28
Sun, Feb

Sciola y el juicio político a Brito: “Tardó casi un año, pero se hizo justicia”

Sociales
Tipografía

Fue el primero que denunció la existencia de supuestas irregularidades en las contrataciones de Jimena Barón y Agapornis para la Fiesta Nacional de los Jardines por parte del Municipio.

 

“Lo que creo es que se hizo justicia”, respondió Fabián Sciola, cuando se le pidió una opinión sobre el veredicto de la sala juzgadora que declaró culpable al secretario de Economía municipal, Daniel Brito, por mal desempeño. “Tardó un año casi, pero se hizo justicia”, insistió.

En declaraciones a LA ANGOSTURA DIGITAL recordó que cuando se originó el problema con la contratación de artistas para la edición del año pasado de la Fiesta Nacional de los Jardines “fue muy extraña la actitud de este hombre defendiendo esa contratación de Jimena Barón y de Agapornis habiendo otras alternativas más económicas para el Municipio y populares”.

Rememoró que él había presentado un proyecto con espectáculos más populares para la edición 2020 de la Fiesta Nacional de los Jardines.

“Había una diferencia entre lo que nosotros habíamos averiguado y los valores que a ellos (por funcionarios del Ejecutivo) les pasaron”, mencionó Sciola.
Dijo que cuando él fue a verlo a Brito para presentarle su proyecto “nos dijo que ya estaba cerrado el contrato” con otra productora.

Sciola afirmó que en ese momento “Jorge “Filu” Arakelian llevó la propuesta de Jimena Barón y Agapornis “con ese productor con el que ya había trabajado”.
Arakelian se desempeñó hasta el 10 de diciembre de 2019 como subsecretario de Cultura en la gestión del entonces intendente Guillermo Caruso.
Después, siguió como funcionario en las primeras semanas de gestión del intendente Fabio Stefani.
 
“Estaba todo armado”
 
Sciola sostuvo que no le dieron intervención al entonces subsecretario de Cultura, Alberto Hernández. “Dijeron que ya estaba todo armado”, aseveró. Dijo que en ese momento sospechó porque “era mucha plata” la diferencia entre contratar al productor que había contactado Arakelian y los presupuestos que a él le habían pasado otros productores.

“Yo pedí presupuestos en dos productoras para ver qué números nos pasaban”, contó. “La propuesta era por la mitad de la plata y había mejores artistas”, afirmó Sciola.

Dijo que cuando asumió Stefani lo había convocado para trabajar como coordinador del área de Cultura del municipio. Pero explicó que no llegó a asumir porque “me echaron antes”.

Sciola opinó que si Arakelian hubiese estado en funciones también tendría que haber sido enjuiciado políticamente, porque “Filu ya venía trabajando con ese productor y fue el primero que hizo el contacto”. Lamentó que hicieron todo en el momento que no estaba el auditor municipal.
“Para mí es un orgullo que después de un año se decidiera esto (por la condena a Brito)”, enfatizó.

Aclaró que no puede decir si alguien del municipio “robó o no robó, pero sí que la contratación fue totalmente irregular”.
Opinó que lo que ocurrió ahora con el juicio político servirá de antecedente y consideró que el auditor “tiene que estar ahí controlando las contrataciones”.
 
Lo que planteó el auditor
 
Justamente, el auditor Pablo Requejo inició a mediados de febrero del año pasado una investigación administrativa porque detectó que, según decreto 4969/19, de 19 de diciembre de 2019, la Municipalidad contrató -a través de Eduardo Bonuccelli, a Agapornis por 920.205 pesos, IVA incluido, con pasajes aéreos, alojamiento y comidas para 15 personas incluidos.

Después, Requejo mencionó en un dictamen que la Municipalidad había contratado a Jimena Barón, por intermedio de Bonuccelli, por 2.215.631 pesos, IVA incluido, con los pasajes aéreos, alojamiento y comidas para 27 personas.

Requejo indicó en esa ocasión que Sciola había informado vía email oficial en esa oportunidad que  “la empresa Ilumus brindaba los servicios de Agapornis por 460.000 pesos, más IVA, aproximadamente, un total de 556.000 pesos”, sin cubrir los costos del alojamiento, los pasajes aéreos y las comidas de 15 personas.

El auditor citó en esa ocasión que Sciola le había informado vía email oficial, que la empresa Ilumus también brindaba los servicios de Jimena Barón por 1.200.000 más IVA, aproximadamente, un total de 1.452.000 pesos”, sin alojamiento, los pasajes aéreos y comidas para 27 personas.

Al final, Jimena Barón no actuó y la Municipalidad recuperó los 2.215.631 pesos del contrato, pero quedaron pendientes unos 800.000 pesos. Por eso, el Municipio demandó al productor para recuperar esos recursos.

Las irregularidades en esos contratos fueron uno de los cargos que los concejales de la sala juzgadora tomaron en cuenta para declarar culpable a Brito por mal desempeño.