08
Sat, Aug

La ANAC dio a conocer el protocolo de seguridad sanitaria para los vuelos de cabotaje

Aeropuerto de San Carlos de Bariloche. Foto: B2000
Regionales
Tipografía

La Administración Nacional de Aviación Civil dio a conocer un protocolo estandarizado para el control sanitario, orientado a minimizar el riesgo del COVID-19 preparado para el reinicio de las actividades aeronáuticas, un tema muy esperado por sectores turísticos de todo el país.

 

La idea es lograr mayor seguridad y que, en la medida de lo posible, sea implementado por todos los Estados de la región en beneficio de la industria aeronáutica y en pos del resguardo de pasajeros, empleados y tripulación de abordo ante la actual pandemia que originó el coronavirus.

La idea generalizada es lograr una protección adecuada antes, durante y al llegar a destino para todas las personas que transiten por los distintos aeropuertos del país. El uso de las estaciones aéreas combina el counter, migraciones, aduanas, salas VIP, salas de espera y otras dependencias. Así como el embarque, la realización del vuelo y el desembarque.

Asimismo, en el protocolo se consideran los procesos de la manipulación del equipaje y carga, desinfección de la aeronave y liberación de la misma para su retorno al servicio a la brevedad posible; siendo importante mencionar que se incluyen las medidas a tomar en caso de presentarse algún evento asociado al COVID-19 durante el vuelo, traslado y alojamiento de las tripulaciones.

Se indica en el documento sobre la limpieza y desinfección de la infraestructura de la terminal y todos los equipos deben realizarse de manera regular, de acuerdo con el plan mencionado confeccionado, y su frecuencia debe aumentarse según sea necesario en función del tráfico.

Por lo tanto, es necesario asegurarse que el personal a cargo de la limpieza y desinfección utilice el equipo de protección personal establecido, los productos de manera efectiva, incluida la concentración, el método y el tiempo de contacto de los desinfectantes, abordando las áreas que se tocan con frecuencia y que tienen más probabilidades de estar contaminadas.

Al respecto se prevé el uso de máscaras faciales obligatorias para todos los pasajeros y personas dentro del aeropuerto y en la aeronave. Es decir, desde el momento en que ingresan al edificio de la terminal en el aeropuerto de salida hasta que salen del edificio de la terminal en el aeropuerto de destino.

Se deberá recordar a los pasajeros que deben garantizar un suministro suficiente de máscaras adecuadas para toda la duración de su viaje.

Los pasajeros deben recibir instrucciones sobre los procedimientos para la eliminación segura de las máscaras usadas. Los contenedores sin contacto deben estar disponibles en el aeropuerto y las bolsas de basura de un solo uso deben estar disponibles a bordo y al desembarcar para desechar las máscaras usadas. Los operadores de aeropuertos y los explotadores aéreos deben incluir información sobre el uso y retiro apropiados de las máscaras y la forma correcta de desechar las utilizadas en su material de promoción de seguridad de salud.

A los pasajeros que no cumplan con las medidas preventivas vigentes: se le negará el acceso al edificio de la terminal del aeropuerto, a la cabina de la aeronave, o se lo desembarcará, si los eventos tienen lugar antes de que se cierren las puertas de la aeronave, y las autoridades públicas competentes los retiren de las instalaciones del aeropuerto de acuerdo con la legislación nacional/local.

Asimismo, si los eventos tienen lugar durante el vuelo, se deben aplicar los procedimientos relacionados con el manejo de casos de pasajeros rebeldes. Las autoridades locales pueden tomar medidas adicionales si se pone en peligro la seguridad del vuelo y la seguridad de la salud de los demás pasajeros y miembros de la tripulación en el aeropuerto de destino, de acuerdo con los requisitos nacionales.

Para los pasajeros

En principio solo se debe permitir el ingreso al pasajero debidamente identificado, portando adecuadamente la mascarilla facial (barbijo no médico) (se exceptúa a menores de dos años y pasajeros con dificultad respiratoria diferente al COVID-19) y su equipaje.

En el caso que el pasajero sea una persona con habilidades diferentes, discapacitados y otras condiciones especiales o un menor de edad no acompañado, el personal de las puertas de ingreso deberá solicitar la presencia del personal de apoyo del aeropuerto. En este punto se debería medir la temperatura corporal por medios remotos no invasivos por la Autoridad de Salud del Estado.

Siempre que sea posible, los pasajeros deberían completar los procesos de check-in antes de llegar al aeropuerto. El check-in en línea, la tarjeta de embarque móvil y otras iniciativas contribuirán a reducir el tiempo de contacto con el personal y la infraestructura del aeropuerto. Por lo tanto, se recomienda que los gobiernos eliminen cualquier obstáculo reglamentario para permitir este tipo de procesos fuera del aeropuerto.

Se podrá marcar con círculos la zona donde los pasajeros realizan la fila para el check-in y entrega de equipaje, con la finalidad de mantener el distanciamiento social. Se podrá disponer de dispositivos electrónicos para rotular el equipaje y que cada viajero pueda colocar los mismos en el lugar de despacho del mismo, para minimizar la interacción con el personal del counter. (El documento ha sido elaborado en el marco de la Oficina Regional SAM de la Organización De Aviación Civil Internacional (OACI) por el Panel de Expertos en Medicina Aeronáutica del Sistema Regional de Cooperación para la Vigilancia de la Seguridad Operacional (SRVSOP) y el CAPSCA (Acuerdo de Cooperación de la OACI para Prevenir la Propagación de Enfermedades Transmisibles por Vía Aérea).

Distintos cuidados

Los empleados de estas áreas deberían estar provistos de los elementos de protección personal. No obstante, se debería implementar, de no existir previamente, una barrera de contención, tipo pared acrílica transparente.

Sería altamente recomendable que se utilicen medios electrónicos de chequeo de equipaje de mano, a los fines de minimizar el contacto directo con elementos que pudieran estar contaminados.

Deberían disponerse filas o ambientes separados para ser utilizadas con más agilidad y mínima exposición por los tripulantes, tanto a la salida como al arribo.

Los pasajeros podrán retirarse la máscara facial solo cuando se requiera verificar su identidad ante las cámaras del counter de migraciones.

Acciones en la sala de espera y salas: el personal de ambas áreas deberá estar provisto de elementos de protección personal (como mínimo mascarilla facial y guantes del material establecido por la autoridad de Salud del Estado), guardar distanciamiento social con el público y estar capacitado en detectar pasajeros visiblemente enfermos, debiendo reportar de manera inmediata al área de salud del aeropuerto y al explotador aéreo respectivo.

Debería considerarse la manera de ofrecer alimentos y bebidas embalados de manera individual o por porciones, si fuera necesario ofrecer utensilios no reutilizables. Recomendar a los pasajeros minimizar el contacto con las superficies y al operador del aeropuerto limpiar y desinfectar las áreas de contacto con mayor frecuencia.

Al momento del embarque propiamente dicho se procederá de tal manera que se minimice la interacción entre pasajeros y tripulación, dependiendo de las características de la aeronave y las facilidades disponibles en el aeropuerto.

Teniendo en cuenta la cantidad de asientos libres se podrán disponer a los pasajeros con la separación que ello permita y dentro de lo posible, contar con un área de aislamiento para un tripulante o pasajero visiblemente enfermo.

En todos los casos deberá existir elementos de higiene de manos, utilizar mascarillas y guantes. Empleados de atención deberán, en el mostrador, contar con una barrera de acrílico o equivalente para su protección. Al finalizar el embarque, desinfectar dispositivos de chequeo electrónico de pasajes y superficies de contacto comunes con el público.

Los explotadores aéreos deben implementar el procedimiento de desinfección de los controles y superficies de la cabina de mando antes del vuelo si hay cambios en la tripulación, utilizando material que sea efectivo contra el COVID-19 y seguro para el uso de la aviación. La tripulación siempre aborda la aeronave previamente a los pasajeros.

Se alienta a los explotadores aéreos a proporcionar mascarillas faciales adecuadas para la tripulación, que deben utilizar cuando no se pueda lograr el distanciamiento físico. La tripulación de vuelo puede quitarse la mascarilla facial cuando estén en la cabina y con la puerta cerrada.

Minimizar las acciones cara a cara con el personal de counter y de rampa, utilizando comunicación telefónica o de radio. El acceso a bordo de la aeronave por personal autorizado como personal de tierra / técnico solo debe permitirse con las medidas de distanciamiento físico adoptadas, cuando sea aplicable.

La tripulación de cabina deberá portar la mascarilla facial durante el embarque, acomodo de los pasajeros y distribución del servicio. Debido a la interferencia de las comunicaciones, las mascarillas podrán ser retiradas para realizar las mismas. Los explotadores aéreos deberían reducir el servicio a bordo al mínimo necesario para garantizar los estándares de comodidad y bienestar para los pasajeros y limitar el contacto entre los miembros de la tripulación y los pasajeros, teniendo debidamente en cuenta la duración del vuelo.

Servicio reducido de alimentos y bebidas. Preferencia por alimentos y bebidas envasadas y selladas, como bebidas enlatadas. El personal encargado de ofrecer los servicios de catering deberá utilizar los equipos de protección personal (EPP) correspondientes.

En la medida de lo posible, deben observar las medidas de distanciamiento físico y minimizar toda interacción no esencial, incluso con los pasajeros, durante el transcurso de su servicio, excepto cuando sea necesario para responder a una emergencia en vuelo.

Síntomas de COVID-19 en algún miembro de la tripulación

En el caso de que un miembro de la tripulación de vuelo o de cabina experimente fiebre o algún síntoma sugestivo de COVID-19 mientras está a bordo de la aeronave, el miembro de la tripulación debe seguir los procedimientos descritos en las “Consideraciones operacionales de la OMS para manejar los casos de COVID-19 o un brote en la aviación”, debiendo colocarse una mascarilla facial y aislarse de los demás miembros de la tripulación, siempre que no afecte la seguridad de la aviación. La tripulación debe informar a las autoridades de Salud Pública a su llegada para una evaluación adicional.

Cuidados personales

Higiene de manos, particularmente antes de comer o beber y después de usar el baño. Uso apropiado de mascarillas. Cubrir la boca y la nariz con una toalla de papel o un codo flexionado al estornudar o toser, incluso cuando se usa una mascarilla. Limitar el contacto con las superficies de la cabina. Servicio a bordo reducido. Reducir el uso de boquillas de suministro de aire individuales en la mayor medida posible, a menos que el fabricante de la aeronave recomiende lo contrario. El uso de suministros no esenciales durante el vuelo, como mantas y almohadas, debe reducirse para minimizar el riesgo de infección.

Los pasajeros recibirán el anuncio de permanecer en sus asientos el mayor tiempo posible para minimizar el contacto estrecho con otros pasajeros.

El explotador aéreo deberá establecer un procedimiento que garantice que los pasajeros puedan utilizar los sanitarios, con la mínima interacción posible.

Solo en caso de emergencia podrán llamar a los tripulantes de cabina.

Los filtros de aire en los aviones

Los filtros de partículas de aire de alta eficiencia (HEPA) han demostrado un buen rendimiento con partículas del tamaño del virus COVID-19 (aproximadamente 70-120 nm). Se recomienda a los explotadores aéreos que utilizan la recirculación del aire de la cabina que instalen y usen filtros HEPA, de acuerdo con las especificaciones del fabricante, o que eviten el uso de la recirculación del aire de la cabina por completo, siempre que se confirme que ello no comprometerá ninguna función crítica de seguridad.

Cuando se instalan filtros HEPA, los ventiladores de recirculación no deberán detenerse, pero se deberá usar un flujo de aire fresco incrementado seleccionando el flujo del paquete en alto, siempre que sea posible.

Los explotadores aéreos, deberán considerar revisar sus procedimientos para el uso de ventiladores de recirculación en los sistemas de aire acondicionado en función de la información proporcionada por el fabricante de la aeronave o, si no está disponible, buscar el asesoramiento del fabricante para lograr los objetivos establecidos anteriormente.

Dada la importancia de minimizar la transmisión de virus para que la aviación siga siendo un modo de transporte seguro y confiable, se recomienda a los explotadores que despachen aeronaves desde las bases principales solo con todos los paquetes operativos, configurados en flujo alto y con ventiladores de recirculación operativos.

¿Cuáles son los síntomas de COVID-19?

Los síntomas más comunes de COVID-19 son fiebre, tos seca y cansancio. Algunos pacientes pueden presentar dolores, congestión nasal, dolor de garganta o diarrea. Estos síntomas suelen ser leves y aparecen de forma gradual. Algunas personas se infectan, pero solo presentan síntomas muy leves. La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario. Alrededor de 1 de cada 5 personas que contraen COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar.

Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardíacos o pulmonares, diabetes o cáncer tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. Sin embargo, cualquier persona puede contraer COVID-19 y desarrollar una enfermedad grave. Incluso las personas con síntomas muy leves de COVID-19 pueden transmitir el virus.

Las personas de todas las edades que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica.

Para las tripulaciones

La tripulación dejará la aeronave luego de que se haya retirado el último pasajero. Deberán utilizar la mascarilla facial para abordar el transfer que los transportará dentro del aeropuerto. Dentro del transporte evitar utilizar asientos contiguos. Mantener en lo posible el distanciamiento social mientras se usan escaleras o se camina. En el vehículo que los transporte a sus domicilios/hoteles: si el transporte es colectivo evitar utilizar asientos contiguos. En todos los casos, si el explotador aéreo es quien provee el traslado, deberá establecer un procedimiento para cerciorarse que los conductores de los mismos utilicen elementos de protección personal recomendados para COVID-19, así como también, que los vehículos hayan sido limpiados con los productos recomendados para desinfectar.

Recomendar la autoevaluación de síntomas COVID-19 en los días posteriores al vuelo en su domicilio, o durante el pernocte en los hoteles.

Mantener la higiene de manos y la de las superficies de uso común sobre todo en sus hogares, según recomendaciones. Evitar tocarse la boca, nariz y ojos. Estar atentos a la aparición de signos o síntomas compatibles con COVID-19, a través de la auto observación, tanto en sus hogares como en los lugares de pernocte.

Se recomienda al explotador aéreo cerciorarse que los hoteles seleccionados para el pernocte de las tripulaciones observen protocolos de limpieza que garanticen la desinfección adecuada contra COVID-19 de las habitaciones que deberán ser individuales, así como de los lugares de uso común. No obstante, siendo el reinicio a las operaciones gradual, se recomienda a las tripulaciones no transitar innecesariamente lugares públicos, así como espacios comunes de los hoteles. De ser necesario hacerlo, respetar el distanciamiento social recomendado.

* Más información: clik AQUI

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.