31
Sat, Oct

Stefani no dio marcha atrás y promete flexibilizar las restricciones desde el jueves

Sociales
Tipografía

Así lo afirmó esta tarde de lunes en una improvisada y acalorada reunión con un numeroso grupo de personas que reclamaban la reapertura de las actividades comerciales y de la obra privada desde mañana.

 

El intendente Fabio Stefani explicó esta tarde de lunes que no podía derogar el decreto que había firmado para extender la Fase 1, con todas las restricciones sanitarias, porque era una medida que había tomado en conjunto con las autoridades de la zona sanitaria IV y el COE local.

Stefani se comprometió -ante un numeroso grupo de personas que se había congregado frente a la Municipalidad-, a flexibilizar las medidas a partir del jueves, cuando vence el plazo de la Fase 1. Dijo que permitiría la actividad comercial y obras privadas, en una primera etapa.

La mayoría de los manifestantes reclamaban la reapertura de las actividades comerciales y de la obra privada desde mañana martes. Pero Stefani no cedió. Dijo que el propósito de las medidas preventivas eran para “cuidar a toda la población” y que eran necesarias a partir del crecimiento de casos positivos de COVID-19 en la localidad.

La mayoría de las personas, sobre todo comerciantes y albañiles, se marchó descontenta con la respuesta del intendente y molesta. La reunión improvisada en la calle tuvo momentos de fuertes cruces entre los manifestantes y Stefani y alguno de sus funcionarios que lo acompañaban.

Además, los vecinos que se acercaron a la Municipalidad recriminaron al intendente que se haya presentado con un grupo numeroso de personas. Varias personas lo acusaron de traer “matones del MPN” a la reunión.

Hubo minutos donde la situación se puso tan delicada que sobrevolaba en el aire hasta la posibilidad de un inminente enfrentamiento y no se podía dialogar entre las partes. Solo se cruzaban reproches y críticas filosas.

Stefani perdió en varios momentos del encuentro el control y tuvo que escuchar críticas de todos lados a su gestión al frente del municipio. La situación se descontroló a tal punto que hubo minutos en los que casi nadie se escuchaba. Además, había personas sin barbijo y sin cumplir el distanciamiento preventivo.

“El gobierno municipal quiere ir dinamizando”, explicaba Stefani, con dificultad para que lo escucharan. “Tengo que proteger a la gente y a todo el pueblo. Yo soy el intendente de todo el pueblo”, insistía.

Informó que las personas contagiadas se encuentran con síntomas leves.

“¿Me vas a pagar mi alquiler?”, le recriminaba un hombre. Mientras otra mujer asegura a los gritos que los resultados de los test dan falsos positivos.

“¿Cómo seguimos ahora? Eso es lo que queremos saber”, le pedía un prestador turístico entre la multitud.

“Quiero que no seamos hipócritas porque acá cada uno lleva agua para su molino”, replicó Stefani y recibió una lluvia de criticas. Otros comerciantes anunciaban que desde mañana abrirían sus locales.

“Nosotros venimos haciendo las cosas como corresponde si no hubiese habido más gente contagiada”, afirmaba Stefani.

La secretaria de Desarrollo Social Isabella Ceola intentó explicar que había 28 casos positivos hasta el momento en la localidad que pertenecían en su mayoría a dos grupos dos conglomerados. Pero también habían detectado casos centinela que “no se sabe cómo se contagiaron”.

Recordó que había -hasta ahora- 468 personas aisladas de contactos estrechos de esos pacientes con COVID-19 y otras 122 personas que vinieron de afuera, que también estaban aisladas.

“Necesitamos cuidarnos muchísimo”, sostuvo. A esa altura, pocos la escuchaban.

Al final, Stefani mantuvo su decisión de sostener las restricciones hasta la medianoche del miércoles tal como se lo indicaron las autoridades sanitarias y se comprometió a flexibilizar la actividad comercial y la obra privada desde el jueves. Aunque aclaró que habrá controles y anunció que aquel comerciante o responsable de una obra privada que no cumpla los protocolos sanitarios, el municipio clausurará ese local o esa obra.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.