22
Fri, Oct

El ranking de las razas de perros más inteligentes

Blog de Mascotas
Tipografía

Tienen capacidad de recordar sin necesidad de practicar las pruebas repetidamente. Responden a la primera orden el 95 % de las veces como mínimo. Además tienen una rápida respuesta aunque sea a una cierta distancia. 

 

Las 10 razas con la inteligencia funcional y de obediencia más alta. Menos de cinco ejercicios para entender ordenes nuevas. Aprenden correctamente siendo adiestrados por entrenadores relativamente inexpertos.

1. Borde Collie.

2. Caniche o Poodle.

3. Pastor Alemán.

4. Golden Retriver

5. Doberman.

6. Pastor de Shetland.

7. Labrador Retriever.

8. Papillón.

9. Rotweiller.

10. Cattle Dog Australiano.

De 11 a 26: Perros de trabajo excelentes. Aprendizaje de órdenes sencillas entre 5 y 15 repeticiones del ejercicio. Recuerdan con facilidad pero mejoran con la práctica. Responden a la primera orden sobre el 85 % de las veces. Para órdenes más complejas necesitan más tiempo. Posiblemente a una cierta distancia del dueño tarden un poco en responder. Prácticamente todos los entrenadores podrán obtener buenos resultados de ellos.

11. Pembroke Welsh Corgi

12. Schnauzer Miniatura, Jack Russell

13. Springer Spaniel Inglés

14. Pastor Bélga Terviuren

15. Pastor Belga, Schipperke

16. Collie, Keeshound

17. Pointer Alemán de pelo corto

18 .Cocker Spaniel Inglés, Flat Coated Retriever, Schnauzer Mediano

19. Spaniel Bretón o Brittany

20. Cocker Spaniel Americano

21. Weimaraner

22. Bernes de la Montaña, Pastor Bélga Malines

23. Pomerania

24. Irish Water Spaniel

25. Vizsla

26. Cardigan Welsh Corgi

De 27 a 39: Perros de trabajo con un nivel superior a la media. Necesitan entre 15 y 30 repeticiones para aprender un ejercicio. Prácticas adicionales del ejercicio en las primeras fases del aprendizaje lo mejoraran. Una vez aprendida una orden normalmente la retienen. Suelen responder a la primera un 70 % de las veces o más. El comportamiento es parecido a los perros del grupo anterior pero con una cierta inseguridad y demora en la respuesta. Si el dueño está muy lejos, el perro no reaccionará a la orden. Un adiestramiento inconsecuente, de baja calidad o con demasiada severidad e impaciencia no logrará buenos resultados.