13
Thu, Dec

Hasta tres horas de cola de chilenos que ingresaron por el paso Samoré

Regionales
Tipografía

La comida, el alojamiento y el combustible son más baratos que en su país, según destacan los viajeros. Mañana y el miércoles son días no laborables.  En el Paso Cardenal Samoré el mayor flujo se produjo el sábado y ayer. Se demoraba hasta tres horas en cruzar las dos aduanas.

 

Al igual que otros lugares del país, Bariloche y la región comenzaron a recibir ayer una importante oleada de turistas chilenos, que proyectan quedarse al menos hasta el martes, para disfrutar del fin de semana extendido que coincide con la principal fiesta patria.

En su mayoría se trata de grupos familiares, ampliados en algunos casos con tíos y abuelos. “Vienen de a cuatro como mínimo” dijo un cabañero de la avenida Bustillo, quien evaluó que este año la afluencia es algo mayor y la relacionó con la devaluación del peso.

El hotel Inacayal ofreció este año una promoción especial con el 20 % de descuento, más el 21 % de quita en el IVA que ya tienen los extranjeros. La desplegaron en localidades del sur de Chile, con buen resultados, al punto de que recibieron reservas anticipadas para 18 habitaciones, cuando otros años la afluencia era menor y la gente llegaba sin reservas.

En Chile hoy es día hábil, pero no así el 18 y 19, que son feriados “irrenunciables”. Algunos viajeros, con permiso especial, lograron extender sus minivacaciones hasta el viernes inclusive.

La modalidad de viajar en auto fue la más elegida porque el combustible en Argentina cuesta la mitad que en su país.

Para ellos ésa resultó la principal ventaja. La comida también la encontraron barata pero el alojamiento no tanto, expresó una pareja que paseaba por el Centro Cívico.

Como el grueso de los visitantes chilenos llegan con vehículo propio, las calles de Bariloche se poblaron a partir de ayer de una gran cantidad de patentes blancas, como suelen verse cada año para febrero y para las semanas del 18 de septiembre.

El mayor flujo de visitantes chilenos se produjo entre el sábado y domingo, aunque algunos buscaron evitar aglomeraciones y salieron un día antes o programaron adelantar la vuelta.

Los que cruzaron el sábado por Samoré se encontraron con colas de hasta tres horas. Tania y Glenn, una pareja de Concepción, dijeron haber tenido una demora de dos horas en la aduana chilena “y alrededor de media hora en la argentina, porque el control es menos exhaustivo”.

Muchos comenzaron a recorrer ayer los principales atractivos de la ciudad y suelen elegir las excursiones tradicionales. Otros optaron por hacer compras. “La ropa está barata” dijo Adela, una mujer que miraba vidrieras con su esposo y una hija.

Según confió Miriam Bustos, de la feria de microemprendimientos Ecosureños, los turistas de Chile no se precipitan al comprar y son más bien de comparar con cuidado antes de elegir.

Ayer al mediodía fue común verlos consultar la listas de precios en la puerta de los restoranes. Tania y Glenn aseguraron que la comida les parece barata, ya que “hace unos meses uno se gastaba 8.000 chilenos para comer en Bariloche y hoy se puede almorzar por 4.000”.

En la oficina de Turismo del municipio atendieron en estos días una mayoría de chilenos, pero no se aventuraron a dar cifras. Calcularon sin embargo que vino “un poco más de gente” que otros años para la misma fecha.

El encargado de las cabañas Costa Azul, informó que tenían un 40 % de su capacidad cubierta por familias del vecino país. En cambio en Ruca Pirén aseguraron que este año “hubo pocos chilenos”, porque “a pesar de todo, dicen que está caro”.

Las realidades son distintas según el caso. En bungalows Lagos del Sur tenían el 60% de capacidad cubierta con chilenos, algo que “hace tiempo no pasaba, tal vez desde 2012 ó 2013”.(DeBariloche.info)

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.