30
Sat, May

“Travesía al bosque de Arrayanes, un descontento tras otro”

Carta de lectores
Tipografía

El vecino Juan Segundo Díaz Dopazo escribe ante la mala experiencia que pasó al querer disfrutar de uno de los paseos más tradicionales de Villa la Angostura.

 

Sr. Director:

Travesía al bosque de Arrayanes: Un descontento tras otro.

Mensaje: No puedo enumerar la cantidad de veces que visité el bosque de Arrayanes. Desde que tengo memoria, recorro el sendero caminando o en bicicleta y siempre vuelvo con una sonrisa. El lugar en cuestión es increíble: un oasis de hermosos Arrayanes tras un arduo camino por el bosque, que afortunadamente, conforma uno de los motivos por el cuál turistas de todo el mundo conocen nuestro pueblo.

Hoy, Sábado 29 de Febrero no tuve la suerte de poder disfrutarlo como otras veces. Un descontento tras otro, que de a poco me borraron la sonrisa del rostro.

Primero, me acerco a la cabina de la Brava para sacar pasaje en catamarán (ya que el plan era ir navegando y volver en bicicleta) donde me trataron de una manera muy desagradable. Tal fue el desagrado, que decidí no aprovechar el descuento al residente, y abonar $400 más por pasaje para viajar con Greenleaf.

Luego de llegar y pasar el día en la playa, comenzó nuestro camino de regreso al pueblo. Desafortunadamente, también fue interrumpido por un grupo de gente de Parques, quienes tras el uniforme (que parece que en este pueblo otorga algún tipo de poder para tratar mal al visitante) nos pidieron pase y documento para corroborar si eramos o no locales de la peor manera posible.

Ya llegando al final, tuvimos que atravesar un nuevo sistema de doble puerta corrediza que no permite la entrada de animales. Casi poniéndome contento por los avances en "infraestructura" del parque, me doy cuenta que mi cara estaba a centímetros de ser cortada por un alambre de púas que oscilaba peligrosamente sobre la segunda puerta.

Me pone realmente triste que el énfasis que existe en el sistema de pases y en cobrar a los turistas por su visita, no esté reflejado en la seguridad y el mejoramiento del recorrido y siempre se haga todo con la mediocridad que tanto caracteriza a la Argentina.

- Por fin se terminó la bicicleteada! Descansemos tomando una Coca Cola mirando el lago. - Dijo mi novia con entusiasmo. OK. Cuando voy a estacionar la camioneta al predio previo al ingreso del parque, otro vehículo mal ubicado, ocupaba el espacio que podrían haber llegado a utilizar, por lo menos, tres autos. Nadie controlando.

Espero que mi relato sea publicado, y que modifiquemos algún día nuestra gestión del entorno natural que nos rodea. Ojalá sea más grata tanto para el turista, como para el residente.

Atte.

 

Juan Segundo Díaz Dopazo

D.N.I. 39.832.373

Villa la Angostura

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.