18
Wed, Sep

El SEGEMAR recomienda un monitoreo en el bosque sumergido de Villa Traful

Sociales
Tipografía

El Servicio Geológico Minero Argentino hizo un análisis ante un posible tsunami que podría afectar la vecina localidad. Aclaró que "no hay dudas de que la ladera se mueve con velocidades entre 10 cm y 36 cm por año". 

 

La Subsecretaria de Defensa Civil y Protección Ciudadana junto al Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR) coordinan tareas de estudio y evaluación en la zona de villa traful en cumplimiento de Ley Nacional 27.287 del Sistema Nacional de Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR).

En relación con la noticia que un posible tsunami podría afectar el paraíso patagónico de Villa Traful, El Segemar presenta una evaluación de los antecedentes geológicos de la zona.

En el marco de su tesis de licenciatura presentada en la Universidad de Buenos Aires, el Lic. Federico Carballo, estudió hace seis años la zona y planteó que la ladera nor-noreste del lago Traful se halla afectada por movimientos lentos, que se evidencian por la sumersión de parte del bosque cercano a la orilla del lago; lo cual es una prueba irrefutable de que la ladera se está moviendo. En geología se denominan movimientos lentos a aquellos que implican desplazamientos del suelo menor a tres metros por año.

Como bien planteó Carballo el movimiento de ladera estudiado es un tipo de los denominados “movimientos de remoción en masa”, y dentro de ellos es clasificado como “deformación de laderas” o “deformación gravitacional profunda”.

Este movimiento es característico de valles que fueron ocupados por un glaciar hace unos 20.000 años atrás, cuya masa generó presiones por carga, por su propio peso, en el fondo del valle y en sus laterales. Cuando el glaciar se retiró debido al mejoramiento climático ocurrieron dos cosas:

a) Se generó el lago Traful debido a la profundización del valle por erosión glaciaria

b) Por pérdida de carga en los laterales del valle se produjo una relajación de las laderas que originó el movimiento denominado deformación gravitacional profunda. Como se dijera antes, las velocidades de estos movimientos son bajas a extremadamente bajas, con frecuencia difíciles de medir.

Fenómenos de este tipo son comunes en los Alpes y la investigación de los mismos muestra que las tasas de movimiento varían en un rango de varios centímetros a unos pocos metros al año; destacando además que las velocidades son variables en tiempo y espacio. La referencia al tiempo es debida a que, en algunos casos, se mueven a velocidades controladas por los niveles de aguas subterráneas en las laderas, acelerándose durante los períodos de lluvias o de fusión de nieve o durante terremotos.

En resumen, no hay dudas de que la ladera se mueve con velocidades entre 10 cm y 36 cm por año. Esta lentitud explica la presencia bajo el agua de los árboles en posición original vertical. Con estas velocidades es muy difícil que se produzca un tsunami, el que eventualmente podría originarse por una caída brusca del material de esa ladera inestable al lago, lo que podría desencadenarse por movimientos sísmicos.

Dada las características mencionadas en esa zona del lago Traful, se considera apropiado evaluar la implementación de un sistema de monitoreo de la ladera inestable, para detectar si el movimiento se estabiliza o se acelera con el tiempo, a fin de prevenir un riesgo geológico mayor.

El SEGEMAR es responsable a nivel nacional del estudio y evaluación de los peligros de origen geológico, tarea que se realiza coordinadamente con el Sistema Nacional de Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR) que funciona en el marco de la Secretaría de Protección Civil dela Nación. En ese contexto y ante una situación que no se considera de riesgo inmediato, el SEGEMAR evaluará los estudios complementarios necesarios, el monitoreo indicado y se programarán las actividades en la región en acuerdo con las autoridades locales, provinciales y nacionales.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.