22
Fri, Oct

Hoy inauguro / Mañana liquido

Económicas VLA
Tipografía

Llama la atención la dinámica comercial de Villa La Angostura, es constante la apertura de nuevos locales que sin pena ni gloria desaparecen a los pocos meses , algunos con buenas ideas que uno imaginaba podrían prevalecer, otros con rubros trillados y con mucha competencia asentada que daban evidencia no iban a perdurar.  

No puedo dejar de preguntarme, hasta que punto estudiaron el negocio: fue realmente planificado?, estudiaron el mercado?, calcularon cual debería ser el nivel de ventas para cubrir los costos fijos?, consideraron en cuanto tiempo recuperarían la inversión inicial? Todas estas preguntas se reducen a una sola: crearon un plan de negocio?.

Este proceso que a priori puede parecer aplicable solamente a empresas o proyectos de cierta importancia, cabe a cualquier emprendimiento por mínimo que sea: un kiosko, venta de insumos de tecnología, una empresa de servicios de limpieza, una fábrica de dulces artesanales.

Es que suena lógico que antes de mover las fichas y arriesgar todos los recursos que tenemos, hagamos un ejercicio intelectual, un diagnóstico que requiere un mix de planeamiento, investigación, simulación de escenarios y algunos cálculos por supuesto!.

Dedicarle el suficiente tiempo y energía a esta primera etapa puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso. Además, un correcto plan de negocios también servirá de “equilibrante emocional” ya que si fracasamos fue al menos por un factor no previsible y si tenemos éxito se debió a cuestiones que conocemos y manejamos y no por casualidad!. No hay chances de improvisar, y si improvisamos debe ser sobre una base de conocimiento. Hasta en el jazz se improvisa sobre progresiones, escalas e inversiones super estudiadas, improvisar no es lo mismo que no conocer.

Un plan de negocios analiza el objetivo del emprendimiento, las fortalezas y debilidades, el contexto local, el mercado, los clientes, la competencia, los ingresos y egresos de dinero, la estacionalidad!, la ubicación física del comercio y más y demás.

Como ejercicio, chequeemos estas afirmaciones que disparan ciertas alarmas:

“Mi proyecto se focaliza 100% en el turismo”: vivimos del turismo pero el alto grado de dependencia marca también una debilidad ya que en nuestro contexto las temporadas bajas son l a r g a s y las temporadas altas son muy cortas. Los márgenes de ganancias de la actividad deben ser muy altos para poder solventar los meses flojos obligándonos a tener un control total de la estructura de costos.

“Mi principal cliente será el supermercado más grande del pueblo”: es un valor importante porque los estándares de los supermercados son altos y estar en góndola asegura la exposición y rotación de tu producto. Pero la pregunta que sigue es: cuanto del ingreso total dependerá de este cliente únicamente ?. Porque si el 80% del ingreso esta atado a un solo cliente, el riesgo del proyecto es definitivamente alto. Sumado a esto el poder de negociación es cercano a cero, si mañana el Sr. Supermercado decide pagar a 90 días no hay mucho por hacer.

Si de esta última afirmación miramos el lado opuesto de la cadena, depender de un único proveedor no es bueno tampoco. Para dar un ejemplo muy actual, esta semana seguramente recibieron un mail de Mercado Libre que decía: “hoy nuestra plataforma de compras, ventas y pagos estuvo 4 horas sin funcionar. La causa fue un problema de conectividad generado por Amazon Web Services, nuestro proveedor de servicios de infraestructura tecnológica”.

La realidad es que en estos estos días Amazon esta desembarcando en Argentina para convertirse en un jugador fuertísimo del e-commerce. Por lo tanto muchos consideran (yo también) que la caída del servicio fue “sin querer queriendo”. Que tu principal proveedor pase a ser tu principal competidor es definitivamente demoledor!.

No quiero aburrir y en próximas entradas voy a continuar con este tema pero sumarizando: si estás pensando en abrir tu propio local o vas a emprender un proyecto comercial es muy importante dejar la ansiedad afuera, armarte de paciencia, investigar, conversar con mucha gente, recolectar opiniones, armar una pesada planilla Excel repleta de números para diseñar un “hermoso” plan de negocios.

Mi contacto por consultas o para tratar nuevos temas [email protected]

 

 

 

Llama la atención la dinámica comercial de Villa La Angostura, es constante la apertura de nuevos locales que sin pena ni gloria desaparecen a los pocos meses , algunos con buenas ideas que uno imaginaba podrían prevalecer, otros con rubros trillados y con mucha competencia asentada que daban evidencia no iban a perdurar.  

No puedo dejar de preguntarme, hasta que punto estudiaron el negocio: fue realmente planificado?, estudiaron el mercado?, calcularon cual debería ser el nivel de ventas para cubrir los costos fijos?, consideraron en cuanto tiempo recuperarían la inversión inicial? Todas estas preguntas se reducen a una sola: crearon un plan de negocio?.

Este proceso que a priori puede parecer aplicable solamente a empresas o proyectos de cierta importancia, cabe a cualquier emprendimiento por mínimo que sea: un kiosko, venta de insumos de tecnología, una empresa de servicios de limpieza, una fábrica de dulces artesanales.

Es que suena lógico que antes de mover las fichas y arriesgar todos los recursos que tenemos, hagamos un ejercicio intelectual, un diagnóstico que requiere un mix de planeamiento, investigación, simulación de escenarios y algunos cálculos por supuesto!.

Dedicarle el suficiente tiempo y energía a esta primera etapa puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso. Además, un correcto plan de negocios también servirá de “equilibrante emocional” ya que si fracasamos fue al menos por un factor no previsible y si tenemos éxito se debió a cuestiones que conocemos y manejamos y no por casualidad!. No hay chances de improvisar, y si improvisamos debe ser sobre una base de conocimiento. Hasta en el jazz se improvisa sobre progresiones, escalas e inversiones super estudiadas, improvisar no es lo mismo que no conocer.

Un plan de negocios analiza el objetivo del emprendimiento, las fortalezas y debilidades, el contexto local, el mercado, los clientes, la competencia, los ingresos y egresos de dinero, la estacionalidad!, la ubicación física del comercio y más y demás.

Como ejercicio, chequeemos estas afirmaciones que disparan ciertas alarmas:

“Mi proyecto se focaliza 100% en el turismo”: vivimos del turismo pero el alto grado de dependencia marca también una debilidad ya que en nuestro contexto las temporadas bajas son l a r g a s y las temporadas altas son muy cortas. Los márgenes de ganancias de la actividad deben ser muy altos para poder solventar los meses flojos obligándonos a tener un control total de la estructura de costos.

“Mi principal cliente será el supermercado más grande del pueblo”: es un valor importante porque los estándares de los supermercados son altos y estar en góndola asegura la exposición y rotación de tu producto. Pero la pregunta que sigue es: cuanto del ingreso total dependerá de este cliente únicamente ?. Porque si el 80% del ingreso esta atado a un solo cliente, el riesgo del proyecto es definitivamente alto. Sumado a esto el poder de negociación es cercano a cero, si mañana el Sr. Supermercado decide pagar a 90 días no hay mucho por hacer.

Si de esta última afirmación miramos el lado opuesto de la cadena, depender de un único proveedor no es bueno tampoco. Para dar un ejemplo muy actual, esta semana seguramente recibieron un mail de Mercado Libre que decía: “hoy nuestra plataforma de compras, ventas y pagos estuvo 4 horas sin funcionar. La causa fue un problema de conectividad generado por Amazon Web Services, nuestro proveedor de servicios de infraestructura tecnológica”.

La realidad es que en estos estos días Amazon esta desembarcando en Argentina para convertirse en un jugador fuertísimo del e-commerce. Por lo tanto muchos consideran (yo también) que la caída del servicio fue “sin querer queriendo”. Que tu principal proveedor pase a ser tu principal competidor es definitivamente demoledor!.

No quiero aburrir y en próximas entradas voy a continuar con este tema pero sumarizando: si estás pensando en abrir tu propio local o vas a emprender un proyecto comercial es muy importante dejar la ansiedad afuera, armarte de paciencia, investigar, conversar con mucha gente, recolectar opiniones, armar una pesada planilla Excel repleta de números para diseñar un “hermoso” plan de negocios.

Mi contacto por consultas o para tratar nuevos temas Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.