08
Sat, Aug

Trabajadores municipales decidieron quite de colaboración y paros sorpresivos

Sociales
Tipografía

Así lo resolvieron este viernes como respuesta a la publicación de los sueldos por parte del gobierno municipal y el posicionamiento que adoptó en la interna gremial que enfrenta a ATE Verde y Blanca y la CTA Autónoma Nacional.

 

Trabajadores municipales alineados con los dirigentes gremiales de la corriente de ATE Verde y Blanca, María Martínez y Miguel Orellana, resolvieron este viernes iniciar medidas de fuerza que incluyen estado de asamblea permanente, con quite de colaboración y paros sorpresivos. Aunque aclararon que se garantizarán las guardias mínimas en los servicios “para atender las necesidades y demandas del pueblo”. Así lo informó Orellana a LA ANGOSTURA DIGITAL.

La relación entre el gobierno del intendente Fabio Stefani y un sector de los trabajadores venía con varios roces estas semanas de cuarentena obligatoria.

Pero se deterioró con la publicación de los salarios del personal municipal por parte del Ejecutivo municipal en la página web del municipio. Y este viernes se terminó de romper

El gobierno municipal emitió este viernes por la mañana un comunicado de prensa dirigido “al Delegado Normalizador de ATE en Villa La Angostura, José Luis Quintriqueo” en el que le solicitaba que informara “acerca de la eficacia, legalidad y validez de las actuaciones llevadas a cabo por la Sra. María Martínez y el Sr. Miguel Orellana, en representación de ATE”.

Esa comunicación causó profundo repudio en las filas de los trabajadores alineados con Martínez y Orellana, que salieron con los tapones de punta. El comunicado del Ejecutivo expuso en público una feroz interna entre la representación de ATE Neuquén y la CTA Autónoma nacional. El conflicto viene desde principios de este año y está judicializado.

La CTA desconoce ATE Neuquén y, por eso, no reconoce la legitimidad de los dirigentes gremiales de la ATE Verde y Blanca en Villa La Angostura y otras ciudades de la región sur de la provincia.

Tras el comunicado publicado por el municipio, que legitimó a Quintriqueo, enfrentado con Martínez y Orellana, un grupo de trabajadores municipales se movilizó hasta el municipio para hacer una ruidosa protesta.

Antecedentes

Orellana explicó esta tarde de viernes que con el Ejecutivo municipal “veníamos trabajando bien hasta que empezamos a tener problemas con algunos funcionarios por situaciones de maltrato hacia algunos trabajadores”.

Dijo que otro punto de conflicto fue la situación del exconcejal del Pro Gustavo Zwanck, que “hace un mes que no concurre a la Oficina de Empleo”, donde había sido designado por Stefani para conducir ese organismo. Orellana sostuvo que quieren saber dónde asignaron a Zwanck.

Explicó que la publicación de los salarios en la página oficial del municipio fue una decisión “desacertada, malintencionada, direccionada y estigmatizante en un momento en el que hay gente que no tiene ni para comer”.

Criticó la forma en la que el gobierno publicó los sueldos sin explicar la antigüedad, las horas extras o el título que tiene un trabajador.

Dijo que Stefani y el viceintendente Luciano Villalba reconocieron que no estaban enterados de la forma en la que el secretario de Economía municipal, Daniel Brito, publicó los salarios de todo el personal.

Orellana sostuvo que “son datos erróneos”. En cambio, Brito esta semana aseguró que las dos publicaciones que se hicieron con los salarios de todo el personal municipal son correctas. Solo que en la primera se difundió los sueldos netos y, en le segunda, se publicaron los descuentos por planilla.

Orellana dijo que tanto el secretario de Gobierno, Marcos Ortena, como desde Recursos Humanos, aseguraron que no habían dado esa información de los salarios.

El dirigente de ATE advirtió que Brito no es el que hace las liquidaciones. “Hoy Brito dijo que recibe todos los meses esa información, pero hay que cumplir el proceso administrativo”, sostuvo.

“Cuando se trata de información pública no te podés cortar solo. Tenés que cumplir con los requerimientos de la administración pública prevista en la ley, no lo digo yo”, aclaró Orellana.

Y aseguró que la gota que rebalsó el vaso fue el reconocimiento del gobierno de Stefani a José Luis Quintriqueo.

Criticó a Stefani y su gobierno “por poner en tela de juicio la legitimidad” de él y de María Martínez como representantes de los trabajadores municipales.

Y destacó que esa postura del Ejecutivo municipal generó el malestar de los trabajadores que decidieron ir a manifestarse en apoyo a él y Martínez.

“Ni yo ni María Martínez tenemos algo personal con Quintriqueo ni con Natalia Antiago, pero a ellos nadie los votó. En cambio, nosotros fuimos elegidos por los trabajadores municipales”.

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.