06
Sat, Mar

Joven diseñadora lanzó su primera colección en Villa La Angostura

Sociales
Tipografía

La inauguración se desarrolló el 7 y 8 de enero último. Maia Laprida explicó en una entrevista con La Angostura Digital que quería empezar desde esta localidad con la que tiene una relación muy fuerte.  Galerìa de fotos. 

 

“Siempre digo que Villa La Angostura es  mi lugar en el mundo, que no lo cambiaría por ningún otro”, aseveró Maia Laprida. “Por eso quise empezar mi camino acá, y el día de mañana vender en Buenos Aires y en otros lugares. Era muy simbólico, para mi, que fuera asi”.

En una entrevista con LA ANGOSTURA DIGITAL dijo que “siempre tuve ganas de lanzar mi propia marca. Me hice ropa para mí , con telas que compraba , o con sobras de cortinas o de almohadones que mi madre compraba para la casa. A estos retazos les daba uso para ropa. Creaba  a partir de eso”.
“Y durante la cuarentena, al estar encerrada y al ser complicado conseguir telas, me puse  a armar con lo que tenia”, destacó.

Comentó que tiene un maniquí en su casa. “Voy  adaptando la tela al maniquí, y a partir de eso armo”, detalló. Maia contó que hizo varias cosas durante la cuarentena, pero nada en serie. 

 “Y a mitad de año decidí empezar mi carrera como profesional”, destacó.Empecé con un textil que es muy característico de lo que hago, el lino washed, que se utiliza para tapicería”, describió Maia. 

Dijo que su madre usa esa tela para almohadones, sillones. “ le habían sobrado retazos, y me puse a trabajar con eso, me gustó como caía, el peso, y lo que  podía crear”, reveló.

Quería empezar en Villa La Angostura porque siente una relación muy fuerte desde pequeña con esta localidad.“Soy de Buenos Aires, pero prácticamente nací acá. A los 3 meses me trajeron a la casa de mis abuelos y desde ahí vine todos los veranos e inviernos, todas las temporadas, toda mi infancia, compartida con mis primos, en el sur” rememoró.

“Mi abuelo fue uno de los fundadores de Cerro Bayo, escribió un libro acerca de eso”, destacó.

Maia sostuvo que sintió “una necesidad de empezar en este lugar, que para mí es mágico”.

“Los colores que usé para la colección, son colores muy terrestres, como el terracota, un marrón habano, el petróleo, muy engamados a la paleta sureña”, enfatizó.

La colecciónLa joven diseñadora dijo que la colección “consta de tapados de verano, de lino washed, que se pueden usar con lana abajo, en invierno, y vestidos mas livianos”. Indicó que expuso “5 modelos de tapados y 4 modelos de vestidos, todos de fibras naturales, 100 por ciento algodón o lino, y también un modelo de seda, con una capa de terciopelo”

Dijo que el sistema de venta es presencial “porque son muy pocas prendas”De cada modelo hay 4 iguales, entonces no es para vender online. Son piezas casi únicas.Es muy difícil que vayas a encontrar otra igual”, aseguró.

“Hago todo a mano y de manera muy artesanal sin usar moldes de papel. Todo es muy personalizado, y me gusta, saber quién va a llevar mi diseño”, explicó Maia.

“Es importante la relación del diseñador y el cliente. En las marcas mas comerciales o grandes se termina perdiendo quién lo hizo, o qué quería expresar”, indicó.

“Lo siento como un arte, además de una necesidad de vestir “Asimismo, observó que la industria de la moda “ es la segunda más contaminante del mundo y me parece que hay poca concientización sobre esto. Es bueno difundirlo y tenerlo presente”.“Lo que intento hacer con mis modelos es generar el menor residuo posible de tela y si esto ocurre, poder reutilizarlo para hacer otra cosa.”

La respuesta

Maia dijo que la respuesta “fue increíble. Estoy muy contenta, era muy incierto para mí,  al ser la primera colección, el exponer mi trabajo y lo que me gusta hacer”. “Me sentí muy agradecida”