28
Sun, Feb

Controles de alcoholemia: 9 conductores infraccionados y 2 vehículos secuestrados

Policiales
Tipografía

Así lo informó el comisario Guillermo Alfaro. Fue el resultado del operativo que se hizo anoche en varios sectores de Villa La Angostura. Se controló a las personas que manejaban más de 450 autos y 55 dieron alcoholemia positiva, pero 9 tenían más del máximo permitido.

 

Personal de la comisaría 28 efectuó controles de alcoholemia en varios puntos de Villa la Angostura y detectaron 9 conductores que circulaban con más alcohol en sangre de lo que permite la normativa vigente.

Como parte del procedimiento secuestraron 2 vehículos, 9 licencias de conducir y una moto. Uno de los infraccionados fue un taxista de la localidad, que manejaba con alcohol en sangre.

El comisario Guillermo Alfaro informó a LA ANGOSTURA DIGITAL que el operativo se desarrolló desde las 19 de este viernes hasta las 0.30 de la madrugada de este sábado, en función de las directivas que se habían impartido desde la Dirección de Seguridad de Junín de los Andes.

Alfaro comunicó que en total se controló a los conductores de más de 450 vehículos de los cuales 55 arrojaron alcoholemia positiva. Pero 9 conductores tenían mayor graduación de lo que permite la ley de Tránsito en el caso de los conductores de vehículos particulares (0,50 gramo de alcohol por litro de sangre).

Por eso, se procedió al secuestro de 9 licencias de conducir, 2 vehículos y una moto. Además, se realizaron 18 infracciones por falta de documentación y por no uso de cinturón de seguridad.

Un conductor dio 1,19 gramo de alcohol por litro de sangre y fue la mayor graduación detectada entre todos los conductores con alcoholemia positiva.

Justamente esta semana, Alfaro había expresado su preocupación por la cantidad de personas que están manejando tras haber consumido alcohol.

“El consumo de alcohol por parte de conductores es una situación que llama la atención y genera mucha preocupación”, alertó el comisario.

La Policía cuenta con el Dräger Alcotest® 5000 es un alcoholímetro profesional que detecta la presencia de alcohol.

“Este alcoholímetro de alta velocidad le permite realizar numerosas pruebas en muy poco tiempo. Su embudo especial reduce el retroceso del aire espirado al mínimo, evitando así el riesgo de infecciones en las siguientes personas sometidas a las pruebas”, explicó en la semana el comisario.