14
Wed, Apr

Denuncian que un comisario retirado amenazó con un arma de fuego a un vecino

Policiales
Tipografía

Así lo aseguró Paulo Antriao. Dijo que el hecho ocurrió este domingo por la tarde y, por eso, hizo la denuncia en la comisaría local. Relató que en diciembre pasado recuperaron un lote en el barrio Epulafquen lindero al que tiene el expolicía y recrudecieron los problemas. Mirá el video

 

Paulo Antriao denunció que un comisario retirado, al que identificó como Hugo Omar Bravo, lo amenazó con un arma de fuego este domingo por la tarde. “Agarró y me apuntó y me dijo: a vos te voy a matar”.

Antriao sostuvo que se presentó en la comisaría 28 y formuló la denuncia correspondiente.

En declaraciones a LA ANGOSTURA DIGITAL explicó que no es la primera vez que tienen problemas con Bravo por un conflicto derivado de la posesión de unos lotes en el barrio Epulafquen de Villa La Angostura.

De hecho, el hecho denunciado ocurrió ayer por la tarde en el terreno que Antriao tiene en la calle Lolog de ese barrio.

Relató que desde 2003 están llevando adelante la sucesión como herederos de Enrique Antriao, en un juzgado civil de Junín de los Andes.

El problema surgió a raíz de la venta de lotes sin mensura que pertenecían a su padre. Dijo que Bravo compró un lote y ellos le reconocieron el boleto de compraventa y el lote que figuraba en ese documento. “Lo hicimos con varias personas como un gesto de buena voluntad de que queríamos resolver el problema”, explicó.

Pero afirmó que Bravo comenzó a generar problemas desde el principio. El anterior agrimensor que tenían no pudo solucionar el tema de las mensuras. Dijo que habían presentado los planos ante la Municipalidad, pero no fueron aprobados porque Catastro de la provincia observó que había una mensura mal hecha. Por eso, recurrieron en 2005 a otro agrimensor local.

Dijo que el juez falló y les aplicó una multa a ellos por trabarle el acceso a las escrituras a Bravo. “El fallo ordenaba darle 1.578 metros cuadrados y nosotros le cedimos 1.600 metros cuadrados. Así que ¿no sé qué es lo que pretende?”, sostuvo.

Recordó que la junta vecinal del barrio Epulafquen pidió por intermedio de la Municipalidad un mejor acceso al barrio. “La Municipalidad nos pidió habilitar una calle en ese sector para aprobar los nuevos planos”, sostuvo.

El conflicto surgió porque Bravo tenía “un croquis anterior” del agrimensor que había trabajado antes con el tema de las mensuras.

Antriao dijo que Catastro de la provincia les pidió una mensura rectificatoria. “Cuando estuvo todo aprobado, nos quedó un lote lindero al de Bravo, que recuperamos en diciembre”, señaló.

Tras ese acto de recuperación, tuvieron problemas con Bravo que presuntamente les tiró todo el cerco abajo.

Contó que ayer domingo su hermano había pasado por el terreno y observó que el cerco estaba roto otra vez. Por eso, Antriao dijo que concurrió al lote.

Dijo que cuando llegó a su terreno, Bravo presuntamente “se fue a una camioneta, estuvo treinta segundos cargando un arma calibre 9 milímetros con la que después me amenazó y me dijo que me iba a matar”.

“Como familia nosotros respetamos todo como correspondía cuando hicimos los papeles y resulta que este señor ¿puede empezar a los tiros?  No es así”, afirmó, indignado.

Antriao dijo que su hermano le había avisado este domingo alrededor de las 19. Por eso, concurrió al lugar con su esposa.

“Esta persona se cree impune. Como retirado de la Policía piensa que le puede pisar la cabeza a cualquiera”, manifestó.

“Esta persona siempre nos complicó la vida”, lamentó.

Antriao dijo que el problema se originó en la línea divisoria de los lotes y Catastro de la provincia advirtió el problema. “Por eso, hicimos todas las rectificatorias y después se empezó a trabajar en el lote”.