08
Wed, Jul

El auditor advirtió irregularidades en contrataciones para la Fiesta de los Jardines

Sociales
Tipografía

Así lo consignó en el dictamen que presentó en el Concejo Deliberante. Puntualmente, cuestionó que no se haya comparado presupuestos entre productoras para contratar a Jimena Barón y Agapornis y la contratación de un rider.

 

El auditor municipal, Pablo Requejo, inició una investigación por el tema de las contrataciones de artistas nacionales por parte del municipio para la Fiesta Nacional de los Jardines.

La tarea comenzó a partir de la denuncia que planteó en la prensa un particular que el auditor tomó y comenzó a investigar. Luego, elaboró el dictamen que envió esta semana al Concejo Deliberante.

Según decreto 4969/19 con fecha 19 de diciembre de 2019 la contratción de Agapornis a través de Eduardo Bonuccelli, quien actúa como representante de los artistas, demandó al municipio un gasto de 920.205 pesos IVA incluido, donde en su contrato se incluyen aéreos, alojamiento y comidas para 15 personas. Los pagos se efectúan según el contrato directamente a Eduardo Antonio Bonuccelli.

“En este caso es un paquete cerrado el que contrató el municipio”, sostuvo el auditor. “Sin rendir cuentas. Transfiriéndole los montos directamente al representante y no a los artistas”, advirtió.

Planteó que, según información brindada por Fabián Sciola vía email oficial, “la empresa Ilumus brindaba los servicios de Agapornis por 460.000 pesos, más IVA aproximadamente, un total de 556.000 pesos. Este servicio no incluía el servicio de alojamiento, aéreos y comidas”.

“Con respecto a la contratación de Agapornis, la diferencia radica en que el representante Bonuccelli tenía a su cargo el alojamiento, aéreos y comida para 15 personas”, recordó el auditor.

“En principio, se desprende que existiría una diferencia aproximada de 364.205 pesos para que Bonuccelli afronte los costos referidos anteriormente. A esta auditoría no le consta ni puede comprobar cómo se efectuaron esos gastos debido a que el representa se ocupaba de esa gestión y no el municipio”, afirmó en el dictamen el auditor.

Respecto a Jimena Barón, el auditor consignó que según el decreto 4970/19 con fecha 19 de diciembre de 2019, la contratación de esa artista también a través de Eduardo Bonuccelli, quien actúa como representante demandaba al municipio “un gasto de 2.215.631 pesos IVA incluido, donde en su contrato se incluyen aéreos, alojamiento y comidas para 27 personas”.

“Los pagos se efectúan según el contrato directamente a Eduardo Antonio Bonuccelli”, manifestó el auditor.
Diferencias

“Según información brindada por Fabián Sciola vía email oficial, la empresa Ilumus también brindaba los servicios de Jimena Barón por 1.200.000 más IVA aproxidamente, un total de 1.452.000 pesos”, informó. Aunque no incluía el servicio de alojamiento, aéreos y comidas.

Requejo marcó que la diferencia radica en que Bonuccelli tenía a su cargo el alojamiento, aéreos y comida para 27 personas.

Sostuvo que existiría una diferencia aproximada de 763.631 pesos para que Bonuccelli afronte los costos del alojamiento, aéreos y comidas para 27 personas. Sin embargo, el auditor manifestó que “no le consta ni puede comprobar cómo se efectuarían esos gastos debido a que el representante se ocupaba de esa gestión y no el municipio”.

Requejo recordó que Barón no se presentó, pero “el contrato se formalizó y se abonó el adelanto de 1.395.000 monto que según la cláusula décimo primera (enfermedad del artista) ...reintegrará el importe abonado”.

Consignó en el dictamen que el municipio inició el proceso administrativo para obtener el monto transferido.

Además, mencionó con respecto a la contratación del sonido, se había solicitado el 6 de enero pasado el servicio de sonido, iluminación, pantallas led, estructuras y tarimas y fue contratado a Knebel María Marta por 1.500.000 pesos.

Sostuvo que después “por pedido de la artista Jimena Barón se contrata un rider específico solicitado bajo ID 36384 con fecha 21 de enero. Servicio de sonido por 972.000 pesos”.

Requejo explicó en su dictamen que al contrato con la artista que accedió la Auditoría, “este pedido específico (por el rider) no estaba contemplado”.

“La claúsula segunda, que hace referencia a la técnica, es la misma que la del contrato de Agapornis...”, indicó el auditor.

“Es técnicamente imposible determinar si este representante era el más conveniente a la hora de la contratación debido a que brindó oportunamente un cachet incluyendo aéreos, hospedaje y comidas, un paquete cerrado y porque no existían presupuestos formales solicitados por el municipio a otras productoras”, afirmó el auditor.
irregularidad

Indicó que al ser contrataciones directas pueden ser efectuadas “sin solicitar otros presupuestos...” Y advirtió que no hay ordenanzas que regulen este procedimiento.

“De igual manera, la irregularidad de estas contrataciones se pone de manifiesto al no brindarle intervención a la Auditoría Municipal quien podría haber solicitado, por ejemplo, rendiciones de cuentas de los gastos del privado dentro de una cláusula para así poder saber a ciencia cierta, cuáles eran los valores del cachet, comidas, alojamiento y aéreos y poder determinar sin eran convenientes”, advirtió Requejo.

Señaló que no hubo comparaciones entre productoras. Y advirtió que se contrató el rider solicitado por Barón que al no presentarse “no tenía razón de ser”.

Por eso, Requejo concluyó y declaró “como irregular la contratación del rider específico, toda vez que el mismo no se encuentra predeterminado en el contrato de Jimena Barón.


 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.