06
Mon, Dec

La suerte no acompañó a los angosturenses en el reinicio del automovilismo regional

Automovilismo
Tipografía

Tanto "Santi" Martínez como Fernando Ávila tuvieron roturas que los dejaron sin poder correr la final en el circuito El Rebenque, en lo que fue la fecha del regreso al automovilismo regional en San Carlos de Bariloche. 

 

Dos representantes tuvo Villa la Angostura en el regreso del automovilismo regional al circuito de El Rebenque en la vecina ciudad de San Carlos de Bariloche.

"Santi" Martínez y Fernando Ávila fueron de la partida en la categoría 850, pero problemas mecánicos los dejaron a los dos con un sabor amargo en esta primera fecha del campeonato que se espera continuar hasta mayo del año que viene sin interrupciones.

"Santi" Martínez explicó a LA ANGOSTURA DIGITAL tras finalizar la jornada "se nos rompió un botador, algo que no se suele romper con facilidad, de hecho, tenemos casi todo para reparar el auto en el lugar y poder seguir corriendo, pero en este caso hay que desarmar medio motor y por eso tuve que abandonar".

Martínez dijo "lo importante es que se volvió a correr, y ahora habrá que prepararse para la próxima fecha, pues la idea de los organizadores es continuar con el campeonato hasta mayo del año que viene".

 

Fernando Ávila explicó "se me rompió la balancinera y quedé en tres cilindros, por eso no me dio el tiempo para clasificar y tuve que largar último. Pero en la serie quedó demostrado que tengo auto para dar pelea, porque largué 14º y en dos vueltas pasé 10 autos y estaba cuatro cuando se me volvió a romper la balancinera y quedé en dos cilindros, y ahí no hubo más opciones, aunque logré llegar porque eran cinco vueltas".

"Decidí no salir después porque tenía miedo de romper los pistones o el cigüeñal, pero el balance es más que positivo porque considero que el auto está para dar pelea dentro del pelotón de la punta. En fin, fierros son fierros, pero estamos para más", finalizó Fernando Ávila.

Hubo muchísimo público que se acercó al reinicio de este deporte que estuvo casi dos años paralizado, y que comprende a las categorías Areneros, 850 y los 1100, lo que asegura un excelente espectáculo para los miles de adeptos que tiene esta disciplina deportiva en nuestra región.