierra de primera) por los macrolotes (pésima calidad) cuya dimensión recién se conocerá cuando se trate de ubicar los 220 últimos lotes en tierras de los cuales no se sabe si podrán habilitar 100. Si el Auditor hubiera estado entonces, esto no se hubiera podido hacer. El MPN lo hizo. Nada le importó.

Hay otros posibles “aceleradores” de la bronca vecinal, pero con mencionar éstos, es suficiente para interpretar la desconfianza de los enardecidos cuestionadores. Era de esperar el enojo. Aún del mismo palo. La Ordenanza tiene más de 30 carillas de texto, y no es común que el vecino de a pié la lea y se informe detenidamente.

También hay una norma nacional que apoya la ordenanza. Y está a disposición del vecino, que no tiene como costumbre, ir a averiguar al Concejo Deliberante. Tiene suficiente de qué ocuparse.

Las formas de participación ciudadana, podrían haber ampliado el tratamiento del tema, y la capacidad de comunicaciones podrían haberse usado para explicar y fundamentar la norma. Ni lo uno ni lo otro se usó. Pero como los antecedentes no aportan confiabilidad al gobierno, es absolutamente genuino que quienes reclaman, hayan sentido que se condicionara al Auditor, que ha mostrado a la luz, temas muy delicados de la conducta de las autoridades en general. Y que todas tienen que ver con el incumplimiento de la ley y las normas, o simplemente del buen comportamiento y el sentido común.

¿Qué pasaría si por ejemplo, el Auditor investiga al Deliberante, y entrega su informe señalando irregularidades del mismo? Supongamos que el Deliberante desestima el informe. Puede suceder.

Hay que leer al final la nota de arriba: No podemos poner al que controla a depender del controlado.

 

Gunardo  Pedersen

La Voz Radical

Villa la Angostura

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.