18
Fri, Sep

Villa la Angostura, los bosques y la salud del ambiente

Turismo
Tipografía

¿Es consciente quién observa el paisaje, de su importancia para la vida?, se pregunta Juan Aubert, en otra entrega de sus artículos para La Angostura Digital.

 

En la nota anterior me referí a la Biosfera – espacio dentro del cual se desarrolla la vida, compuesto por agua, tierra, una capa delgada de aire y los seres vivos junto a otros componentes cómo: la energía solar y los nutrientes esenciales. Ésta comprende todas las zonas con vida del Planeta, como la Reserva de la Biosfera Andino Patagónica, que incluye al Parque Nacional Nahuel Huapi y Villa La Angostura.

En la nota de hoy, quiero escribir sobre la Importancia de los bosques, particularmente en nuestra región.

Cuándo observamos un paisaje boscoso o nos adentramos en él, sólo vemos una pequeña ventana de un espacio muy complejo, hay mucha más vida y biodiversidad de la que imaginamos. Recientemente realicé un seminario denominado los Bosques y la Gente, dictado por el INTA de San Martín de los Andes, y, sinceramente pude vislumbrar el sorprendente mundo de la naturaleza, con mayor profundidad y respeto.

PAISAJE. Esta palabra se usa básicamente para describir al conjunto de elementos que advertimos sobre el horizonte. Generalmente relacionamos la noción de paisaje, con la presencia de naturaleza. Aunque puede tener elementos modelados por el hombre como una ciudad, un cultivo o un conglomerado urbano pero el paisaje no es sólo una imagen, es el medio en el cuál se desarrollan infinitos fenómenos y procesos relacionados que permiten qué, como observadores, obtengamos esa visión. En ese sentido, cada paisaje es único e irrepetible.

Elementos de un paisaje

Bióticos (plantas, animales, hongos, microorganismos). Abióticos (detritos, suelos y rocas, agua, aire, factores climáticos) y Antrópicos (interviene el hombre, cultivos, ciudades, caminos, aprovechamientos forestales, otros)

El relieve y la posición: de acuerdo al terreno (montañoso, lomas, planicie, fondo de valle, plano, cóncavo etc.) Cobertura: puede ser vegetal (bosque, pradera húmeda, estepa semiárida, semidesierto, cultivo, etc.) y ésta es utilizada para su clasificación, por ejemplo, bosques montanos, pastizal de llanura, etc. Por otro lado, su diseño (formas, tonos, texturas, rugosidad, bordes, conectividad con otros paisajes) permite distinguir y clasificar los distintos paisajes.

Los paisajes son dinámicos; cambian con el tiempo merced a perturbaciones cíclicas o aperiódicas, de muy largo plazo en casos, o en términos anuales, o aún más rápidamente. Por ejemplo, los cambios en el Desierto de Atacama son imperceptibles en el largo plazo. Sin embargo, una única lluvia cada muchos años lo cubre de hierbas que cumplen su ciclo en muy pocos días, modificando durante un corto período el paisaje. Un incendio en un bosque puede eliminar casi toda su cobertura, y su plazo de recuperación dependerá de muchos factores cómo, la disponibilidad de semillas, la intensidad del fuego, los factores climáticos, las perturbaciones posteriores, etc. Los movimientos telúricos y el vulcanismo pueden modificar profundamente el relieve, además de la vegetación. También la erosión eólica o hídrica.

De acuerdo al lugar que nos encontremos tendremos diferentes imágenes del paisaje y entonces podemos diferenciar la escala (tamaño relativo) y la localización (posición geográfica) que determina las geoformas y coberturas que se visualizan y junto a superficie abarcada. Esta visión diferenciada según escala condiciona la percepción del paisaje y hace que divisemos al ambiente de distintas formas asociadas a diferentes miradas sobre el espacio y sus problemas ambientales o sociales, la visión geopolítica, y los intereses públicos y privados de la sociedad en sus distintas jerarquías.

Algunas clasificaciones del paisaje forestal

Los bosques se pueden clasificar de diversas maneras. Por las especies que la componen, pueden agruparse en siempreverdes (predominan especies de follaje perenne) o caducifolios (hojas que caen en la estación seca o invernal). También por su composición, pueden ser bosques de coníferas (softwoods, o maderas blandas) o de latifoliadas (hardwoods, o maderas duras, aunque no todas las latifoliadas tengan madera dura) o mixtos. Por su posición latitudinal se distinguen los bosques templados, subtropicales o tropicales; por su asociación con la pluviometría, los bosques o selvas lluviosas o nubladas (rainforests), los bosques húmedos, o subhúmedos, (mesofíticos) o los xerófilos (bosques secos).

Por la topografía pueden ser clasificados como bosques montanos, serranos, de llanura, etc. y en las zonas montañosas suelen diferenciarse en pisos de vegetación: pedemontanos, de laderas y, bosques de altura. También los bosques que acompañan costas de ríos o arroyos se distinguen como bosques de galería o bosques riparios, y suelen tener una composición vinculada al transporte de propágulos, es decir, semillas o porciones vegetativas capaces de brotar, por los cursos de agua y al carácter anegable de los suelos. Por otra parte, por su estructura vertical, los bosques pueden separarse en bajos y altos, y por su densidad o contacto de copas, en bosques abiertos o ralos, semidensos y cerrados o densos. Un tipo particular de bosques asociados con pastizales, son las sabanas o parques, comunes en llanuras de Sudamérica (por ejemplo el Parque Chaqueño) o del África, a veces asociados con herbívoros consumidores de follaje arbóreo.

En la región de los Bosques Andino-Patagónicos, que forma parte, junto a los ecosistemas forestales del sur de Chile, de la Región de los Bosques Valdivianos (a la vez subdivididos en los distritos, de selva valdiviana, bosques caducifolios, bosques de coníferas, y otros tipos como los matorrales de altura y los bosques costeros de Chile), predominan árboles del género Nothofagus (lenga, ñire, coihue, roble pellín, raulí y coihue magallánico y también otros del sector chileno). Los dos primeros, lenga y ñire, se distribuyen desde Neuquén hasta Tierra del Fuego, en tanto que los restantes ocupan una franja latitudinal más restringida. Los Nothofagus forman asociaciones o masas pura, bajo la forma de bosques altos (lenga, roble pellín, raulí y coihue), densos o semidensos o bajos (ñires). También se desarrollan bosques de coníferas (araucaria o pehuén, alerces, ciprés de la cordillera) espacialmente más localizados, y otros bosques de árboles más pequeños, como montes de chacay, bosques de sitios anegables, de arrayan o patagua, bosques abiertos de maitén, ñire, laura y radal, entre otras especies. 

La importancia de los bosques y la salud ambiental

Numerosos servicios ambientales, son proporcionados por los bosques. Regulan el clima y mantienen el caudal de las cuencas, proporcionando agua limpia. Mejoran la calidad del aire que respiramos, filtrando partículas tóxicas y produciendo oxígeno. El crecimiento de los bosques captura dióxido de carbono de la atmósfera, el principal gas de efecto invernadero, causante del calentamiento global. Asimismo protegen la biodiversidad, ya que muchas especies viven y dependen de ellos.

Son fuente de recursos económicos tanto para la producción de madera, como para la obtención de frutos, semillas, fauna silvestre y productos medicinales.

Los bosques también desempeñan importantes funciones relacionadas con el ocio, la salud y el bienestar humano. Tema que continuaré desarrollando en próximas notas.

¿Ahora, tomaste conciencia de lo que significa el cuidado del ambiente?

Cuando estamos provocando quemas, tirando plásticos, envases, vidrios y otros residuos sólidos, o bien se eliminan a la atmósfera gases de las fábricas, o modifican los cursos de agua, se destruyen humedales, se talan árboles sin planeamiento adecuado o se desmonta el bosque, estamos produciendo una la huella ecológica que incluye las pérdidas de carbono, la erosión del suelo, la pérdida de biodiversidad o de agua dulce. Esta huella ambiental no sólo amenaza nuestra propia vida, sino la de todas las especies del planeta. La actividad humana moderna, que no respeta la capacidad productiva y la de reciclaje de deshechos de la naturaleza, afecta la integridad del paisaje y con ello nuestra propia vida.

Juan Aubert

Anfitrión Turístico, con interpretación ambiental

www.anfitriones.com.ar

 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.