04
Sat, Apr

Una pareja de angosturenses hacen máscaras de protección facial para el personal de salud

Sociales
Tipografía

La iniciativa surgió de María Luján “Luli” Aldea y su esposo Segundo Arroyo, que tras hacer las consultas necesarias, se pusieron a fabricar las protecciones como una forma de colaborar en esta emergencia sanitaria que vive el país.

 

En tiempos de cuarentena obligatoria, afloran las ganas de ayudar y la semilla de la solidaridad germina en todos lados. Un mensaje del intendente de Pinamar en la red social Twitter movilizó a María Lujan “Luli” Aldea y su esposo Segundo Arroyo, a elaborar máscaras de protección facial con la idea de entregárselas al personal de salud de Villa La Angostura.

Tenían las ganas y, principalmente, una impresora 3D e insumos.

Allí comenzaron a buscar información y se contactaron con el intendente de Pinamar. “Tengo una impresora 3D. Quisiera, si se puede, hacer para mi pueblo. Tienen el archivo? Es el material común de la impresora? Dónde puedo saber más?”, fue el mensaje que “Luli” Andrea envió al jefe comunal, que no tardó nada en responder.

El jefe comunal les pasó el contacto del responsable de fabricar las máscaras en esa ciudad de la provincia de Buenos Aires. La cadena de la solidaridad estaba en marcha.

“Al toque me incluyeron en un grupo de makers, que es de gente de todo el país que tiene impresoras 3D y se está agrupando por zonas”, explicó. “Entonces, entran médicos y piden máscaras”, comentó.

Habían entrado a un mundo desconocido. A las pocas horas estaban imprimiendo las primeras máscaras y dijo que tenían material para hacer 20 máscaras completas, pero lo que necesitan para poder seguir adelante con la iniciativa es acetato.

Es el material que colocan en el frente de la máscara y que protege al personal de salud.

En declaraciones a LA ANGOSTURA DIGITAL contó que tienen material para imprimir unas 80, pero necesitan acetato o radiografías viejas que se pueden lavar con lavandina para que tomen un color azulado.

Aldea describió que las máscaras funcionan como protectores y el personal médico lo utiliza arriba de la protección habitual. Además tienen un espacio para evitar que se empañen y se pueden lavar y desinfectar.

Aldea reveló que ya les pidieron 4 para el centro médico San Camilo. Para ajustar les colocan unas bandas elásticas.

“La máquina está prendida todo el día”, relató, sonriendo. Dijo que una vecina, Mónica, colaboró con el acetato y lograron imprimir 12 hasta el momento.

Dijo que si hay vecinos que quieren colaborar con materiales que se comuniquen con ella al 154808628.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.