03
Fri, Apr

Dramático encuentro de una vecina con un puma cara a cara

Tersoglio alcanzó a tomar una foto, pero de los nervios salió algo movida. Estuvieron a unos 15 metros uno del otro.
Sociales
Tipografía

Estuvieron frente a frente a solo unos 15 metros, en el sendero de La Estacada. En una entrevista exclusiva con La Angostura Digital dijo  "todavía me late el corazón como si se fuera a salir, pero fue lo más maravilloso que me sucedió en la vida". 

 

Una vecina de Villa la Angostura vivió una experiencia que puede ser tan aterradora como increíble, esas que se dan en pocas oportunidades y seguramente será una anécdota inolvidable para toda la vida.

Y es que Alex Tersoglio se encontró durante una caminata por el bosque cara a cara con un enorme puma. Durante muy poco tiempo, separados apenas por unos 15 metros, ambos se miraron y hasta alcanzó el tiempo para tomarle dos fotos, dentro del nerviosismo que ocasionaba esta experiencia llena de adrenalina.

En una entrevista exclusiva con LA ANGOSTURA DIGITAL Alex relató "ayer (por este viernes) sobre las siete y veinte de la tarde decidí salir a  caminar por la picada de La Estacada, a unos 13 kilómetros del centro de Villa la Angostura, dejé mi camioneta en la ruta y comencé la caminata junto a mi perro "Darwin", un cachorro de apenas tres meses. Cuando había recorrido unos trescientos metros y el sendero estaba en subida hacia la montaña, levanté la vista y casi se me paró el corazón...estaba ahí...una enorme cabeza del puma que me miraba, y tan solo nos separaban unos quince metros".

Reconoció que "el puma se ve que venía bajando por el mismo sendero y se encontró conmigo. Los dos nos quedamos paralizados durante varios segundos que me parecieron eternos. Por suerte estuve recorriendo hace poco la Ruta Austral de Chile y ahí hay varios carteles que te explican qué hacer si uno se encuentra con un puma y enseguida pensé en ponerlo en práctica".

Aún con gran carga emotividad recordó  "sabía que tenía que gritar y mover los brazos, pero pensé antes en no asustarlo y poder sacarle una foto, pero mi celular justo tenía puesto el temporizador y esos cinco segundos fueron interminables -la foto es la que ilustra la nota-, igual no dejaba de temblar, porque estaba tan cerca y estaba segura que él, con solo un par de trancos, me podía caer encima fácilmente. Me imaginé que la foto no me salió bien por la forma en que temblaba, así que volví a sacar otra, con otros cinco segundos donde él no me sacaba la vista de encima".

Tersoglio reconoció a LA ANGOSTURA DIGITAL que "por suerte el cachorro se quedó inmóvil, lo tenía sujetado con fuerza de la correa, yo no sabía si el puma lo miraba a él como una presa, o a mí..."

Agregó que "al final comencé a gritar y mover los brazos, recién a la quinta vez que lo hice, el puma se movió y cruzó el sendero con tranquilidad y fue donde pude verle todo el cuerpo"

"Sabía que no debía correr, pero estaba tan nerviosa y asutada que corría quince pasos y me paraba para ver si me seguía, así varias veces hasta que llegue a la ruta".

"Todavía me late el corazón como si se me fuera a salir, pero fue lo más maravilloso que me sucedió en la vida, fue una experiencia sublime", finalizó emocionada Alex Tersoglio.  

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.