Adjudicatarios de macrolotes denuncian problemas estructurales en las viviendas y falta de respuestas

Así lo planteó un grupo de adjudicatarios del macro lote 2, en una nota que difundieron a la comunidad en la que señalaron cada una de las falencias que presentan las casas. Criticaron que ni el Municipio, ni la empresa Codam dan soluciones.

Un grupo de adjudicatarios de las viviendas ubicadas en el macrolote 2 expresaron en una nota su indignación “y sentimientos de impunidad que venimos acumulando hace más de 4 meses por la falta de solución, respuesta a los reclamos, gestiones y solicitudes de documentación de carácter público en referencia a las viviendas sociales entregadas y por entregar (macrolotes 1, 2, 3 y 4)”.

La nota surgió de vecinos del macrolote 2, pero explicaron que lo hicieron en representación de los adjudicatarios “de todas las casas, de todos los macro lotes”.

“En el macrolote 2, la mayoría de las casas están teniendo problemas con el agua y las paredes”, sostuvo Jessica Andrade, una de las adjudicatarias. “Ni la empresa ni el municipio nos dan respuestas y, por eso, tomamos la decisión de hacer esto. Ya perdimos la paciencia”, explicó.

En la nota contaron que los reclamos y gestiones habían sido planteados al área de Planificación, que conduce el secretario Fabián Arévalo. También hicieron los reclamos al intendente Fabio Stefani, al encargado del proyecto, el arquitecto Rubén Sidoni, junto al inspector Roberto Bossi y a la empresa constructora CODAM “sin ninguna respuesta ni solución”.

Recordaron que las viviendas están valuadas, según el IPVU y el ADUS, en 5.800.000 pesos, con aumento mensual sujeto al coeficiente de variación salarial.

Destacaron que las familias adjudicatarias de las viviendas “firmaron un préstamo mancomunado hipotecario, el cual recién se nos informó cuando se realizó la firma del acuerdo sin darnos tiempo a evaluar la situación, ni informándonos cómo corresponde del mismo”.

“No se nos otorgó ningún papel correspondiente a la titularidad del terreno, el cual fue abonado en su totalidad y debería estar a nombre de cada propietario pese a la hipoteca que lo afecta”, cuestionaron.

Cada una de las falencias

Y detallaron cuáles son los reclamos: “Las viviendas se encuentran construidas bajo un pliego que difiere al proyecto que el arquitecto Sidoni presentó públicamente a la comunidad, y al pliego que se nos presentó desde el área de planificación”, afirmaron. Dijeron que Arévalo había reconocido en una reunión “que los techos no llevan nailon como tienen, sino un material simil wichi (en síntesis que están mal construidas) aun así, no realizaron el cambio correspondiente, ni los arreglos pertinentes”.

“Además, se nos informó que las obras no están aprobadas; que el arquitecto Sidoni aprobó cambios (se habló con él y manifestó que no recuerda porqué o qué se modificó)”, añadieron los adjudicatarios en la nota.

“Por esto se solicitó copia al municipio, los documentos correspondientes, pero no nos dieron acceso, pese a que nos corresponde como propietarios”, advirtieron.

Dijeron que habían solicitado “el pliego “paralelo” de la obra y lo que la empresa presentó en la licitación ya que es de carácter público, pero no está en ninguna área de la municipalidad”.

El grupo de adjudicatarios sostuvo que algunas cosas “que difieren y por las cuales tenemos problemas son: los techos se encuentran realizados en algunas partes con lana de vidrio, nailon atado con alambre que no llega ni al final de la chapa, en lugares roto y el mismo techo genera condensación, provocando hongos y humedad, se realizaron «ventilaciones» sugeridas por el arquitecto Arévalo generando un aumento de frío ya que al estar mojada toda la lana de vidrio no tenemos ninguna aislación térmica”.

“Los perfiles metálicos son más chicos que los que figuran en el pliego por este motivo las cañerías van por el techo de la habitación”, indicaron.

“Los desniveles del terreno producen entradas de agua generando una pileta alrededor de las casas, se nos informó hace más de 3 meses que estaban los cordones (cunetas), pero aún no tenemos pruebas fehacientes de esta nueva obra”, señalaron.

Dijeron en la nota que el personal a cargo de los arreglos de la constructora Codam, “nos informó que faltan materiales para realizar los arreglos correspondientes y que por tal motivo no los realizarán. No respetando la garantía de 1 año”.

“Falta la tierra que se reservó cuando se hizo el movimiento de suelo, la cual es necesaria para realizar la siembra y evitar corrientes de agua, a esto se le suma que está empezando a ingresar el agua bajo la platea de algunas casas”, observaron. También, denunciaron que faltan los muros de contención.

“Las cañerías de gas en algunas viviendas están a la intemperie perdiendo su buen uso y conservación y atrasando la conexión al servicio de gas. Además el matriculado que realiza la instalación de cañerías no realiza el final de obra generando gastos extras a los vecinos”, afirmaron.

“La municipalidad vendió 2 lotes en el macrolote 2 usurpados y con un pozo ciego abierto que desemboca los desechos cloacales al arroyo y patio trasero de las familias produciendo un impacto ambiental y perjudica la salud de todos”, advirtieron en la nota.

Sin visitas previas

El grupo de adjudicatarios recordó que no se les permitió “realizar la inspección y/o visita a las viviendas antes de ser entregadas, así como tampoco no se entregan ni plano, ni la ficha técnica correspondiente a la construcción de la vivienda”.

Dijeron que habían solicitado al intendente, al secretario de Viviendas y a la empresa Codam “la inspección del macrolote 1 y fue negada con justificación irrelevante por parte de la empresa”.

“Nos solidarizamos con la gente de los macrolotes 5 y 6 e invitamos a toda la comunidad ver los terrenos que se les quieren vender para que con sus propios ojos vean la impunidad y el juego político e inmobiliario que hay en nuestra Villa La Angostura”, sostuvieron. “Además pedimos de forma pública los informes de aptitud para construcción”, informaron.

“Todos soñamos con la vivienda propia, esta vez nos tocó a nosotros la recibimos con lágrimas de alegría después de más de 20 años de espera, pero al poco tiempo nos encontramos con un centenar de problema, se nos negó información que nos corresponde como propietarios, se jugó y juega con la necesidad de la gente”, lamentaron.

“Los vecinos deseamos pagar la vivienda el valor justo y tener la documentación correspondiente, que las cosas se hagan de forma transparente y se deje de jugar con nuestros sueños”, aseguraron.

“Por si pedimos solidaridad y acompañamiento de toda la comunidad para terminar con la negociación de tierras que a futuro podrían ser de nuestros hijos”, concluyeron en la nota.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.