19
Sat, Sep

Villa la Angostura enfrenta un escenario complejo para la próxima temporada de verano

Turismo
Tipografía

Ante la incertidumbre del futuro a corto y mediano plazo, sumando a la crisis económica que se agudiza con el correr de las semanas, Juan Aubert analiza la situación de nuestra localidad y el turismo. 

 

Hace un tiempo me refería a la crisis que atraviesa la actividad económica y señalaba que muchas actividades movilizadoras de la economía argentina estaban padeciendo las consecuencias de meses de escasa o nula actividad, en especial el sector turístico. En los destinos esencialmente vinculados a esta actividad, como es nuestro caso, este parate impacta de lleno en la economía de toda la ciudad, donde la hotelería atraviesa una crisis sin precedentes, y la situación pone en riesgo los puestos de trabajo.

Han pasado algunos meses y, a esta situación, se le ha sumado el miedo y la incertidumbre. Miedo porque los gobiernos no se animan o no encuentran la forma de cómo salir de la cuarentena; incertidumbre por la falta de horizontes claros para los empresarios del turismo en cómo volver a movilizar la actividad. Sumado al hartazgo de un amplio porcentaje de la sociedad, ante las medidas adoptadas por las autoridades y la desconfianza que genera la confusa comunicación oficial.

Es una situación compleja que genera diferentes estados de ánimos en la sociedad y particularmente en el sector local. Pareciera que cuesta aceptar que vamos a convivir con este virus y lamentablemente otros. Es lo que viene, producto de las mezquindades humanas, de intereses económicos y políticos que circulan por el mundo. A mi juicio, esta última es la pandemia original, que desafortunadamente recae en el que nada tiene que ver con lo señalado.

Refiriéndome al sector turístico y comercial, nos encontramos con diversas posturas: todo se ve negativo, otros hacen la plancha, y otros demuestran una actitud innovadora, mirando para adelante porque en su visión de liderazgo han avizorado los cambios que se avecinan y que serán inexorables, porque la pandemia los ha acelerado. Es cierto que los gobiernos han colaborado con el sector y los que han podido acceder a esos beneficios, relativamente la sobrellevan pero es un error inmenso quedarse en esa postura conformista.

Una apreciación retrospectiva nos conduce a señalar los hechos que han atravesado a la sociedad en general de VLA en las últimas temporadas y, en particular el sector turístico: el invierno 2019, debido al temporal de nieve y el impacto del derrumbe y corte de ruta 40 sobre la economía local, luego se le sumó el fenómeno de la ratada y específicamente esta temporada de invierno totalmente perdida. Es decir, la rentabilidad empresarial y los ingresos de quienes viven del turismo, ha sido afectada desde largo tiempo en Villa La Angostura.

Viendo los acontecimientos, la comunidad, compromisos políticos, falta de sentido común o miedo de las autoridades provinciales y nacionales, me surgen los siguientes interrogantes: ¿Peligra la temporada de verano en la provincia de Neuquén? ¿No será el momento para pensar otras alternativas más inteligentes y dejar responsabilidades de manejo a los gobiernos locales? ¿No será el momento de confiar en aquellos sectores de la sociedad, que están responsablemente asumiendo el compromiso social y a su vez empresarial? ¿No será el momento de que los gobiernos coadyuven, generando confianza, en las comunidades? Frente a esto ¿Qué pasará con el próximo evento de K 42 y demás competencias de montaña? ¿Cuál es el rol que cumple el Enviatur? ¿Es necesaria su continuidad o hay que pensar en una forma de gobernanza diferente?

Plan de reactivación turística en la Provincia

De acuerdo al plan de reactivación turística de la Provincia, previsto en 10 etapas, si ahora nos encontramos en la etapa 3, ¿Llegaremos antes del verano a la 10, para que los establecimientos puedan abrir?

Es alentadora la reactivación de la microrregión Villa La Angostura, San Martín de los Andes, Junín de los Andes y Villa Traful, dado que no cuentan con casos positivos de COVID-19, que su población pueda circular libremente y de esa manera poner en movimiento las economías locales. Claro que, siendo cautos frente a la situación de ciudades cercanas, cuyos focos vienen en ascenso, pero ésto, no nos tiene que paralizar, en tal caso el foco deberá ponerse sobre la población de riesgo y no sobre toda la comunidad.

No seamos ingenuos, el virus circulará tarde o temprano por toda la población. Hay que convivir con todas las precauciones del caso, con las medidas de bioseguridad en cada hogar, en cada establecimiento, en cada prestador ¡La vida continuará de todos modos!

Por ello, planteo con todo entusiasmo y respeto, que miremos para adelante y aprovechemos las oportunidades, no nos estanquemos.

Si la gobernanza local se une, saldremos rápidamente de esta situación, generando un replanteo del rumbo turístico a largo plazo.

En las últimas semanas estuve conversando con propietarios y directivos de diferentes establecimientos de Villa La Angostura y fuimos coincidiendo en una mirada estratégica para la reactivación del turismo local.

PRIMER GRAN DESAFÍO: EVITAR EL QUIEBRE DE EMPRESAS.

  • Para ello es fundamental la aprobación de la Ley de Emergencia Turística a nivel Nacional y Provincial ( a mi criterio corre riesgos de no aprobarse)
  • Reconvertirse de manera inteligente, reinventarse, centrándose en la gestión de sus costos y comercialización (tarifas flexibles, con plazos de utilización, como ejemplo)
  • Tish (tasa de inspección de seguridad e higiene) Electricidad (EPEN) GAS (CAMUZZI) Los tres fueron un pedido especial de la AHRVLA, de eximición que las respectivas autoridades no le dieron curso.
  • Bien podrían ser subsidiadas con devolución en mejores temporadas o posponer sus vencimientos sujetos a la reactivación del sector.
  • Hacer honor a la principal actividad económica privada local

Su caída producirá en efecto cascada en toda la ciudad, incluyendo al sector público que dejará de percibir sus impuestos.  

SEGUNDO GRAN DESAFÍO: ES EL LABORAL.

La reconversión y adecuación empresaria, con el acompañamiento del Estado, movilizará la economía local nuevamente, posibilitando lograr la ocupación de los aproximadamente 1.500 puestos de trabajo del sector, en temporada alta.

Apoyo a los pequeños emprendimientos locales

Fomentar iniciar otros en base a estudios de mercados relacionados con la economía local productiva, artesanal, cultural, etc.  

TERCER DESAFÍO: ES EL TURISMO DE NATURALEZA

Los turistas estarán muy atentos a los destinos sostenibles, no sólo por sus entornos, sino por sus acciones concretas.

  • Villa La Angostura debe ser una marca referencial de un Destino Verde
  • El mundo está buscando este tipo de destinos y Latinoamérica ha sido elegida, frente a los cambios que se han producido en Asia
  • Mayor fiscalización y coordinación de los organismos, tanto del sistema ambiental como habilitaciones de nuevos emprendimientos
  • Concientización de la comunidad
  • Concientización del turista
  • Creación del Instituto de calidad turística local.
  • El cuidado del ambiente, también induce a reducir costos empresarios
  • Posicionar a Villa La Angostura como un destino *seguro, con programas especiales para todas las personas (comprendiendo a todos los géneros) * por la poca incidencia del virus hasta el presente, pero fundamentalmente por seguridad ciudadana y contención en la atención al turista)  

CUARTO DESAFÍO: DIGITALIZACIÓN DE SERVICIOS Y MEJORAMIENTO DE LA INFRAESTRUCTURA

  • Diseño de nuevas formas estratégicas de servicios al turista y visitante.

(En marcha una app y adecuación de la página web, por parte de la Secretaría de Turismo local)

  • Recibimiento del turista en puestos estratégicos del ingreso a Villa La Angostura (en proceso por parte de la STL).
  • Desarrollo de la conexión digital y WIFI gratuito en la ciudad.
  • Tendido eléctrico subterráneo.
  • Estricto control de calidad y caudal de agua corriente.
  • Asfaltado de las calles, mediante un plan progresivo y regulador.
  • Mejoramiento y construcción de veredas.
  • Digitalizar los servicios al turista por parte de los prestadores y establecimientos turísticos (Ejemplos: web check in/out, menús digitales, llaves, llaves para desayunar etc. (hoy ya hay un establecimiento que lo ha hecho).
  • Incentivo para aquellos emprendimientos con normas de triple impacto.
  • Fomentar una central de reservas locales (en marcha por la AHRVLA).
  • Planificar en comunidad (Gobernanza local).
  • Reducir la polución visual, al tiempo de diseñar indicadores más precisos.
  • Acondicionar los senderos con nuevas formas de indicación para su interpretación para todas las personas.
  • Mejorar la ubicación de depósitos para los residuos – es decir armar un circuito dispuesto de tal modo que sea inevitable su uso y posterior recolección.
  • Educar al turista y residentes locales sobre las buenas prácticas.
  • Turismo accesible e inclusivo.
  • Destino Inteligente.
  • Policías ambientales o ciudadanos fiscales de los bosques y el ambiente.  

QUINTO DESAFÍO: AMPLIAR LA OFERTA DE ACTIVIDADES LOCALES

  • Estimular a los prestadores locales a generar valor agregado a sus ofertas
  • Ampliar la oferta de aquellas nuevas expresiones de experiencias, que produzcan vivencias inolvidables del turista en la convivencia local.
  • Fomentar el consumo de productores locales, actividades saludables, eventos gastronómicos con identidad local y regional, no sólo para el turista sino para producir movilidad regional entre las comunidades cercanas.  

SEXTO DESAFÍO: DEBEMOS APRENDER LAS LECCIONES

  • El turismo de bienestar y de salud puede ser una oportunidad para enfrentar enfermedades mentales, trastornos alimenticios, de ansiedad, etc. Es una oportunidad para todos las personas, varones, mujeres otros géneros, aquellas con discapacidades, familias.
  • Valorar la enorme importancia del turismo interno y externo.

Esta experiencia debe ser la oportunidad para replantearnos las acciones a seguir y si fuera necesario comenzar de nuevo. Es la oportunidad de diseñar un destino sostenible a largo plazo. Miremos nuestro entorno y aprendamos a compartirlo con el turista del mañana y demos un ejemplo a las generaciones venideras.

Tengamos un profundo respeto por la responsabilidad social, pero abandonemos los miedos, asumiendo las trasformaciones que ya están en marcha.

 

Juan Aubert

Villa la Angostura

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.