23
Mon, Oct

Los pescadores neuquinos reclaman más controles contra los furtivos

Sociales
Tipografía

La Asociación de Mosqueros pide a las autoridades de la Dirección de Fauna de la Provincia de Neuquén que castigue el furtivismo. Proponen mecanismos de denuncia inmediatos, como líneas telefónicas para hacer avisos “in situ”, y que se puedan tomar medidas con los ilícitos.

Cansados de reclamar, tiran la línea y aseguran que faltan controles que neutralicen y castiguen el furtivismo. La Asociación de pesca con mosca del Neuquén, de los grupos de pescadores Mosqueros del Limay, Pobres Mosqueros y miles de pescadores que respetan el reglamento de pesca piden a las autoridades de la Dirección de Fauna de la Provincia de Neuquén que los escuchen y que se amplíen los controles.

La situación, denuncian, es evidente y sucede desde hace muchos años. Para la asociación, la ausencia de guarda faunas en muchos de los ambientes de la provincia, motiva una sensación de incertidumbre, vacío y desinterés de parte de la autoridades.

“Tuvimos una reunión con la responsable de fauna. Nuestra queja es siempre la misma: que la provincia no cumple el rol que tiene que cumplir”, dijo el secretario de la APM, Renato Ciruzzi y agregó que cada temporada se venden entre 40 y 50 mil permisos de pesca.

“No nos cruzamos con ningún guardafauna que nos exija el permiso de pesca, salvo lugares emblemáticos donde ya sería muy mala propaganda para la Provincia no cumplir con lo que la ley exige, se producen robos, se pesca en épocas de veda, fuera de reglamento”, establecieron desde la asociación compuesta por 600 pescadores que tiene 21 años.

Los pescadores proponen mecanismos de denuncia inmediatos, como líneas telefónicas efectivas para que se puedan realizar avisos “in situ”, y que se puedan tomar medidas con los ilícitos, que sirvan para cuidar el recurso y proteger a quienes pescan dentro del reglamento.

Si bien tuvieron una reunión hace unos meses, no llegaron a ningún avance y quedaron en volver a reunirse.

La idea era tratar estas y otras inquietudes para llevar a cabo acciones para la próxima temporada que arranca los primeros días de noviembre.

La prometida reunión no se concretó, aunque desde la APMN enviaron vía e-mail el día 21 de septiembre, la solicitud de un encuentro .

El pedido de los especialistas

“Buscamos que se represente el interés de los pescadores, además de la protección del medio ambiente. Que se cumpla el reglamento, que no se sacrifiquen piezas”.

Para la asociación, la ausencia de guardafauna motiva una sensación de incertidumbre, vacío y desinterés de parte de la autoridades.(AN-Río Negro)