20
Thu, Feb

“Los megaincendios pueden generar las temidas "tormentas de fuego"

Los grandes incendios crean nubes de fuego o pirocumulonimbus produciendo rayos secos y nuevos incendios- crédito BoM
Carta de lectores
Tipografía

Norberto Ovando expresa "los megaincendios pueden generar las temidas "tormentas de fuego", incendios tan intensos que generan sus propias tormentas. Estas tormentas son increíblemente difíciles de predecir porque los incendios son difíciles de predecir. Las tormentas de fuego se están volviendo más comunes debido al calentamiento global".

 

Sr. Director:

Una de las consecuencias del cambio climático, el calentamiento global, está adelantando las temporadas de incendios y haciendo que terminen más tarde.

El aumento de las temperaturas y la sequía debido al cambio climático provocarán un incremento de la incidencia y la intensidad de incendios de la vegetación, así como de las superficies afectadas por ellos. A su vez, las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el aumento de incendios de la vegetación puede agravar el cambio climático.

Los incendios actuales son más grandes, más rápidos, más intensos y más incontrolables. Estamos realmente en una nueva realidad de incendios forestales.

La Data recibida de la Global Forest Watch Fires (GFW Fires) señala que, durante el año 2019, se produjeron más de 4,5 millones de incendios en todo el mundo, mayores de un kilómetro cuadrado; superando en más de 400.000 incendios de los registrados en 2018.

La nueva generación de incendios forestales de alta intensidad de los últimos años conocidos como GIF (Grandes Incendios Forestales) se han convertido en una prioridad ambiental y un problema que ha alcanzado la categoría de emergencia social, y requieren de un cambio en el modelo tradicional de gestión de los fuegos.

Los investigadores se han pronunciado que actualmente existen dos tipos fuegos: los “incendios forestales normales” y los “eventos extremos de incendios forestales”.

Los grandes incendios forestales, como los de la Amazonía, la Chiquitania boliviana o el de Australia son tan grandes que generan su propio clima, en forma de tormentas gigantes que provocan más incendios.

Los intensos incendios generan humo, obviamente. Pero su calor también puede crear una corriente ascendente localizada lo suficientemente potente como para crear sus propios cambios en la atmósfera de arriba. 

Estos incendios forestales tan devastadores han alimentado su propia furia al crear nubes de tormenta capaces de producir rayos secos, vientos violentos, granizo negro e incluso un tornado de fuego.

Incendios de sexta generación

El fuego, como si fuera un virus, ha mutado y todavía no se está preparado para enfrentarse a la virulencia de los incendios de sexta generación. Son fuegos que superan la capacidad de extinción de las brigadas de ataque.

Ramón María Bosch, coordinador del Comité de Defensa contra Incendios Forestales de Tecnifuego explica que esta nueva tipología de incendios se diagnosticó a raíz del estudio de los ‘superincendios’ que asolaron en 2017 Portugal, Sudáfrica, California en USA y también Chile.

Estos incendios de sexta generación, crean situaciones de tormenta de fuego extremadamente peligrosas: el cambio climático genera bosques totalmente estresados y disponibles para quemar. Así, la intensidad de las llamas liberada en estos casos permite al incendio dominar la meteorología de su entorno creando condiciones de tormenta y propagación extremas.

Se generan condiciones en las que se libera tal nivel de energía que el fuego tiene capacidad de modificar las características meteorológicas a su alrededor y crear lo que denominamos una tormenta de fuego, que conduce el incendio, generando aceleraciones, rayos, nuevas igniciones y, sobre todo, vientos erráticos que hacen imprevisible su rumbo.

Los incendios forestales han llegado a su plenitud. Los equipos de extinción estaban familiarizados con los «pirocúmulos» pero, durante los últimos años se han topado con los  «pirocumulonimbus», muros de humo que pueden llegar hasta15 km de altura o más. Puras tormentas de fuego. Una magnitud ante la que no pueden luchar y que superan el potencial extintivo del hombre con tremenda suficiencia.

Nubes de fuego 

Estos incendios forestales tan devastadores han alimentado su propia furia al crear nubes de tormenta capaces de producir rayos secos, vientos violentos, granizo negro e incluso un tornado de fuego. 

Estas nubes de tormenta son especiales, se trata de un tipo de cumulonimbus cuya génesis está directamente ligada al calor liberado por los incendios. A estas “nubes de fuego” se las conoce como «pyrocumulus», cuando la corriente de aire ascendente es muy poderosa la nube se puede elevar hasta 16 kilómetros de altura y pasa a ser una nube «pyrocumulonimbus» (pyroCb), o «cumulonimbus flammagenitus» según la actualización del año 2017 del Atlas Internacional de Nubes publicado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

La intensidad de las llamas liberada en estos casos permite al incendio dominar la meteorología de su entorno creando condiciones de tormenta y propagación extremas. Son incendios que liberan grandes cantidades de energía generando nubes convectivas a capas altas de la atmosfera (los pyrocumulonimbus) que a través de procesos de downdraft o colapso de la columna convectiva van a alimentar el crecimiento errático y sorpresivo de estos fuegos.

Las nubes convectivas presentan un gran desarrollo vertical de gran inestabilidad por el calentamiento de su base y el enfriamiento de su cima, lo que origina la mayor parte de tempestades que observamos. En el caso de los incendios, por columna convectiva se conoce la hilera de gases, humo y partículas que asciende desde un fuego y, al enfriarse en las capas altas, se desploman, provocando un efecto multiplicador en la expansión del incendio, y cientos de nuevos focos secundarios.

Estas nubes han elevado el humo a alturas inusuales en la atmósfera. El satélite Calipso observó el 5 de enero de 2020, que el humo alcanzó entre 15 y 19 kilómetros de altura, alcanzando la estratósfera.

Conclusiones 

El cambio climático contribuye a un aumento dramático en el daño de los incendios forestales, pero una mejor gestión de los bosques podría mitigar el problema.

La problemática de la nueva generación de incendios forestales es compleja, por lo que las soluciones deben apuntar en diferentes direcciones. Hay que establecer una política de prevención de esta nueva era en incendios forestales, abordando las causas que originan los incendios y las que lo propagan. Resulta evidente que no se puede seguir con un modelo obsoleto y que es momento de cuestionar los principios en los que se basa ese modelo tradicional de gestión de incendios.

Por otro lado, es fundamental que las administraciones nacional, provincial y municipal cumplan con la normativa y que además realicen campañas de sensibilización a la población para crear comunidades “adaptadas al fuego”. A su vez, resulta necesario que estas administraciones destinen recursos a la investigación de las causas para poder plantear soluciones.

"Tenemos que mirar hacia el pasado para entender nuestra relación actual y futura con la actividad del fuego", dice Jennifer Balch, del Centro Nacional de Análisis y Síntesis Ecológicos.

 

Prof. Norberto Ovando

 Presidente y **Coordinador Área Patagónica

Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN)

Expertos Comisiones Mundial de Áreas Protegidas (WCPA) y,

Educación y Comunicación (CEC)

Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN)

Fire Ecology Research Group/UNU

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.