23
Thu, May

Construyen un invernadero en el predio del hospital de San Martín de los Andes

Regionales
Tipografía

 La iniciativa surgió desde el Centro de Día de Salud Mental y Adicciones de la localidad. El fin es trabajar con el personal del hospital, pacientes de salud mental y la comunidad.

 

El Centro de Día funciona desde octubre de 2018 en una vivienda ubicada en Avenida Koesler 2159. Allí surgió la posibilidad de armar una pequeña huerta. Esa idea fue creciendo y a partir de esa iniciativa se pensó algo más importante en cuanto al tamaño. De esta forma, surgió el invernadero en el predio del hospital Ramón Carrillo.

A este dispositivo de tratamiento y atención intensivo estructurado –limitado en el tiempo y orientado a la continuidad del acompañamiento de personas con padecimientos mentales en la comunidad– se accede por derivación del equipo de psicosocial hospitalario, con el que se trabaja en permanente coordinación.

El director del nosocomio, Juan Cabrera, expresó que “el grupo de profesionales del Centro de Día se puso en contacto con diferentes instituciones, entre ellas el Proda Neuquén (Programa de Desarrollo Agroalimentario de Neuquén), e inició un pequeño invernadero. La idea tiene como fin trabajar con los pacientes la parte terapéutica, incluyendo a la comunidad y al hospital en su conjunto”.

En cuanto al fin y alcance que tendrá el nuevo espacio, el director expresó que “queremos que lo sientan como propio los trabajadores del hospital, la comunidad y las personas que lo deseen. Todo lo que se produzca allí estará dirigido a nuestro propio establecimiento y para sectores de San Martín de los Andes que lo necesiten”.

Desde el Centro de Día se busca que este sector sea un lugar que lo sientan como propio tanto los grupos de trabajo y los pacientes, así como también las personas de la comunidad que quieran entrar al invernadero. Pueden acercarse a conocer, transcurrir, trabajar y colaborar. Se busca que entre diferentes instituciones puedan hacer cosas en común que tienen impacto, que contagie esta iniciativa en los hogares y logren hacer este tipo de emprendimiento.

El invernadero se está terminando detrás del kiosco en un predio del hospital. “Las sensaciones son diferentes”, dijo el director y expresó que “estamos muy emocionados, porque participó gente del hospital y vecinos de la comunidad. Esto es parte de nuestra gente y nosotros como hospital tenemos que brindar la posibilidad que quienes lo desean puedan expresarse y participar, sentir como propio lo que se hace aquí”.

Desde que el invernadero se armó, a través de la red social Facebook del hospital: Hospital S M Andes, como así también por diferentes vías de comunicación, muchos vecinos agradecen este emprendimiento y quieren colaborar. Este espacio, más allá de estar en el predio hospitalario, es un invernadero de todos.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.