21
Tue, Sep

Angosturense es ahora Dra. en Inmunología e Investigadora y da consejos contra el Covid desde Holanda

Salud y Ciencia
Tipografía

Brenda Raud estudió en la Escuela 104 y en el Cpem 68 y ahora está radicada en Ámsterdam. En una entrevista exclusiva con La Angostura Digital destacó que “todas las vacunas -más allá del país de origen- te protegen contra la hospitalización y la muerte”. 

 

“Hay que vacunarse y es una buena idea y es de la que yo parto”, afirmó Brenda Raud, apenas se le consultó su opinión sobre el tema de las vacunas para combatir el nuevo coronavirus.

Brenda es una joven de Villa La Angostura que está radicada en Holanda desde hace tiempo, pero que realizó sus primeros estudios en nuestra localidad. Fue a la escuela 104 y luego al Cpem 68.  Es licenciada en Biotecnología, tiene un doctorado en Inmunología de la Escuela de Medina de Hannover y es investigadora posdoctoral en el Instituto del Cáncer de los Países Bajos, en Ámsterdam.

En una entrevista con LA ANGOSTURA DIGITAL la profesional dijo que a su familia le recomienda que se vacunen. Su abuela fue vacunada la semana pasada. “No hay otra opción, lamentablemente”, sostuvo.  “Tenemos una disponibilidad limitada de vacunas lo cual es casi trágico”, observó.  

En Argentina solo llegaron las vacunas Sputnik V (procedente de Rusia) y Sinopharm (que se produce en China).

“Yo me pondría la Sputnik V porque ha pasado los requerimientos para acreditar su eficacia”, aseguró.

“Todas las vacunas te protegen contra la hospitalización y la muerte”, destacó. Afirmó que la aplicación de las vacunas que cumplieron los requerimientos “te va a mantener fuera del hospital”.

Dijo que lo que se sabe de la Sinopharm es que tiene una efectividad del 60 por ciento y pasó la fase 1 y 2. Y explicó que es una vacuna que todavía no ha publicado los ensayos clínicos de la Fase 3. Pero advirtió que en un mundo donde hay escasez de vacunas, antes que no tener ninguna protección es preferible colocarse la que esté disponible.

Raud reconoció que la falta de vacunas generó una lucha entre los países denominados centrales. En esa pelea, los países con menos recursos están complicados.

Recordó que en Europa hay problemas con la provisión de vacunas Oxford AstraZeneca, que produce la compañía farmacéutica británico-sueca AstraZeneca, que “no ha cumplido con los contratos”.

La lucha por las vacunas

Pero advirtió que hubo también especulación por parte de los países de la Comunidad Europea para que bajen los precios y eso demoró los contratos. “Entonces, vino Inglaterra y compró 100 millones de vacunas de las cuales ya administró unas 15 millones de dosis, vino Estados Unidos y compró otros tantos millones”, contó.

Por eso, evaluó que no es un dato menor “que los países centrales se quieren quedar con las vacunas”. De todos modos, dijo que hay un movimiento en el mundo “para convencer a los países centrales para que compartan las vacunas con otros países”.

Respecto a la situación en Argentina, Raud opinó que, “lamentablemente, cuando en Argentina estaba todo cerrado, por mayo del año pasado, otros países cerraban acuerdos comerciales para comprar vacunas, que estaban en etapa de estudio”.

Opinó que lo que ha trascendido de los vacunatorios para personas que no son de los grupos de riesgo “es tremendo”. Dijo que había leído de vacunatorios hasta en centros partidarios. Consideró que si es eso ocurrió “es espantoso”.

Observó que generar una campaña de vacunación no es algo fácil. “Requiere de personas que saben hacerlo”, explicó. Opinó que el gobierno argentino “subestima la importancia de la estrategia”.

De todos modos, aclaró que en muchos países las campañas de vacunación no están avanzando de la mejor manera. Advirtió que, por ejemplo, en Estados Unidos “es caótica”.

No hay que relajarse

Explicó que los números que se publican respecto a la eficacia de las vacunas “representan la protección contra el COVID severo, contra la hospitalización y contra la muerte”. Insistió que las vacunas son “para prevenir la hospitalización y la muerte”.

“La gente no puede relajarse con pensar: ahora ya me vacuné voy a saludar a la abuela, pero que no está vacunada porque la podemos contagiar”, planteó.

“No sabemos si la vacunación previene la infección y la capacidad de transmitir el virus a otras personas”, advirtió. “Lo que sí sabemos es que te protegen contra la hospitalización y de la muerte porque de todos los ensayos clínicos que se hicieron de las vacunas ninguna persona murió”, destacó.

Por eso, recomendó seguir cuidándose aunque se hayan vacunado porque la persona puede tener el virus y transmitirlo a otras personas. “Tenemos la obligación de proteger a la persona que tenemos a nuestro alrededor, tengo que pensar en el otro”, pidió Raud.

Comentó que los laboratorios hicieron ensayos donde se vacunó a la mitad de las personas y a la otra mitad se les aplicó placebo o una vacuna distinta como contra el meningococo.

Después, se hizo el seguimiento de esas personas del ensayo y todas las semanas se detectaba si alguna de esas personas se había enfermado.

También, se verificaba si esas personas contagiadas estaban internadas y su estado de salud, si estaba entubada en terapia intensiva.

Raud recordó que “casi no hubo personas muertas” entre los que habían sido vacunados; en cambio, sí hubo muertos a causa del COVID entre aquellos que no fueron vacunados. 

Los antivacunas

“Cualquier postura radical me parece mal, como la de los grupos antivacunas”, sostuvo Raud. Pero admitió que entre las personas que dudan en vacunarse es por ignorancia y miedo. Además, observó que a muchas personas la información correcta no les llega. O las campañas de difusión de los gobiernos no son las correctas. Planteó que falta más empatía con esas personas que temen vacunarse.

“Pero hay grupos de personas que lo hacen por intereses personales, por ideologías”, comentó.

Afirmó que cuestionar las vacunas “es ridículo”. “La gente se está muriendo en los hospitales y eso me da mucha bronca”, admitió. Y mencionó lo que ocurre, por ejemplo, en Manaos, Brasil, o lo que sucedió en Nueva York.

“Negar esas realidades es casi patológico”, lamentó. “En momentos como estos, hay que confiar en las personas que dedican su vida a esto, a generar las vacunas para salvar vidas”, aseguró la científica. “Personas que dedican su vida a la salud pública”, agregó.

“La razón por la cual esto de las vacunas fue tan rápido es porque miles de personas trabajaron día y noche sin parar para que esto sea posible”, recordó. Ese trabajo permitió tener las vacunas que salvan vidas.

“Pareciera que estamos en la era de la conspiración. Cualquiera que tiene una idea y la sube a Internet sin raciocinio”, aseveró.

“Es normal que la gente tenga miedo, dudas y está cansada, pero al final del día, los que la están pasando peor son los pacientes internados en terapia intensiva, médicos traumatizados por perder pacientes”, manifestó.

“Entonces, escuchar a personas que se molestan porque no se pudieron ir de vacaciones, cuando a la vecina se le murió el padre o la madre, es no ver la realidad”, advirtió. “Esto no es una película, es una realidad”, remató. “Estamos en un pozo y todos tienen que poner un poco de comprensión”, pidió Raud.

Iba a pasar

Afirmó que todos los científicos “sabían que esto iba a pasar”. Que un virus iba a causar una pandemia como la que vivimos en el mundo. “Esto no es ninguna sorpresa. Hace años que sabíamos que un virus iba a surgir en algún momento”, sostuvo.

Y lamentó que algunos gobiernos no entendieron lo que significa el crecimiento exponencial de casos. Es matemática. “Entonces, si no implementaban medidas adecuadas esto se iba a ir de las manos”, puntualizó.

Opinó que en ese contexto, los políticos toman medidas para no causar pánico y tampoco quieren arriesgar su carrera política. “Existen maneras de mantener la economía y reducir las tasas de contagios”, afirmó.

“Para para lograr eso tiene que haber gente competente al frente y eso no abunda en todos lados y en la Argentina en particular”, advirtió.

Consideró que los chicos necesitan estar en clases, porque es una prioridad. “Otra cosa es abrir los bares para tomar cerveza. La cerveza no es importante, la Educación sí”, enfatizó.

“Yo no he salido desde hace meses de Holanda del Norte, y en el trabajo todos con barbijo y vamos porque debemos hacerlo”, aseguró.

Raud dijo que en Europa ya enfrentan la tercera ola del coronavirus. Cuando se le preguntó qué medidas implementar en Argentina para la segunda ola, recomendó: no irse de vacaciones, no juntarse en lugares cerrados, con gente que no vive en tu casa. Trabajar en lo posible desde la casa y si no se puede, hacerlo con las protecciones necesarias. Sacrificar un poco de comodidad en favor del bien común y vacunarse en la primera oportunidad.

 

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.