25
Wed, Nov

Tantas expectativas como dudas de cara a la próxima temporada de verano en Villa La Angostura

Turismo
Tipografía

En su entrega habitual para La Angostura Digital, Juan Aubert plantea la incertidumbre existente de cara a la próxima temporada de verano y la apertura para la llegada de turistas a la localidad y a la región.

 

Hay dos fuerzas reprimidas: la oferta turística y la demanda de vacaciones. Los servicios ociosos y la gente, ávida de buscar un poco de paz y naturaleza, es decir nodos de bienestar en este año tan atípico.

En los umbrales del inicio de la temporada turística en todo el país, estás dos fuerzas reprimidas por más de siete meses, parecen desdibujarse y, con ello, el motor que podría devolver la esperanza a tantos miles de argentinos.

La mayor dificultad por la que atraviesan los privados es la ineficiencia de los gobiernos porque los prestadores ya están listos desde hace mucho tiempo. Un país que prohíbe la circulación interna, tremendo error que se siga prorrogando, provincias que manejan a piacere sus protocolos y municipios superados por tanta confusión en la gestión y en la comunicación que, en lugar de ser clara y concreta, transmiten la misma incertidumbre.

Siempre es bueno recordar que en el mundo se han cometido las atrocidades más aberrantes con la humanidad en nombre “de” y las sociedades han permanecido inmovilizadas, paralizadas por los miedos. ¿No será este un ensayo más? Que ahora, en nombre de la “salud” y para “cuidarnos”, nos quitan las libertades mínimas y llevan a la República a un reduccionismo fatal.

Críticas y desacuerdos en la gestión de la cuarentena 

La anarquía está presente. Provincias cerradas que no dejan ingresar a sus propios residentes, falta de conectividad, fronteras que se abren, pero sólo es humo, municipios con restricciones extremas contribuyen a reafirmar esta frase.

Es cierto que esta pandemia nos ha encontrado desprovistos e incluso los mismos funcionarios nacionales creían que no llegaría, pero la gestión de la cuarentena tan extensa fue un fracaso, solamente mirando las estadísticas, sin realizar valoración cualitativa.

Sería un tremendo error que Argentina se dé el lujo de perder otra temporada. Caeríamos en un colapso, dado que el sector turístico ya no puede sobrellevar una vez más la pesada carga de estar inactivo. Se hace necesario recordar la importancia del turismo en la composición del PBI, dónde un cuarto es aportado por este sector.

La alternativa del Previaje para fomentar el turismo en 2021 

El plan Previaje es una alternativa innovadora, aunque la falta de un procedimiento coordinado por el gobierno nacional que oriente, regule y establezca con claridad, mecanismos de seguridad sanitaria a todos los destinos turísticos, genera mayor confusión en quienes quieren viajar y en aquellos que quieren ofrecer sus servicios.

Desde el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, se están estableciendo hospitales móviles en los principales centros turísticos del país. Si Villa La Angostura estuviera incluida, sería más que un aporte sustancial para colaborar con el hospital local, en el que su director parece no tener un rumbo que contemple una visión inteligente.

El esfuerzo del Estado para mantener en pie la actividad turística no ha sido menor pero ya está agotado. Hay que generar una alternativa inteligente que permita un paso seguro y responsable en todo el país. 

El panorama de la provincia claramente hasta momento no es alentador y ha dejado atrás muchas iniciativas que, a la luz de los hechos, fueron sólo eso. Hospitales de Neuquén, San Martín de los Andes, Bariloche prácticamente colapsados. Las Microrregiones cerradas, claramente hay un trabajo y mucho esfuerzo, pero el enfoque sanitario y turístico es muy sesgado, transmitiendo hacia los municipios demasiada carga y mayor fluctuación.

La hospitalidad del angosturense 

El sector privado, que ya está listo para recibir al turista y cuanta con sus protocolos desde hace tiempo, centra su mayor preocupación en la burocracia y el atosigamiento al turista, con medidas restrictivas y de controles innecesarios. También en el manejo del sistema de salud, en el caso de producirse un brote en pleno proceso.

Algunos empresarios piensan en aplanar el mes pico de ocupación, que es enero, y tratar de escalonar sus reservas para febrero y marzo, que son excelentes meses también para disfrutar de un clima increíble en Villa La Angostura. Otros se encuentran inseguros en abrir sus establecimientos, dado que, si hay un cupo de ocupación, sus establecimientos de 10 habitaciones, por ejemplo, al ocupar el 50 % sus ingresos no cubrirían sus costos.

“El turista viene a disfrutar del aire libre y las bellezas del espacio que le ofrece nuestro destino, no a que le compliquen la vida, que ya la tiene complicada desde hace 8 meses”, comentaba otra prestadora local.

Aunque no lo acepto, debo reconocer que por un tema sanitario se deben obtener datos previendo una complicación, pero con los recursos tecnológicos que hoy existen: con un código de barras o una aplicación, lectores QR, debiera agilizarse el trámite de ingreso y egreso de los turistas, asegurando precisión, certeza. Sobre todo, ser cordiales anfitriones, por lo que los protocolos deben ser parejos para todos, claros, concisos, simples, sin vueltas, en donde el turista pueda relajarse desde el mismo momento que pasó ese control. Recordemos que todos somos anfitriones de un destino, pero en este caso el Municipio debe ser el primer ejemplo. 

Una prueba para no desperdiciar 

La Inminente apertura de la temporada de pesca y arribo de los primeros turistas de segunda residencia debería ser un ensayo para asegurarnos el tratamiento de ellos y los próximos turistas, cuando se abra la temporada de verano. Por lo que aquí se correspondería centrar el foco en una buena difusión entre la población de los protocolos a respetar y cumplir. Incentivar a los turistas a las compras electrónicas en los supermercados locales, en los deliberies para evitar aglomeraciones en espacios cerrados.

Convencer a la población local de que necesitamos de los turistas, que debemos atenderlos amablemente y no discriminarlos por su lugar de origen. Todos debemos aprender a convivir en esta nueva forma, con el cuidado individual y mucha responsabilidad social, con respeto por el otro, aprendiendo a respetarse en primer lugar.

 

Juan Aubert

Anfitrión turístico

www.anfitriones.com.ar

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.